peleas-pareja

Discusiones en pareja y como superarlas

Todas las personas tienen problemas y discusiones, no importa que tan parecidos sean, sus diferencias de edades, ni el tiempo que lleven como pareja. No es un asunto del que se deban preocupar, existen pequeñas peleas que son normales entre las parejas y de hecho discutir es sano para conocer al otro, de hecho no existe algo como “parejas que nunca pelee”, todas lo hacen, solo que algunas con menos frecuencia que otras.

Existen situaciones que hacen tambalear a las parejas más solidas y es que hay problemas que nos desequilibran, por eso es importante de saber cómo manejar el enojo. Estas son los principales motivos de peleas:

  • El mal humor: Es cuando empezamos una discusión por motivos mínimos solo porque tuvimos un mal día o nos encontrábamos en un momento hormonal del mes, incluso puede que ambos simplemente tuvieran un mal día.
  • Malos hábitos: No nos agrada todo de nuestra pareja y eso es completamente normal, podemos aceptarlo y dependiendo de si es un hábito dañino o no, ayudarlo a mejorar. Este tipo de discusiones nacen normalmente de la convivencia diaria, del vivir juntos.
  • Dinero, estatus y educación: Puede que suene feo en muchos casos, pero es más común de lo que se imagina, y eso no hace a nadie una mala persona, por eso es importante antes de estas discusiones hablar sobre estos temas.
  • Familia y amigos: En una relación de mucho tiempo en inevitable que haya actitudes de los familiares o amigos de nuestra pareja que nos disgusten, incluso que el pasar tiempo con ellos se vuelva complicado de arreglar con los horarios.
  • Celos y problemas para entenderse: Como en toda pareja existen inseguridades y problemas de comunicación que hacen que existan malos entendidos.
  • Discusiones por tareas domésticas: Es el mayor de los problemas para aquellas parejas que conviven día a día juntas, toda pareja que viva junta debe de decidir que tareas le serán asignadas al otro, pero sobretodo entender que como pareja se deben ayudar y apoyar mutuamente.
  • Diferentes apetitos sexuales: La intimidad es realmente importante para una pareja, si uno de los dos tiene un apetito sexual mayor al otro, solo se debe respetar al otro y nunca perder la intimidad ni las ganas de explorarse.

Cuando estamos en una relación es cierto que anhelamos felicidad, por eso evitamos las discusiones  a toda costa, pero realmente lo importante no es evitar las peleas, es saber cómo solucionarlas, puedes obtener muchos beneficios de una discusión si saber cómo llevarla con respecto y de buena manera.

9 reglas de oro para que tu pareja y tú superen cualquier obstáculo

  1. Las discusiones tóxicas se pueden prevenir, para esto se debe de tener el lugar y momento antes de iniciar reclamos, espera calmarte y estar en privado para discutirlo sin tanta tensión.
  2. No pienses lo peor. Para discutir no pienses de forma negativa, de hecho debes basar las cosas en hechos reales y no es una exageración, en algunos casos también aplica el “no pienses lo peor de una situación”, esto es al menos de que sea un gran problema.
  3. Busca el diálogo. Una pelea no se resuelve gritando, a veces ni si quiera es buena idea usar un teléfono celular o mensajes de texto, es importante el dialogo, hablar, la clave es comunicar lo que pensamos de manera calmada, pero además de hablar, debes escuchar al otro, y esperar que se explique, recuerda que no es una competencia, son una pareja buscando una solución

Si la discusión se acalora y llega a pelea, es bueno tomar una pausa, esperar que el enojo de ambos disminuya y discutan en otro momento, para evitar así decir cosas que no desean, dándose un espacio podrán expresarse mejor una vez que vuelvan a hablar

  1. Utiliza reclamos legítimos. Todos cometemos errores, pero en definitiva iniciar una discusión por hechos falsos, por algo que imaginaste o pensaste, afectará mucho la confianza de los dos, deben madurar y ver las realidades del otro y discutir en el momento que se deba, no por situaciones imaginarias.
  2. Expresa lo que sientes. En una discusión es importante que realmente digas lo que piensas y como te hizo sentir una determinada situación o tu pareja, el ocultar ese tipo de cosas hará que su relación sea honesta. No queremos hacer sentir mal a nuestra pareja, solo queremos que esta se dé cuenta de cómo nos hizo sentir y aclarar la situación.
  3. No involucres a otros. No llames a un amigo, ni a tu mamá, ni acuses a otros de los problemas que puedan tener, y mucho menos utilices lo que ellos te hayan dicho en contra de tu pareja, primero porque la podrías predisponer en contra de él o ella y segundo porque en un problema de dos, terceros no deben opinar, es su relación, no le cedan a nadie su paz.
  4. No manipules ni exageres. Querer manipular a tu pareja para que ceda la razón de la discusión es infantil, debemos de aceptar nuestra culpa incluso si fuimos nosotros quienes iniciamos la discusión; por otro lado al discutir no debes de exagerar con comentarios estilo “Tu nunca haces ____” esto solo descalifica a tu pareja y hiere sus sentimientos.
  5. Nunca recurras a la agresión física, verbal y/o psicológica. La violencia debilitará tu pareja, será el principio del fin para ustedes, por ello se tienen que respetar el uno al otro, nada de insultos, sarcasmos y nada de violencia, eso incluye ambos sexos, ni hombres ni mujeres, por lo tanto descarta las cachetadas de telenovela.
  6. Reflexiona y ponle fin a la discusión. Después de una discusión es importante reflexionar acerca de lo que hemos hablado con nuestra pareja, que ambos curen sus heridas, dejen el orgullo de lado y el que tenga la culpa lo admita y el otro lo perdone; por último luego de aclarar lo sucedido, pónganle fin a la discusión y déjenla en el pasado.

No hay relación que no tenga breves desacuerdo, siempre habrá asuntos difíciles, situaciones pendientes y experiencias en la que no opinen igual, pero eso no es malo, si bien es cierto que el discutir nos hace sentir mal, la reconciliación nos hará mucho mejor, es perfectamente normal las situaciones en las que nuestra pareja nos saca de quicio, tiene actitudes que nos molestan o ocurran malos entendidos, es parte de una relación.

La psicóloga Harriet Lerner en Psychology Today dice “Una buena pelea puede limpiar el aire y es bueno saber que podemos sobrevivir al conflicto e incluso aprender de la situación”, por lo tanto, tu pareja y tú no deben temer a las discusiones, simplemente deben de aprender a hablar calmadamente y solucionarlo con amor para volver a su luna de miel.

Para más consejos escucha este vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=fdmaKkkV7aw.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *