Archivo de la categoría: Citas

Pros y contras de las citas por internet ¿Amor en la web?

Muchas veces podemos caer en una crisis a la hora de encontrar pareja, es por eso que cada vez más personas buscan su media naranja por internet, haciéndolo un método bastante normal ahora en la sociedad y en muchas ocasiones una herramienta imprescindible. Según datos proporcionados por las compañías de citas por internet a la Universidad de Stanford y el City College de Nueva York, este medio se coloca como el tercer recurso para buscar una relación, después de un “bar” o amigos en común.

Tinder, Match.com, loventine.com, Badoo.com, eDarling.com, Twoo, Meetic, y otros cien sitios web en donde una persona puede crear un perfil en la búsqueda de su amor, algunas pagas y otras totalmente gratuitas, diferentes en cuanto a estrategias y su forma de navegación; aunque el objetivo final es la búsqueda de parejas, hay quienes buscan solo amistad con beneficios o relaciones esporádicas.

Existe un gran número de dudas a la hora de iniciar en este mundo de citas online, miedo e inquietudes, y la verdad es que hay que tener cuidado a la hora de tener una cita online, así hayas leído el perfil de la persona e incluso hablado por teléfono con ella ¿Realmente conoces con quien saldrás? Lo que nos sitúa en el debate de las citas tradicionales vs las citas online.

Pros:

  • Diversidad

El internet es amplio y al alcance de todo el mundo, por lo tanto en estas páginas de citas hay una gran diversidad de personas, beneficioso a la hora de querer salir de tu zona de confort, conocer diferentes perspectivas de la vida y personalidades.

  • Todos ahí buscan amor

Puedes estar seguro en su totalidad de que no te rechazarán porque se encuentran en una relación o porque no desean estar en una al momento, todos en los sitios de citas buscan el amor.

  • Tienes información de la persona

Debido a la información colocada en los perfiles, puedes conocer un poco de la persona incluso antes de hablar y decidir un encuentro. Además puedes tener conversaciones previas a la cita para conocer más acerca de la persona.

  • Tú eliges

En los sitios de citas se te da el poder de escoger con un click lo que quieres, armando una lista de los posibles perfiles que te atraen y se asemejen a lo que buscas.

  • El mejor lugar para los tímidos

Las citas en línea son el mejor escenario para aquellos adultos tímidos o con poca experiencia sexual, les permite desenvolverse y hablar con la otra persona sin necesidad de la tensión cara a cara, no se siente intimidado.

 

Contras:

 

  • Es riesgoso

No tienes certeza de con quién estás hablando, representa un gran riesgo que debes considerar antes de subscribirte a una de estas citas y antes de acceder a una cita, la persona con la que estás hablando puede realmente no ser quién aparece en su fotografía o puede omitir información relevante en su perfil, como problemas psicológicos o antecedentes penales.

  • No se garantiza la química

A pesar de que tengas la información de la persona, hayan conversado y todo la información sea verdadera, no está predicho que habrá química sexual entre los dos, en los besos y mucho menos en la intimidad.

  • Puede desarrollarse una patología

La persona puede desarrollar una obsesión por las citas online, y no querer volver a interactuar con otras personas de la forma tradicional, puede llegar al punto tal de no querer salir de su casa. Actualmente, muchas personan prefieren crear relaciones cibernéticas sin salir de sus casas.

  • Relaciones a larga distancia

Puede que realmente conozcas al amor de tu vida, una persona con todo el potencial y que logre congeniar contigo, pero que viva al otro lado del mar, en otro código postal o incluso en una ciudad muy lejana de tu país. Muchas veces, a pesar de que esa información también se encuentra en el perfil las personas se arriesgan en este tipo de relaciones que terminan mayormente en un corazón roto.

  • Es costoso

A pesar de que muchos sitios son gratuitos, son los pagos los más conocidos y lo que ofrecen un mejor servicios, los más concurridos y en dónde existe mayor posibilidades de tener una relación exitosa. La cuota mensual de estos sitios es en promedio de 25 a 55 dólares mensuales, con gastos extras para ciertas aplicaciones o herramientas dentro del mismo sitio.

  • Exposición

El internet es un escenario que a pesar de encontrarte detrás de tu computadora, estás expuesto a personas que utilizan estas páginas para molestar, divertirse y lastimar a otros, por ende debes de ser precavido antes de saltar a una relación, conocer primero las intenciones del otro. Por otro lado, a pesar de que se puedan ocultar datos, realmente es información que se encuentra en línea y puede ser hackeada y distribuida.

Por su puesto, existen muchas historias de amor de relaciones que comienzan vía internet o intercambio de mensajes y terminan siendo un éxito como en La Nueva Cenicienta de Hilary Duff, La casa en el Lago con Sandra Bullock y Keanu Reeves o Tienes un E-mail con Tom Hanks y Meg Ryan, como puedes ver hasta la industria pop te alienta a probar esta metodología, pero, es hora de escuchar algunos relatos de la vida real de experiencias con citas online.

Artículo sugerido

https://www.vanidades.com/estilo-de-vida/15/04/15/fraudes-de-amor-por-internet/

Artículo sugerido

https://www.buzzfeed.com/danielacadena/historias-de-tinder-y-otras-cosas-que-te-quitaran-el-sueno?utm_term=.flq79PWXy#.frGWZpbdl

Vídeo sugerido

https://www.youtube.com/watch?v=BKIxsg99tTA

 

En este punto es bueno considerar que sí, existen muy buenas experiencias por internet, pero que realmente en su mayoría las personas pasan malos ratos desde el momento que se subscriben a la página, y es que considéralo de nuevo, pueden acabar lastimándote si no eres precavido, no solo estamos hablando de tu corazón, estamos hablando de psicópatas que abundan en la red quienes utilizan este medio para cometer sus crímenes.

El amor, de la manera tradicional, no puede ser sustituida, las miradas furtivas, las cosquillas cuando se ven en algún lugar, los primeros acercamientos e incluso el hecho de que dos personas entre muchas que conviven en un mismo lugar deciden que se gustan lo suficiente para empezar a salir e iniciar una relación; son situaciones que clicks y “me gustas” no pueden remplazar.

No se puede ignorar el peligro de las citas online, si las personas mienten acerca de si mismos en persona, ¿De verdad crees que en internet te serán honestos? La respuesta es no, así que sal de tu cama y aléjate de la computadora, las mejores historias de amor inician en lugares inesperados, pero en definitiva el internet no es uno de ellos, ni el más romántico.

La primera cita. ¿Qué buscar y qué evitar?

La primera cita: ¿Qué hacer? ¿Cómo vestirse?

En este artículo te hablaré de las tres primeras citas. Sin embargo, como la primera cita es la más importante y es la que define si habrá otras en un futuro bastante próximo, me enfocaré en darte los mejores consejos para que sepas qué hacer y que tu salida resulte un éxito rotundo.

Típico que para la primera cita sentimos una emoción mezclada con un poco de miedo y muchísimas expectativas. Preguntas como “¿De qué hablaremos? ¿Qué me pongo?” nos invaden la mente pero, en realidad, lo que más nos importa es agradarle y gustarle mucho a la persona.

Antes de continuar, es necesario aclarar que antes de una primera cita siempre hay un preludio, un “prólogo” de la historia. Es decir, que al menos ya se han visto antes, han intercambiado saludos, algunas que otras sonrisas, etc. Claro, el panorama cambia si se trata de una cita a ciegas en la que, por obvias razones, esa “introducción” se reduce a una amiga o amigo diciéndonos “dale con confianza que te va a encantar” –a veces le atinan, otras veces la embarran–.

Ten en cuenta que si el chico te invita a una cita, es porque le atraes. Tú siempre serás la que decide aceptar o no. Ahora, chicos, si una muchacha acepta salir con ustedes es porque también hay un “feeling”, seguramente la atracción es mutua y esa primera cita servirá como el platillo de entrada para ver si hay posibilidades de una futura relación o no.

¿Es cuestión de seducción? Por supuesto que sí. Tienes que mostrar tu mejor cara, pero siempre de forma natural; tampoco es que vas a estar actuando todo el tiempo, porque lo falso, llegado a un punto, se nota. Así que, manos a la obra.

¿A dónde ir en la primera cita?

El que invita debería ser quien proponga el lugar del encuentro. Por supuesto, no está nada mal preguntarle a la otra persona si desea ir a algún lugar especial. Yo como mujer, aunque esto es bastante personal y puede variar según el gusto de la muchacha, prefiero que sea él quien diga el lugar para la primera cita. Ojo, no es cuestión de mostrarme como sumisa, mucho menos complaciente, sino que el sitio que el muchacho escoja hablará mucho de él y es una forma de ir conociéndolo. Yo lo llamaría astucia, porque en cierto sentido, al hacerlo, estaríamos evaluándolo y los puntos se ganan o se pierden desde el principio.

Ahora, como estamos en el siglo XXI y obvio que es válido que la chica invite al chico, entonces también ella debería ser quien decida el lugar.

Por cierto, el lugar de la primera cita variará en función de las edades y, no voy a negarlo, de cuánto dinero haya en el bolsillo. Habrá hombres maduros que podrán llevar a la mujer a un restaurante costoso, habrá muchachos que llevarán a la chica a comer helados, etc. De verdad, no importa en absoluto si se trata de un encuentro muy elegante o muy casual, lo que realmente importa es pasarla bien. Ojo, tampoco es que la va a llevar a sentarse detrás de un basurero, ¿ok?

Las reglas para escoger el lugar adecuado son dos: elegir un sitio que favorezca la comunicación y hacer cualquier cosa que no sea muy complicada.

¿Qué quiere decir? El cine es pésima idea porque, ajá, ¿en qué momento van a hablar si están viendo una película? Lo mismo ocurre si se trata de un sitio muy ruidoso o con mucha música. Estos son lugares para segundas citas, para la primera cita no. Ahora, lo de complicado se refiere a que no necesariamente debes llevarla –o llevarlo– a una cena a la luz de las velas. Claro que, si tienes la posibilidad de hacerlo y no hay rollo con eso, go ahead.

Los lugares ideales para una primera cita serían:

  • Un café
  • Un helado
  • Un paseo al parque
  • Un museo
  • Una feria de libros

Esos lugares, por supuesto, son mucho más frescos y se adaptan para muchachos más jóvenes que no se van con cuestiones de etiquetas o algo parecido. Pero si tu actitud es más old school y te gusta, en efecto, una cena romántica en un restaurante elegante, pues hazlo. Como verán, se trata de algo muy subjetivo y en el tema influye mucho la personalidad de quien invita.

Suenan los tambores y se escucha la pregunta incómoda… Suspenso…

¿Quién paga?…

…Grillos mp3.

Pues bien, paga quien invita y, como generalmente los chicos son los que invitan, pues dejemos que pague él. Y ya sé, ya sé, ya te leo la mente o te escucho diciéndome barbaridades, que la liberación femenina, que esto, que lo otro. Pero no se trata de feminismo ni de “soy muy autosuficiente, yo pago mis cosas”, sino de que los chicos ven invitar-pagar como cortesía, déjalos que te conquisten; eso, aunque no lo creas, los hace sentir bien con ellos mismos y en ningún momento te están ofendiendo ni faltándote el respeto.

Una vez me pasó que el chico que me invitó a salir, en nuestra primera cita, me llevó a comer y yo insistí en pagar mis gastos. El muchacho me dijo: “yo te invité, yo pago. No es por agradarte, es por educación”. Luego, mis amigas me comentaron que les ocurrió lo mismo con sus citas. Llegué a la conclusión de que no se trata de una guerra de sexos, sino de caballerosidad. Lo mismo pasa si una chica invita a un chico, lo justo es que ella pague.

El tema es engorroso porque es tabú. Los chicos porque pueden sentir temor a ofender el espíritu feminista de la muchacha; las chicas porque temen fallarse a sí mismas con respecto a sus ideales o porque las creerán unas interesadas. Dejemos de complicarnos y establezcamos lo siguiente: En la primera cita paga quien invita, ya en las demás –si las hay– se reparten los gastos o llegan a un acuerdo. ¿Entendido?

¿Cómo vestirse en la primera cita?

Yo creo que es más estresante buscar qué ponerse en la primera cita, que la propia salida como tal, ¿o no?

Pues bien, a las chicas les digo que renuncien a esa falsa creencia de que deben mostrar los senos o las nalgas para poder captar más la atención del chico. Stop. No confundas lo vulgar con lo sexy que ya, a estas alturas, el mal gusto se nota a leguas. Nada de mini shorts, minifaldas, minivestidos, mini whatever. Nada de escotes pronunciados, ni de rellenos, ni de croptops que parecen un brassier. Tampoco es que estarás como una santa inmaculada con suéteres y faldas hasta los talones. Los extremos son terribles, así que todo se trata de balance.

Claro que puedes usar vestidos que se adecúen a la ocasión. Cero lentejuelas en el día, por favor, o trajes tipo alfombra roja cuando solo van por un helado. Sigue esta regla básica: si vas a mostrar las piernas, procura no usar escote; si vas a mostrar escote, entonces no muestres las piernas. O sea, que si vas a mostrar arriba, no muestres abajo, y viceversa.

¿Quieres ideas de outfits? Pinterest es una excelente opción, nuestro eficaz aliado cuando se trata de cazar opciones. Aun así, te dejo un video de Yuya, una de nuestras mejores amigas, para que te inspires y comiences la operación clóset:

A los hombres les digo que no exageren, no se van a poner el esmoquin para ir a un parque, por favor. Siempre deben vestirse acorde con la ocasión, ¿vale? Mi consejo es sencillo, que se vayan bien arreglados, limpios y con la ropa bien planchadita. Nada de sudorosos, ni grasosos, ni como si se hubiesen levantado a mitad de mañana. Cero camisas con mensajes pervertidos o freaks, maduren un poco, no están en un videojuego. Si quieren ideas, los consejos tan acertados de Yuya también los pueden ayudar en este video:

¿Cómo comportarse en la primera cita?

  • No monopolices la conversación y no hagas que gire solo entorno a ti. Escucha atentamente, no interrumpas. Es tan simple como seguir las normas del buen hablante y del buen oyente que nos enseñaron en la escuela primaria. Tampoco te quedes callado o calla, participa y muestra interés.
  • Nada de hablar de anteriores parejas. Es como sexy y muy incómodo.
  • No te pases de tragos. Seas hombre o mujer, es una vergüenza que te embriagues en la primera cita.
  • Muéstrate relajado o relajada. Acude a la espontaneidad. No trates de imitar a nadie, no digas que te gusta algo cuando en realidad no es así, solo para impresionar. Una cosa es mostrar lo mejor de ti, y otra muy distinta es aparentar lo que no eres.
  • Siembra un poco de misterio. No cuentes todo de ti en la primera cita, resérvate información para generar más interés en la otra persona. No dramatices tu historia, no mientas.
  • Sé puntual. Aplica para ambos sexos. Nada más desagradable que hacer esperar a los demás. Aunque, si eres mujer, puedes generar un poco de expectativa si te demoras unos 7 minutos. Ni más, ni menos. Total, una reina siempre se hace esperar –pero no abuses–.Si eres chico, pierdes puntos así sea que llegues 5 minutos tarde. Así que procura tomar tus precauciones. Ojo, no es sexismo, es seducción.
  • Hazla reír. Las mujeres siempre valoramos la capacidad del otro para hacernos reír. No es que vas a andar de payaso diciendo chistes malos, la idea es contar anécdotas simpáticas. Tampoco esperes que la muchacha se ría a carcajadas, con que le saques una sonrisa vas muy bien.
  • Muéstrate sonriente. ¿Quién va a querer hablar con alguien que tiene cara de pocos amigos? Si no te gusta la cita, al menos disimula.
  • Oler bien. ¡Viva el perfume! Esto es muy importante, tanto para las chicas como para los chicos. No es que te vas a vaciar el frasco encima, con algunas gotitas en las muñecas, la nuca, el cuello y detrás de las orejas, es suficiente.
  • La mirada. Mujer, míralo y sonríe, no apartes la mirada. Él no se resistirá.

¿De qué hablar en la primera cita?

La regla es que evites temas que generen controversia como la religión o la política. Primero, porque no son sexys; segundo, para evitar que la salida se arruine por cuestiones de que capaz no coincidan en determinadas opiniones. Ojo, que difieran en algo no quiere decir que no sea la indicada o el indicado. Pero, para la primera cita, obviemos estos temas.

Una conversación puede iniciarse hablando de música, me parece un tema perfecto para romper el hielo. Luego pueden continuar hablando de libros, de series, de animales, y así van hasta dar naturalmente con algún tema que ambos disfruten. El juego pregunta-respuesta, es válido para iniciar.

¿Beso en la primera cita?

Beso en la primera cita

Bien, depende de cómo se vaya dando la situación. No es fácil saber cuál es el mejor momento, pero no lo fuerces. No te sientas presionado o presionada con hacerlo, no es obligatorio besarse en la primera cita, pero tampoco está prohibido.

Sabrás si la mujer desea ser besada cuando empiece a mostrar las siguientes señales:

  • Roza contigo sus manos y sus piernas, sin razón aparente.
  • Se ríe de todos tus chistes y anécdotas divertidas.
  • Se frota el cuello o se acaricia el cabello.
  • No aparta la mirada de ti.
  • Se mordisquea un poco los labios o hace pequeñas muecas con ellos.

Ahora, evita tratar de besarla si presenta las siguientes señales:

  • Comienza a sonreír menos.
  • Ya no te mira a ti sino que sus ojos se posan en otros lugares.
  • Mira más su celular.
  • Cruza los brazos o bosteza…Outch!
  • No se ríe de tus bromas.

No esperes a que la cita se acabe para dar el primer beso. Si notas que muestra las señales positivas, acércate despacio a ella, sonríe y, si ella sonríe también, acércate un poco más, que sus labios queden muy cercanos, bésala. Primero muy tiernamente con un ligero toque de labios. Si ves que te corresponde, entonces dale un beso francés y disfruten el momento.

Si notas que, con solo acercarte, la chica da un paso atrás o se muestra incómoda, entonces desiste. Hay personas que piensan que dar el primer beso en la primera cita es contraproducente. Pero yo creo que los tiempos han cambiado y que un beso es algo bastante inocente, no demuestra que la chica sea fácil o que el muchacho no quiera algo serio. Vamos, es un beso, ¿para qué enrollarse tanto por un beso?

¿Sexo en la primera cita?

Esto es demasiado relativo y opinar al respecto es súper delicado. Si apruebo el sexo en la primera cita, entonces seré vista como una muchacha fácil. Si repruebo el sexo en la primera cita, entonces seré vista como una anticuada de morales victorianas. Por donde se le mire, el tema del feminismo afecta también, que si acepto es porque estoy sujeta a los deseos del patriarcado, que si no acepto es porque me importa mucho el qué dirán y eso también es estar atada bajo el dominio de una sociedad patriarcal.

Déjense de tonterías. Si ambos quieren sexo, pues háganlo. Si no lo quieren, entonces no. ¿Tan difícil es? No, no lo es. Aunque, si me apuran mucho en mi opinión, sinceramente dejaría el sexo para otra ocasión, no para la primera cita. Pero, repito, depende de lo que ambos deseen.

Hablemos de segundas y terceras citas

Como lo dije al inicio, la primera cita es la decisiva. Si ambos la disfrutan, entonces pueden darle pie a una segunda, tercera y más salidas. Para estas, ambos estarán mucho más en confianza y los nervios del inicio se habrán ido; aunque sigue habiendo muchas expectativas, claro está.

En la segunda cita, me parece, se pueden tocar temas del pasado si ambos se sienten a gusto con ello. Así se dan la oportunidad de conocer más a la otra persona y de cómo fueron sus antiguas relaciones –si las hubo–. Si el beso no se dio en la primera salida, en ésta por supuesto que está recomendado. Igual, mantener siempre el comportamiento de frescura y relax, que todo sea espontáneo.

En la tercera cita, el sexo es bienvenido si ambos lo desean. Pero si lo hicieron en la primera o en la segunda, no hay de qué preocuparse. Lo que más importa de las citas es conocerse y pasar un rato agradable. Además, a partir de la tercera, se supone que puedes comenzar a decir que estás saliendo oficialmente con esa persona, no quiere decir que sean novios ya, pero seguramente van para eso o falta poco.

De hecho, es muy probable que el chico en la tercera cita te proponga que seas su novia, y si has aceptado salir con él tres veces, es porque también te sientes atraída y quieres una relación. Acepta. Si te hace sentir bien y el muchacho te gusta, entonces no le des más vueltas al asunto y ábrele las puertas al amor.

 

Nuestros productos recomendados

Artículos relacionados:

¿Cómo saber si me volverá a llamar?

El secreto de la felicidad: La sincronía cerebral

¿Cómo saber si me volverá a llamar? Mujer revisando su teléfono.

¿Cómo saber si me volverá a llamar?

Admitamos que, por vivir en el siglo XXI, las llamadas han migrado a los mensajes de texto. Aunque sigue vigente lo de esperar el ring del teléfono para luego escuchar la voz de la persona que te gusta, últimamente recibir un Whatsapp es igual de importante. De hecho, estamos en una generación donde la mayoría de los jóvenes detesta hablar por teléfono, pues escribir resulta menos comprometedor, puedes corregir lo que dices, darte un tiempo para pensar las respuestas y, ante cualquier error, culpar siempre al teclado táctil o al autocorrector, ¿o no? Seguro en tu mente te estás preguntando «¿Cómo saber si me volverá a llamar?». En ese caso, este post es para resolver las dudas acerca de por qué no ha vuelto a llamar y qué es lo que deberías hacer. Si algo aprendí de la película A él no le gustas tanto, es que las chicas nos ilusionamos muy fácil, nos tapamos los ojos y buscamos cualquier excusa que nos tranquilice y no nos haga pensar que algún chico nos rechazó. Creamos una especie de placebo mental para autoengañarnos.

 

“–Quizá me llamó y no recibí el mensaje, o quizá perdió mi teléfono… O salió de la ciudad, o le pegó un taxi, o su abuelita murió…

–O quizá no te llamó porque no te quiere volver a ver”.

A él no le gustas tanto

 

Así que te lo digo sin filtro, como el buen sabio Alex le dijo a Gigi en la película: ¡Si no te llama es porque no está interesado en ti!

Es así de simple, no hay necesidad de buscarle las cinco patas al gato. Yo sé que vas a decir que probablemente el muchachito esté muy ocupado, que capaz tuvo algún inconveniente, etc… Pero, sinceramente, ¿quién está tan ocupado que no puede tomarse ni dos minutos en escribir un simple y sencillo “Hola”?, de hecho estoy segura que tipear eso y enviarlo debe tomar menos de 30 segundos. ¿No crees?

A propósito de la película, hay una escena en la Gigi tiene una cita con un hombre bellísimo que, obviamente, no conocía. Lo cierto es que están en la sala de su casa –la de él– dándose besos y disfrutando la ocasión. Al cabo de un rato, ella le pregunta si volverá a llamarla. El muchacho le responde así: “No creo que pueda, mañana me voy de viaje”. Dicho esto, Gigi va al baño y llama por teléfono a Alex (Alex es nuestro mejor amigo, chicas. Si lo quieren conocer, vean la película). El sabio Alex le dice algo así como “¿Y a dónde va? ¿Al otro lado del mundo que no puede ni tomar su celular en algún momento?”. Vale, lo que dijo Alex no fue así tal cual, pero sí muy parecido. Lo cierto es que Gigi le pregunta al muchacho –desde el baño– que a donde iría y él le respondió, no recuerdo qué lugar exactamente, lo cierto es que era otra a otra ciudad en su mismo país.

La verdad es que hay muchachas que, si el chico no les llama, ellas lo hacen e insisten a cada rato. No hay nada malo en que seas tú la que lo llames, pero si en un primer intento no te contesta, o lo hace y te dice que está ocupado –esa misma respuesta te la da una y otra vez–, ¿por qué insistir?

Si ese es tu caso, aquí te dejo otras frases de nuestro amigo Alex que harán que recapacites de una vez por todas:

“Si un chico quiere estar con una chica, hará que suceda, no importa cómo”.

“Si un chico te trata como si no le importaras, es porque en realidad no le importas”.

Yo creo que con esas dos frases puedes empezar a recuperar tu orgullo. Pero como no podemos ser tan fatalitas y sé muy bien que la ley de Murphy puede hacer de las suyas de vez en cuando, entonces supongamos que, en efecto, al susodicho pudo haberle pasado algo y por eso no sabes nada de él. En ese caso, hay unas cuantas razones que pueden explicar por qué no ha vuelto a llamar.

10 Razones por las que no ha vuelto a llamar ni a escribir

no ha vuelto a llamar

Perdió tu número

Sí, bueno, capaz justo el mismo día que le diste tu número… ¡boom! Su celular se volvió loco o se le perdió. Si no lo guardó en su teléfono, entonces seguro extravió el papelito donde te había anotado. Qué mala suerte que le pase eso y qué mala suerte que haya sido justo ese mismo día.

No pagó la renta del teléfono

Puede pasar. Pero, vamos, existe WiFi y fácilmente puede escribirte por Whatsapp. Aunque, si no tiene smartphone ni computadora (really?), la tiene difícil para contactarte… Ajá… ¿y no tiene amigos que puedan hacerle el favor de asistirlo?… La vida y sus cosas.

Se enfermó algún familiar o la mascota

Sí, es posible que sea él quien deba cuidar a la persona –mascota– que se enfermó y ande de allá para acá haciendo tecitos, o yendo al hospital, o qué sé yo, cualquier cosa que le ocupe el tiempo.

“Está muy ocupado”

Es un hombre tan pero tan ocupado que, créeme, no hay ni un segundo libre en su agenda. En ese caso deberías preguntarte si una relación con él sería buena opción porque ¡qué fastidio ser pareja de alguien que no se da ni un minuto de respiro!

Vamos, ¿crees que todo aquello le va a pasar todos los días? Por supuesto que cualquiera de esas cosas pudo haberle ocurrido una vez y por eso no ha dado señales. Pero, every single day? Qué va, en ese caso, debes aceptar que simplemente no quiere estar en contacto contigo. Ahora te nombraré otras razones un poco más creíbles…

Es casado, está en su casa y su esposa le monta guardia a su teléfono

Esto puede ser muy probable… Oops!

En la primera cita le pareciste presumida o superficial

Pues sí, probablemente le chocó el hecho de que estuvieras yendo a cada rato al baño para empolvarte la nariz, o que solo hablaras de ti durante toda la salida, y le doy la razón. No todos los hombres soportan ese tipo de cosas. ¿Acaso tú aprobarías que un chico, por más guapo que sea, pase toda la cita hablando de sus músculos? ¡Pues no!

No le gustó la conversación que tuvieron

Seguramente hubo muchos silencios incómodos y la poca charla que tuvieron no le pareció gran cosa. No todas las personas son iguales, lo que a ti te parece interesante, a otros no. Y así vamos. Da igual si te pusiste a hablar de farándula o de física cuántica, si el tema no hizo match con sus gustos, simplemente no son compatibles.

Le pareciste chismosa

Tengo amigos que me han dicho que, en sus primeras citas, las muchachas no paran de hablar de qué le sucedió a tal persona o a la otra, no paran de juzgar a la gente, etc. Eso déjalo para las reuniones con tus amigas. Si quieres cotillear con un hombre, que sea cuando ya tengan la suficiente confianza. ¿Vale?

Estaba pensando en otra y lo sigue haciendo

Los fantasmas, los fantasmas… Sí, hay hombres que buscan citas como locos solamente para ver si pueden olvidar una relación pasada que terminó hace poco. Incluso hablando contigo, piensa en otra. Inclusive podría comenzar a compararte con ella, sin decírtelo –aunque puede hacerlo en tus propias narices si es atrevido–. No ha vuelto a llamar porque, para él, no eres como ella.

Odia hablar por teléfono

Puede ser, pero  ¿tampoco le gusta escribir mensajes?

Veas donde lo veas, todo apunta a que en realidad no quiere hablar contigo. Así que no pierdas más tú tiempo pensando por qué no ha vuelto a llamar.

 

¿Qué hacer si no ha vuelto a llamar?

Toma la iniciativa, llámalo o escríbele

Si pasan dos días y no aparece, escríbele tú. No es perder el orgullo, es simplemente ser una mujer decidida. Obvio que no le vas a preguntar por qué no ha vuelto a llamar o por qué no ha escrito, con un “Hey, ¿qué tal?”, todo va bien, solo habrás iniciado una conversación como cualquier otra. Si no se disculpa por su ausencia, te sale con excusas baratas o empieza a responder monótonamente, ese hombre no quiere nada contigo. Tomando tú misma la iniciativa, te librarás de las dudas y la incertidumbre.

Aceptar que todo va y viene

Además, las primeras citas son justamente para ver cómo va ese primer acercamiento y si puede –o no– haber corazón. Considéralo como un juego de descarte, en el que tienes citas y citas, solo para ver con quién sí y con quién no. Muchos hombres y mujeres lo ven así y es válido.

Tener otras citas

Porque él no es el único hombre que hay en la tierra.

Salir con tus amigas y divertirte

Lo mejor que puedes hacer es tener una cita con tu squad, ir al cine, comer pizzas y pasar un día de chicas sin preocupaciones.

Compra un helado y disfruta de tu serie favorita

Da las gracias a Netflix por existir y pasa una tarde-noche de lo más despreocupada viendo todos los episodios de ese programa que tanto te encanta. Lo único que puede quitarte el sueño son las películas, los libros o las series, ¿vale?

El último consejo que te doy es que no le creas a nadie que te diga que no tiene cómo comunicarse contigo. Actualmente hay tantas redes sociales, tantas maneras de estar en contacto, que esa es una excusa tan barata como absurda. No le des más vueltas al asunto y admite que si no ha vuelto a llamar, es sencillamente porque no quiere.

 

Él opina:

Los hombres somos así. Efectivamente si alguien nos interesa (sea por razones sexuales o sentimentales) llamamos e insistimos tanto como nos parezca correcto. En el momento que no haya interés, sea porque descubrimos que la chica no era lo que pensábamos o ya horizontalizamos la relación y conseguimos lo que queríamos, es muy normal que dejemos de llamar.

Cuando llegué a China, un lugar donde viví por algunos años,  un amigo me contó que se corría el rumor de que la forma más eficiente de llegar a la cama más rápidamente era justamente dejar de llamar. Me explico, lo primero que había que hacer era invitar a la china a salir, y la llevabas a hacer cosas que nunca había hecho, te esforzabas porque se divirtiera. Luego no la llamas más y esperas a que ella llame. Obviamente, ellas tratarán de no hacerlo hasta que no se resisten y lo hacen. Ya cuando llaman, aceptas salir con ellas, y desde entonces la mesa queda servida para que el hombre ponga TODAS las reglas del juego. Hay que tener en cuenta que este es un método escalable, quiero decir que hay quienes lo hacen con 4 o 5 chicas a la vez.

La moraleja de la historia es «DEJA QUE SEA Él QUIEN LLAME».

 

 

Nuestros productos recomendados

sexo en la primera cita. Pareja cubierta con sabanas blancas en una cama.

Sexo en la primera cita

¿Debo tener sexo en la primera cita o no? ¿Pensará mal de mí si lo hago o si lo sugiero? Actualmente, estas son preguntas muy frecuentes cuando hablamos de citas. Esto se debe a una constante secuela de teorías impuestas por la sociedad en la que vivimos. Pero aquí entre nos, ¿realmente es tan malo como la gente suele decir? Es por eso que en este post te mostraré los pros y los contras con respecto al sexo la primera vez que salimos con alguien.

Es muy lógico que si uno va de acostón la primera vez que sale con una persona, es porque existen muchas cosas que hacen de este factor algo más propicio, como por ejemplo, una química sexual muy alta, o sencillamente una serie de inseguridades propias que hacen que pienses que es la única manera de llegar a la segunda cita. Son motivaciones contradictorias, ¿cierto?

Así que antes de ir a los beneficios o los contras de acostarse con una persona de buenas a primeras en la primera cita, es importante que te realices una serie de preguntas: ¿Te sientes cómoda contigo misma? ¿Estás segura que esto te llevará al tipo de relación que quieres? Te gusta la persona, en eso estamos completamente claras, pero ¿Té le gustas tanto como él o ella a ti? ¿Tener sexo en la primera cita es algo que acostumbras? ¿Te ha funcionado tener sexo en la primera cita antes?

Si las respuestas a estas preguntas son en su mayoría negativas a lo que esperas, entonces esto no es lo tuyo, y sencillamente debes seguir con el tipo de citas tradicionales y no indagar en tener una aventura de una noche.

Ventajas y desventajas de tener sexo en la primera cita

Ventajas:

La pasión es más intensa

Al no conocer profundamente a una persona, es más probable que la pasión se desborde más rápido, ya que solo viene del simple estímulo carnal. Esto por lo general es algo que no se recomienda, pero que de vez en cuando no cae nada mal.

Posible segunda cita

En algunos casos, aunque son pocos, es muy posible que el sexo solo afiance más un sentimiento de intimidad con esa persona, haciendo posible la llegada a la segunda cita. En otras palabras, solo incrementará la necesidad de la otra persona por conocerte mejor y establecer una relación duradera.

Es una forma de igualdad

No importa si eres hombre o mujer, hoy día cualquiera de los dos tienen el mismo derecho de poder insinuar más que solo un beso de despedida en la primera cita, esto demuestra que la sociedad está avanzando y aceptando la igualdad de géneros.

Es sexo sin complicaciones

A pesar de que muchos piensan en esto como una desventaja, en su mayoría las mujeres, no es para nada una complicación. De vez en cuando es bueno que te desinhibas y trates de experimentar algo nuevo. Claro está, tienes que estar conforme contigo misma.

No existen ataduras

Si por casualidad en el momento de la cita notaste una química sexual muy grande, y cuando llegaron a la cama no resultó ser como tú esperabas, entonces te libraste de una grande, ya que, por lo general, el sexo en la primera cita no simboliza que tengas que estar con esa persona de por vida.

Desventajas:

Confundir deseo sexual con amor

Es muy común que las personas suelan confundir una buena química sexual con enamoramiento, sobre todo si de buenas a primeras saltaron a lo físico desde el comienzo de esa historia.

Por lo que en este tipo de casos es recomendable que analices qué es lo que más sueles hacer con esa persona, si solo andar de revolcón o hay una conexión más profunda, y de esta manera determines si lo que domina la relación es el sexo genial o si realmente hay amor.

Sueles saltarte escalones en la relación

Cuando tenemos sexo en la primera cita, nos estamos saltando varios escalones en la relación. Es decir, no hay romanticismo, no hay conversaciones profundas, ni intimidad de emociones.

No en todos los casos es dañino, pero eso dependerá absolutamente de ti. Sin embargo, en la mayoría de los casos, termina siendo una relación vacía.

Riesgo de contagio de ETS o de embarazos no deseados

Si eres una persona que por lo general recurre al sexo en cada primera cita que tenga, entonces también corres un riesgo enorme. Debes recordar que cuando te acuestas con alguien, te estás acostando con su pasado y si esa persona tiene un pasado bastante pecaminoso, entonces las consecuencias pueden ser enormes.

No te digo que no lo hagas de vez en cuando, pero si lo haces toma tus precauciones, usa métodos anticonceptivos, como el condón o la píldora, de esta manera no solo estás asegurando tu salud sino tu futuro.

Puede acarrear arrepentimientos

Las relaciones sexuales de una sola noche, por lo general, suelen traer con ellas una maletica, que aunque algunas personas no vean, siempre estará ahí, presente y bastante pesada. Son los arrepentimientos del día siguiente.

En este tipo de casos no importa si posees una autoestima realmente grande o no, lo que importa es que tengas claro lo que vas a hacer: tener sexo sin compromiso. Porque de lo contrario, al día siguiente, esa maleta se abrirá y te agobiará con preguntas como ¿Por qué lo hice? ¿Pensará que soy una cualquiera o que soy realmente fácil? Entre muchas otras más.

Menos posibilidades de encontrar al amor de tu vida

A pesar de que esto no se aplica en todas las parejas que tienen sexo en la primera cita, sí es una estadística bastante alta, pues por lo general las mujeres comienzan a cerrarse a la idea de encontrar al amor de su vida, mientras que los hombres suelen pensar que todas las mujeres lo que quieren es un revolcón de una sola noche.

Como te digo, no es 100% real que gracias a tener sexo en la primera cita no encontrarás a alguien que realmente te ame, pero sí se reducen bastante las posibilidades.

En fin, todas estas son recomendaciones tomadas por cosas que tienen un mayor porcentaje de posibilidades de que sucedan, sin embargo eso no quiere decir que tú seas la excepción y puedas disfrutar de los dos mundos.

Solo debes tener claro que si tu objetivo es tener sexo y nada más, entonces debes aclarárselo a la persona de una vez, para que no hieras sentimientos haciendo pensar que deseas algo más profundo y sustancial.

 

Él opina:

Si yo fuese mujer, no lo haría. Y no porque yo esté de alguna forma en contra de la libertad sexual femenina (que me parece fantástica), sino porque creo que las mujeres pueden aprovechar el neuromarketing a su favor. Un poco de espera hace que haya anticipación y la expectativa creada mejora la percepción de la experiencia.

Esto no quiere decir que lo tienes que hacer es esperar para siempre. Como muchas cosas en la vida, la espera (anticipación y expectativas) tiene su punto de inflexión en que la postergación del encuentro sexual puede ser contraproducente.

En conclusión. Hazlo esperar un poco, no demasiado. 😉