niño de mamá

Estar enamorada de un niño de mamá, «es ella o yo»

Los niño de mamá están en todos lados, hombres de veinte y pico, treintones y hasta de cuarenta años que son en extremo consentidos y apegados a sus mamás, ellas les hacen la comida, cuidan, alimentan, miman y en muchos casos hasta son la palabra final en las decisiones importantes en su vida.

Hay que saber diferenciar que este hombre no es aquel que se preocupa por su mamá como cualquier hijo normal o simplemente siente un afecto sano, no, se trata de aquel hombre criado en cierta medida machista y disfuncional, dando así lugar para encontrar algunas causas psicológicas para este problema, como la extrema dependencia de la madre del afecto del hijo y como eso afecta la mente del mismo.

El complejo de Edipo, teoría psicológica del reconocido Sigmund Freud quizás es la que mejor describa esta conducta. El hombre crece en hogar con carencia de figura paterna o un padre maltratador con su madre, en su rechazo hacía esta situación, la madre lo cría de manera sumisa, obediente e incapaz de tomar decisiones por sí mismo; también representa deseos amorosos y hostiles por parte del niño a los padres sin este ser consciente de esto, en casos extremos, puede derivar en relaciones amorosas incestuosas.

Bajo la teoría de Freud, encontramos a una madre que ha sido maltratada por su padre o esposo, que no recibe apoyo ni cariño por parte de su pareja por lo que arroja una cantidad excesiva de estímulos sobre su hijo, convirtiéndolo en un remplazo emocional para una pareja, haciéndolo el centro de su vida y chantajeándolo constantemente emocionalmente con comentarios como “Moriré sola”, “Nadie cuida de mi”, “Desde que ves a ____, ya no piensas en mi; por otro lado, tenemos al joven que crece con una rabia y/o reproche hacía la conducta de su padre, por lo que decide volverse el hombre de su madre, incapaz de construir una relación solida con otra mujer.

“Las conductas dependientes pueden generar problemas en todas las relaciones. La comunicación y la cercanía con la madre, en este caso, no es el problema, lo que nos deja saber que algo es inadecuado y disfuncional es cuando se observa que no se toman decisiones independientes”, indica la psicóloga y profesora de la Universidad Interamericana, Vivian Rodríguez del Toro. Con esto podemos observar, hombres que no se pueden desarrollar en el ámbito profesional, ni entablar relaciones sin la aprobación de su madre y nunca alejándose demasiado, necesitándolas aún estando casados.

Tenemos así un hijo que quizás tenga pareja, pero que en lugar de preocuparse por otra mujer para que te pongan los cuernos, tendrás de contrincante por su atención a tu mismísima suegra, quién representa el centro del mundo para tu nuevo amor.

Aquí tienes algunos tips para reconocer a un niño de mamá

  1. Necesita la aprobación de mamá para todo. Antes de cualquier decisión o evento, llama o va a casa de su madre para pedir su opinión y aprobación; además de ser la primera a la que le comunica cualquier acontecimiento en su vida, un claro signo de dependencia.
  2. Su mudo gira en torno a ella. En todas sus conversaciones menciona “mi mamá dice…”, o te compara constantemente con las cosas que hace su madre, como lo hace, todo será superado por la manera en la que lo hace su mamá, lo que demuestra su mamitis, y te disminuye a ti como persona.
  3. Es el tipo de persona que desea seguir comportándose como un niño, negándose a crecer por lo que necesita a su mamá cerca para que cuide de él, le resuelva la vida, en muchas ocasiones hasta mantenerlo, de ahí que haya hombres pasados los 30 que aún vivan con su madre, esperando una mujer que solo se convierta en un remplazo de ella.
  4. Es una persona pasiva. Esto se ve reflejado en su total incapacidad de tomar decisiones importantes en su vida, buscará una pareja que asuma este rol en su vida, que tome sus decisiones y así no tendrá que tomarlas ni enfrentarse a esa clase de estrés.
  5. Falta de compromiso. Tu hombre es totalmente incapaz de comprometerse en su relación, cancelando constantemente planes importantes para ustedes porque es incapaz de decirle que no a su madre con referencia a algo, también es importante destacar es que estos compromisos son primeros que los que haga contigo.

Ahora, estamos en una situación en donde el hombre está en el medio de una batalla, que es su culpa por su puesto y de su madre, pero de la que por la manera en la que fue criado no sabe cómo salir; la madre no quiere “perder a su hijo” y la pareja no quiere no desea obviamente, ser plato de segunda mesa.

Ante la constante intromisión de la madre en la relación, es obvio que existan conflictos en la pareja que afecten sus vidas juntos y su intimidad, ahora la pregunta será, ¿Qué debes hacer? Y aunque parezca complejo de manejar es algo posible, y no estamos hablando de poner a tu pareja a elegir entre su madre y tú, hablamos de otras posibles soluciones.

  • Habla con tu novio o pareja acerca de cómo te sientes y de cómo esta relación afecta su vida en pareja, es muy importante que él esté al tanto del modo en él que hace sentir. En esta conversación quizás descubran juntos el origen de este comportamiento, y puedan ayudarse a mejorar su relación; incluso puede ser buena idea conversarlo con tu suegra si existe la confianza, lo importante es que en pareja él te dé prioridad, estabilidad y seguridad.
  • Acudir a terapia de pareja, nunca está demás tener la opinión de un experto acerca de tema y este le hará ver a tu pareja el origen de su problema, mostrándole ciertas situaciones de su infancia que influyeron a lo que es él hoy; por otro lado, los hará reconectarse como pareja y salir adelante.
  • Dejarlo, suena crudo, pero si la situación comienza a ser enfermiza e incluso te hace sentir mal en muchos niveles, lo mejor es alejarse de personas que tienen problemas psicológicos y que no permiten que alguien los ayude.

Para salir de esta situación debes dejar de lado la rabia y ser honesta contigo misma, con tu pareja y tu suegra; colocar límites en los que la relación entre los tres funcione sin que nadie se sienta agredido o menospreciado; no es imposible hacer que estas relaciones funciones, solo requerirá de su esfuerzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *