salir de compras en pareja

Cómo salir de compras en pareja

A todas las chicas nos encanta comprar, es algo así como una terapia, un hobby, una forma de liberar estrés. Incluso nos gusta vivir la experiencia a plenitud; además, nuestros cinco sentidos están amaestrados gracias a nuestra destreza en investigar y comparar precios, con la finalidad de adquirir siempre el mejor producto (aunque invirtamos muchísimas horas en eso). Bueno, las cosas cambian un poco cuando se trata de sarlir de compras en pareja.

Pero ¿te has puesto a pensar cómo se sienten nuestros novios cuando nos acompañan en esta aventura? Porque una cosa es ir de compras con nuestras amigas (aliadas y cómplices) y otra muy distinta es hacerlo con nuestra pareja (confundidos siempre con todo). Básicamente ellos son nuestro perchero, aceptémoslo. También los llevamos como jueces, para que nos digan si cierto atuendo nos sienta bien o no, pero la verdad es que muchas veces no saben discernir y no saben qué decir. Ellos no entienden por qué nos damos tanta mala vida buscando los tacones perfectos. Por eso nosotras nos limitamos a darle el papel de botones.

Por supuesto, también puede ocurrir lo contrario. Hay muchos hombres con muy buen gusto y que no temen decirte libremente si algo te queda mal. También hay algunos que te ayudan a elegir muy bien. El problema es que igual no les gusta caminar más y ver otras tiendas, ellos no le encuentran sentido al hecho de comparar precios, porque si el producto que estamos buscando se encuentra en un lugar, ¿para qué ir a otro sitio a buscar lo mismo? Ellos quieren salir de eso pronto, y hacer otras cosas. En cambio nosotras queremos saborearnos la experiencia del shopping, así nos tome ocho horas el asunto. He ahí el dilema.

Hombres y Mujeres: Diferencias al ir de compras

Es importante que sepas las diferencias que hay entre los hombres y las mujeres al momento de comprar, así los entendemos un poco y evitamos hacerle puchero porque no se muestra tan interesado (en su mente, él prefiere estar comiéndose un helado contigo).

Asimismo, los hábitos de compra masculinos y femeninos son del todo diferentes. De acuerdo con un estudio realizado por Stephen J. Hoch, “los hombres compran, las mujeres van de compras”, se llega a la conclusión de que, para ellos, comprar es una acción; pero para nosotras, comprar es una experiencia, es un completo placer.

Mujeres

  • Comprar es un deleite.
  • Comprar es una actividad interpersonal, le dan un sentido humano, les ayuda a liberar el estrés, se sienten bien consigo mismas.
  • Compran pensando en las necesidades a futuro.
  • Compran para hacer regalos a otras personas.
  • Hacen compras impulsivas. Siempre suelen decir: “no lo necesito ahorita, pero capaz funcione para después”.
  • Valoran la ayuda de los dependientes. Necesitan sentirse importantes para ellos, de manera que las atiendan en el momento necesario cuando se les presenta alguna duda.
  • Piensan a futuro, por eso buscan mantener su economía mientras cazan las gangas. Prefieren gastar en más cosas de menor precio.
  • Dedican mucho tiempo eligiendo las cosas. Necesitan estar seguras de haber de haber tomado la mejor opción, en términos de calidad, seguridad, y pensando a futuro.

Hombres

  • Comprar es una misión.
  • Comprar es algo instrumental.
  • Compran para satisfacer una necesidad inmediata.
  • Mayormente compran para ellos mismos.
  • Suelen pensar más lógicamente al momento de comprar. Siempre se hacen la pregunta: “¿de verdad lo necesito?”.
  • Les importa más encontrar un buen lugar para estacionar el auto. Muchas veces no necesita mucha ayuda de los dependientes, solo que estén ahí para el momento de pagar.
  • No busca tanto la oferta, sino el resultado. Si consigue el producto, no le importa pagar.
  • Ya tienen un elemento en la mente y lo que quieren hacer es conseguirlo, comprarlo y salir. Salen con el objetivo de comprar determinado bien y, una vez que lo hacen, quieren abandonar rápidamente la tienda.

Cómo salir de compras en pareja

salir de compras en pareja

Debido a que mayormente somos nosotras las que los llevamos a nuestro recorrido de placer por los centros comerciales (la mayoría de ellos cuando van a comprar no necesitan tanta atención, en serio), los siguientes consejos vienen para hacer que salir de compras en pareja no sea un suplicio para ninguno de los dos.

Consejos para las chicas

  • Realiza una lista de lo que realmente quieres comprar. Así pierdes menos tiempo y no haces que tu novio se aburra.
  • Escoge el lugar. Si ya conoces varias tiendas y sabes cuál podría tener todo lo que buscas, ve a ella.
  • Usa ropa con cierre relámpago. Ya sabes que te vas a probar muchas prendas, lo mejor será que te vayas con ropa fácil de quitar y de poner, de esta manera evitas perder el tiempo.
  • Pruébate la ropa. Aunque sea fastidioso para ti (para él lo es aún más) hazlo, porque así evitas tener que regresar para devolver la prenda. Además, te mereces vivir tu shopping experiencia sin ningún apuro. ¡Pero no debes abusar!
  • Pide su opinión. Hazlo partícipe, que no sea solo tu perchero. Así termines comprando lo que a ti te guste más, pregúntale igual, que no se sienta como un cero a la izquierda.
  • Consiéntelo. Estar tanto tiempo recorriendo el centro comercial es agotador, y lo sabes. Acompáñalo a las tiendas de su preferencia, pero estoy segura que él preferirá ir a la feria de comida. Consiente su paladar: barriga llena, corazón contento.

Consejos para los chicos

  • No muestres cara de aburrimiento cuando te pida que la acompañes a ir de compras. En caso de no querer ir, dilo con tacto y cariño, no con fastidio.
  • En caso que ella quiera ir en grupo a comprar, incluido tú, convéncela de ir ustedes dos solos. Porque si van otras chicas o familiares, el tiempo que invertirán en las tiendas será directamente proporcional a la cantidad de mujeres que vayan con ustedes.
  • Pide una lista de lo que ella tiene pensado comprar. Al menos pregúntale qué es lo que quiere comprar exactamente.
  • Ofrécele la opción de ir a un centro comercial, pues ahí ya hay muchas tiendas, así evitan tener que recorrer toda la ciudad.
  • Usa zapatos cómodos y deportivos, ya sabes que igual vas a tener que caminar.
  • Visiten tiendas con asientos, así tendrás donde sentarte mientras ella se prueba toda la ropa o los zapatos.
  • Recuérdale usar ropa relámpago, por si se le olvida o no lo tiene en mente.
  • Sé sincero cuando te pida una opinión.
  • Elije ropa para ella. Si consideras que tienes buen gusto, ayúdala a buscar y escoge lo que te parezca que puede lucir bien en ella.
  • Tu celular es tu mejor amigo. Si tiene juegos, aún mejor. Así mientras ella se está probando ropa, tú estás jugando con tu teléfono.

No es muy difícil seguir estos consejos si se lo proponen. Además, al final todo dependerá del nivel de comunicación que tengan. Si se ponen de acuerdo con algo, la experiencia de compra será satisfactoria para ambos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.