punto G masculino

El punto G masculino. Otro tabú sexual

Hablar del Punto G masculino es referirse, simple y llanamente, a su ano. Al contrario de lo que ocurre con el Punto G femenino, que no es una estructura anatómica como tal (así como el clítoris), el punto G del hombre es su glándula prostática, ubicada a unos 7 cm dentro de su ano, tiene el tamaño y la forma de una nuez.

Claro, el tabú que hay con la zona es porque hay hombres que consideran que estimular ese lugar es cosa de homosexuales. Por supuesto, están equivocados, no hay nada más natural que estimular el Punto G masculino, pero los prejuicios priman mucho en una sociedad que aún le queda camino por aprender.

Algunos hombres se niegan rotundamente a ser tocados por ahí. Es como un lugar prohibido, algo que no se puede ni mencionar. Otros, por su parte, superaron esos estereotipos machistas y, siendo heterosexuales, no temen darse placer por ahí con la compañía de su pareja.

Asimismo, hay mujeres que ven extraño el hecho que su hombre les diga que quiere ser estimulado por el ano. Por eso, chica, no debes temer. Que no te parezca extraño porque se trata de algo muy natural, además te quiere hacer partícipe de la actividad, lo cual es magnífico.

¿Qué es el punto G masculino?

También podemos decirle punto H (de hombre). Pues bien, como mencioné arriba, el punto G masculino es su glándula prostática. Dicha glándula es la responsable de producir la mayoría del semen. Está situado cerca de la uretra y la próstata, dentro del recto, sobre la parte que separa el pene del ano. No, no es fácil de alcanzar, pero con lubricante todo es posible.

Sobra decir que, al estimular el punto G de tu chico, le estarás dando una dosis máxima de placer y su orgasmo va a ser muy intenso. Además, ya sabes que a las mujeres nos encanta (y nos estimula) que nuestro hombre demuestre que la está pasando muy bien.

¿Cómo estimular el punto G masculino?

punto G masculino

Lo primero que debes hacer es asegurarte es de que tu pareja acepte y quiera ser estimulado por su ano. Nunca lo obligues a hacer algo que no desee o con lo que no se sienta cómodo. Además, sería un completo fail que, sin consultarle, te adentres al lugar y se arme un zaperoco. Claro, si él es el primero que lo propone, mucho mejor.

El paso siguiente es excitarlo. Un besito por aquí, un besito por allá. Toqueteos caricias y, bingo, ya comienza a entrar en calor la cosa. A partir de ahí, sigue los siguientes consejos:

  • Hazle sexo oral, sabes que le encanta y harás que se concentre en ello.
  • Masajea su perineo (la parte de piel que hay entre su ano y su testículo) mientras le haces sexo oral.
  • Mueve el dedo alrededor de su ano, pon un poco de lubricante e introdúcelo con cuidado, suave, poco a poco, hasta siete centímetros. Vas a sentir como un bache, como un hundido, luego encontrarás un abultamiento como de 1 cm de espesor. Esa es su próstata, esa es su zona G. Intenta juguetear ahí dentro con delicadeza. Ve cómo reacciona tu pareja.

IMPORTANTE: Ten las uñas limpias, bien cuidadas, lisas y cortas. Es una zona delicada. Por supuesto, antes de hacer la faena, procuren ducharse e ir al baño y evacuar (ya sabes) por razones obvias.

¡Pero mi pareja se niega a tocarse por ahí!

En este caso, puedes estimular el punto G masculino de forma externa. Solo concéntrate en el perineo, presiónalo y masajéalo. Por ahí hay muchísimas terminaciones nerviosas que le harán sentir un inmenso placer.

Ligado al mismo tema de los prejuicios y el tabú, hay hombres que aceptan ser estimulados por ahí, dentro de su ano, y luego dicen que no sienten nada. Capaz sea cierto, aunque lo más probable es que digan eso para no quedar como hombres con orientación sexual dudosa. Ya ves que desde pequeños se les enseña el machismo, entonces ellos mismos no quieren sentirse como “raros”. En fin, es cuestión de mantener la mente abierta y de desechar pensamientos tóxicos.

Por último, no olvides que los hombres tienen muchas otras zonas erógenas en todo su cuerpo. Puedes recurrir a ellas siempre, y verás que estará embriagado de placer, gracias a ti y tus cariños traviesos.

Nuestros productos recomendados

Summary
El punto G masculino. Otro tabú sexual
Article Name
El punto G masculino. Otro tabú sexual
Description
Hablar del Punto G masculino es referirse, simple y llanamente, a su ano. Descubre dónde se encuentra y cómo se estimula, para que le des a tu chico una dosis máxima de placer.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *