La homosexualidad en la Antigua Grecia
Mitología y Leyendas

La homosexualidad en la Antigua Grecia, cuestión de perspectiva

La homosexualidad en la Antigua Grecia tenía un cariz particular. El concepto de homosexualismo ha sido muy diferente a lo largo de la historia. El tabú con respecto al tema surgió a raíz del cristianismo. De hecho, las palabras homosexual y heterosexual son términos que vienen de mediados del siglo XIX.

Hay que recordar que la sociedad griega en la Antigüedad era hedonista y vivía su sexualidad sin pensarla como un pecado. Eso vino después, con el cristianismo.

De acuerdo con el arqueólogo Moisés Reixach, en la Antigua Grecia «la homosexualidad se medía por el binomio activo/pasivo. Lo importante era ser el activo, el dominador, ya fuese con un hombre o con una mujer. Lo mal visto era ser el pasivo, ya que simbolizaba debilidad, sumisión».

La pederastia y la homosexualidad aristocrática

La homosexualidad, sin embargo, no era aceptada entre hombres adultos de la misma edad. Lo único que era bien visto, por algunos, era la homosexualidad entre un joven y un adulto. Se trataba de una suerte de padrinazgo en la que un mentor (mayor de 40 años) asumía la formación militar, académica y sexual de un joven (entre 15 y 18 años), hasta que alcanzara edad suficiente para casarse.

Además, esa pederastia o “relación homosexual” solo era aceptada entre los miembros masculinos de la Aristocracia (aunque era objeto de burla por parte de los plebeyos). El lesbianismo era mal visto, así como las relaciones entre hombres que fuesen ciudadanos o esclavos, por ser considerados inferiores.

Asimismo, los parientes de esos jóvenes que asumían la actividad como una subasta, o los jóvenes que vendían sus favores, eran condenados por ir contra la dinámica.

Se trataba de una relación desigual. El adulto, erastés, era el amante, quien podía volverse loco de deseos sexuales hacia el joven. Pero el joven, erómenos, era el amado, debía ser inteligente, virtuoso y atractivo sin mostrar deseo hacia su protector, solo afecto y agradecimiento. Por supuesto que a puertas cerradas podía suceder cualquier cosa.

Amantes espartanos

En ciudades-estado muy militarizadas como Esparta, la homosexualidad, o pederastia en este caso, era vista de otra manera. De acuerdo con el arqueólogo Reixach, «A los 12 años se les asignaba un adulto como instructor (paidónomos), responsable de su educación y de inspeccionar sus progresos, especialmente en las habilidades militares».

Como en el ambiente castrense no podían mantener contacto mujeres, los jóvenes tenían sus primeras experiencias sexuales con sus propios compañeros. De hecho, podían enamorarse genuinamente y mantener relaciones afectivas como amantes. Creaban “auténticos lazos de amor y fidelidad entre compañeros de armas», relata Reixach.

Los espartanos veían en esas relaciones una lógica estratégica para las batallas. Según su pensamiento, el ejército espartano se mantendría más unido e invencible si sus miembros se tenían afecto de ese tipo. Pues cualquiera podría pelear con mayor ferocidad si veía a su amante caído por las armas enemigas.

Hoy en día el concepto de homosexualismo es mucho más aceptado en la sociedad occidental. Aunque todavía quedan trabas por superar, el amor libre ha llegado para dejar atrás los prejuicios que tanto daño han hecho a los amantes del mismo sexo

 

Summary
La homosexualidad en la Antigua Grecia
Article Name
La homosexualidad en la Antigua Grecia
Description
La homosexualidad en la Antigua Grecia tenía un cariz particular. El concepto de homosexualismo ha sido muy diferente a lo largo de la historia. El tabú con respecto al tema surgió a raíz del cristianismo. De hecho, las palabras homosexual y heterosexual son términos que vienen de mediados del siglo XIX.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *