Espiar el teléfono de mi pareja ¿Es correcto?

Todos en algún momento hemos caído en la tentación de espiar el teléfono celular de nuestra pareja temiendo al terrible “el que busca, encuentra”, incluso es normal entre muchas parejas que comparten sus contraseñas o tienen conocimiento de que el otro revisa su móvil, se considera una prueba de confianza en muchas relaciones.

Julia González González, psicóloga, expresa al respecto “De la mano de la desconfianza vienen las inseguridades. Muchas veces las propias inseguridades llevan a las personas a desconfiar de sus parejas sin ninguna razón aparente.” Por lo que no es necesario ver a nuestra pareja riendo con la pantalla para determinar que nos es infiel.

Imagina mensajes como “Que bien estuvo verte”; “te ves muy bien”; “me encantaría repetir lo del otro día”, “me gustas” y comentarios en redes sociales, las cuales aumentan la desconfianza entre parejas, pueden prestarse para malas interpretaciones y poner en situaciones comprometedoras al otro, si a esto le sumamos una mala comunicación, tenemos una discusión o un posible problema en la puerta; hasta la excusa de “solo lo haré esta vez”, incurrirá en una segunda, tercera y hasta quinta vez, convirtiendo el revisar el teléfono en un vicio.

Causas para espiar el teléfono de tu pareja

Revisar el teléfono celular de tu pareja, bajo ningún concepto es una buena costumbre, es importante mantener límites y una comunicación dentro de la relación. Si analizamos la raíz del problema, el que una persona sienta la necesidad de revisar el teléfono celular de su pareja indica que hay desconfianza, esto puede ser por varias causas, pero la principal es la desconfianza, otro motivo puede ser el querer controlar al otro, un impulso que es comprensible, pero que no justifica la acción. Sus causas más comunes son:

  • Desconfianza en los demás.

  • Necesidad de atención.

  • Inseguridad en ti mismo (a).

  • Dependencia a tu pareja.

Vídeo sugerido:

Si existen sospechas de infidelidad, es mejor enfrentar a tu novio o novia, no irrespetando el espacio ni la privacidad del otro, el primer indicio de una relación maltratada, ya que cuando una relación es sincera, y existe la comunicación, no hay necesidad de espiar; si ya hubo infidelidad por parte de tu pareja y no han podido superar ese momento, es necesario buscar ayuda y pasar la página.

No se está hablando de confianza ciega, siempre existe la posibilidad de que nuestra pareja caiga en la tentación y cometa errores, somos seres humanos, debes de saber que así mantengamos vigilada a nuestra pareja 24/7, para cometer una infidelidad no hace falta un intercambio de mensajes ni dejar registros, así que el hacerlo tampoco evitaría este amargo trago; por otro lado, suponiendo que encontramos evidencia, nuestra pareja en medio de la discusión puede también reclamar la violación de su privacidad.

Para evitar esta conducta, es preferible trabajar en una comunicación abierta y sincera, si a pesar de esto, se sigue teniendo desconfianza en la pareja, entonces se debe revaluar la relación y buscar ayuda, el problema puede ser de ambos, o solo de quién está cometiendo la falta.

No dejes que tu imaginación y los celos destruyan tu relación, simplemente date cuenta cuando tus celos tienen fundamentos y cuando son innecesarios, habla con tu pareja, tampoco es saludable que ambos se revisen el teléfono celular como acuerdo, la confianza no es algo que se deba obtener cediendo tu derecho  la privacidad.

El revisar un teléfono celular, es invasión de la privacidad desde todo punto de vista, y no permite vivir en plenitud la belleza de la relación, la cual debe tener como base el amor, el respeto, la confianza y la sinceridad, si tenemos todo esto en una relación, no se garantiza que no habrá problemas, pero sí que ambos trabajando por su relación podrán ser felices.

Nuestros productos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *