Frases de Rayuela

Foto de Augusto Starita | Ministerio de Cultura de la Nación Argentina

Frases de Rayuela para enamorarse

Somos lo que leemos. Por eso es tan importante llenar nuestra vida de buena literatura, de vivir mundos creados por otras personas cuyos imaginarios abastecen nuestra mente de varias perspectivas para interpretar al mundo, cosa que nos permite abrir nuestros horizontes y de liberarnos del yugo de los prejuicios. Rayuela, esa fascinante historia de amor y de búsqueda de respuestas, escrita por el siempre admirado Cortázar, es una novela que nos amplía la manera ver la vida y las relaciones. Por eso, en este post, te traemos las mejores frases de Rayuela para que te embriagues un poquito de sus fabulosas líneas.

Cortázar, escritor argentino (que nació en Bélgica y murió en París), es una de mis personas favoritas en el mundo. Es autor de muchas obras, pero la más conocida es Rayuela, no solo por el tema que se plantea, sino por la manera de contarla y las diferentes formas de leerla. Pudiera decirse que Rayuela es un juego y su nombre no es en vano, leer esta novela es saltar y vivir, al mismo tiempo, el pasado, el presente y el futuro de la historia. El famoso tablero que el mismo autor propone para leer la obra, puede ser incluso renovado por el propio lector: hay personas que leen la historia de forma “mágica”, con dados o colocando el número de los capítulos en un sombrero para ir leyéndolos de acuerdo con lo que proponga el azar.

Fascinante, ¿no te parece? Esa es una de las cosas por las que Rayuela ha calado tanto en las personas que amamos la lectura. Pero, sin duda, el amor entre La Maga y Oliveira es lo que más nos llena -a los románticos- al momento de abrir el libro y empezar a leer sus páginas.

12 Frases de Rayuela

  1. “Me basta mirarte para saber que con vos voy a empapar el alma”.

 

  1. “El amor juega a inventarse, huye de sí mismo para volver en su espiral sobrecogedora, los senos cantan de otro modo, la boca besa más profundamente o como de lejos, y en un momento donde antes había como cólera y angustia es ahora el juego puro, el retozo increíble, o al revés, a la hora en que antes se caía en el sueño, el balbuceo de dulces cosas tontas, ahora hay una tensión, algo incomunicado pero presente que exige incorporarse, algo como una rabia insaciable. Sólo el placer en su aletazo último es el mismo; antes y después el mundo se ha hecho pedazos y hay que nombrarlo de nuevo, dedo por dedo, labio por labio, sombra por sombra”.

 

  1. “Amor, ceremonia ontologizante, dadora de ser”.

 

  1. “Por eso no seremos nunca la pareja perfecta si no somos capaces de aceptar que solo en la aritmética el dos nace del uno más el uno.”

 

  1. “Oh mi amor, te extraño, me dolés en la piel, en la garganta, cada vez que respiro es como si el vacío me entrara en el pecho donde ya no estás”.

 

  1. “Alguna vez había creído en el amor como un enriquecimiento, como una exaltación de las potencias intercesoras. Un día se dio cuenta de que sus amores eran impuros porque presuponían esa esperanza, mientras que el verdadero amante amaba sin esperar nada fuera del amor, aceptando ciegamente que el día se volviera más azul y la noche más dulce y el tranvía menos incómodo”.

 

  1. “Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiera elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto”.

 

  1. «Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja».

 

  1. «Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua».

 

  1. “Sacás una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, lo atás con ayuda de las palabras, y resulta que te quiero. Total parcial: te quiero. Total general: te amo”.

 

  1. “Música, melancólico alimento para los que vivimos de amor”.

 

Y la más popular de todas…

 

  1. “Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

Cortázar habla de Rayuela

La novela de los jóvenes

En el libro Cortázar de la A a la Z, aparece un apartado donde Cortázar se refiere a Rayuela de la siguiente manera:

Rayuela cuenta más para mí en cierto sentido que los cronopios. Los cronopios es un gran juego para mí, es mi placer. Rayuela no es mi placer; era una especie de compromiso metafísico, era una especie de tentativa para mí mismo, además. Y entonces (cuando se publicó) descubrí, en efecto, que Rayuela estaba destinado para los jóvenes y no a los hombres de mi edad. Nunca lo hubiese imaginado cuando lo escribí. Ahora, ¿por qué? ¿Por qué fueron los jóvenes los que encontraron algo que los impresionó, que los “impactó”, como dicen ahora en la Argentina? Yo creo que es porque en Rayuela no hay ninguna lección. A los jóvenes no les gusta que les den lecciones. Los adultos aceptan ciertas lecciones. Los jóvenes, no. Los jóvenes encontraban allí sus propias preguntas, sus angustias de todos los días, de adolescentes y de la primera juventud, el hecho de que no se sienten cómodos en el mundo en que están viviendo, el mundo de los padres. (…) Eso explica que el libro resultó un libro importante para los jóvenes y no para los viejos. (p. 236).

Rayuela, un libro amigo

En Cortázar de la A a la Z, hay una parte donde Cortázar menciona que recibió una carta de una chica estadounidense, de diecinueve años. En dicha carta, la muchacha le dijo que leer Rayuela la salvó de un suicidio. Quería quitarse la vida porque su amante la abandonó, el único hombre que había conocido y que amaba profundamente. La joven se sumió en la tristeza y compró varias pastillas para acabar con su vida. Antes de hacerlo, pasó dos días en la casa de una amiga y encima de una mesa estaba Rayuela. Leyó la novela toda la noche y tiró las pastillas porque se dio cuenta de que sus problemas no eran solamente de ella, sino de mucha gente.

Al respecto, Cortázar dice lo siguiente:

Fíjate la impresión que me hizo a mí esta carta. Fue increíble. Entonces yo le contesté dos líneas diciéndole: “mira, me hace muy feliz al pensar que la casualidad ha hecho que yo haya podido ayudarte como un amigo, porque si a lo mejor hay mucha gente que piensa matarse y un amigo está allí, y lo toma así, lo convence de que es una tontería”. Y desde entonces, hace cuatro años de esto, nos escribimos; ella me escribe, me manda poemas y le va bien. Supongo que tiene otro amigo y que está viviendo muy bien, ¿comprendes? (p.236).

 

¿Ya leíste Rayuela? Si ya lo hiciste hace algún tiempo, es momento de que la releeas. Recuerda que los libros son como un río, no son los mismos cuando vuelves a ellos luego de un cierto periodo de tiempo. Así como tú vas madurando, también las perspectivas de tus lecturas lo van haciendo. Es un libro que reta, y la vida se trata de retos. Léelo y enamórate.

Summary
Frases de Rayuela para enamorarse
Article Name
Frases de Rayuela para enamorarse
Description
Somos lo que leemos. Por eso es tan importante llenar nuestra vida de buena literatura. En este post, te traemos las mejores frases de Rayuela, escrita por el siempre admirado Cortázar, para que te embriagues un poquito de sus fabulosas líneas.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *