Archivo de la categoría: Problemas de pareja

a mi novio le gusta otra

A mi novio le gusta otra, ¿qué hago? 😒

¡Ponte alerta! Ya escuchaste a Shakira en una de sus canciones: “las mujeres somos las de la intuición”. Y es que sí, cuando nosotras presentimos algo o tenemos ese pálpito característico, entonces se nos enciende y hasta nos ponemos un poco paranoicas. Si te estás preguntando “¿qué hago si a mi novio le gusta otra?”, es porque hay algo que te genera desconfianza o confusión. Aquí te explico algunas cositas al respecto.

Primer paso: Diagnóstico. ¿Cómo saber si de verdad a tu novio le gusta otra?

Si tu chico presenta los siguientes síntomas, puede que esté padeciendo de atracción hacia otra:

No quiere hacer planes contigo

Si se muestra aburrido o renuente hasta de verte, ahí hay algo que huele raro. Esa falta de interés tan evidente no es buena señal.

No hace lo posible para reconciliarse después de una pelea

Lo normal es que ambos siempre busquen la reconciliación después de una discusión mínima o grave. Si tu novio no muestra la intención de querer solucionar los problemas y los deja pasar, eso no es para nada positivo.

Se altera sin motivo alguno

La culpa es tan pesada, que tú chico irá acumulando estrés y diversas emociones. En algún momento estallará todo eso que lleva adentro. Y si estalla con mucha frecuencia, algo debe estar pasando.

Miente constantemente

Creo que dentro de todas las señales, esta es la más grave y la que más peso tiene. Nada arruina o deteriora más una relación que las mentiras. Si descubres varios embustes de tu chico, seguramente algo te está ocultando.

No quiere compartir fotos a tu lado en las redes sociales

Ojo, esto solo aplica para cuando tu chico es muy asiduo a las redes. Si tu novio es de esos instagrammers que no paran de postear, o lo hacen con frecuencia, fíjate si publica fotos contigo o no. Algo que deje constancia de que tú existes. Si no es así, puede haber algo extraño.

Segundo paso: Tratamiento. ¿Qué hacer si a mi novio le gusta otra?

Tranquila, que no cunda el pánico. ¿Qué tan fuerte es esa atracción? Ponte a pensar, ¿acaso no puede haber otros chicos que también te atraigan? Seguro te han llamado la atención algunos chicos, pero es algo que no disminuye tu amor hacia tu novio porque no llevas la atracción a los extremos.

 Ok, entiendo que hay distintos niveles de gustos que van desde la simple admiración hasta las graves y culpables ganas de querer engañar a la pareja con esa otra persona. ¿Realmente tu pareja ha llegado a cruzar ese umbral?

Soy de las fieles creyentes de que ante un engaño las relaciones quedan hechas añicos, así es muy difícil recuperar la confianza, y una relación sin confianza no funciona.

Primero asegúrate de que tus “sospechas” no sean producidas por simples celos e inseguridad. Es fácil confundirse cuando los celos están haciendo de las suyas en nuestras mentes.

Pero si estás segura de que a tu chico le gusta otra y se trata únicamente de una atracción común y corriente, para nada intensa, nada en particular, entonces take it easy, por lo general son formas de admiración pasajeras.

Al enterarte de que a tu novio le gusta otra, puedes reaccionar de dos maneras, como una ofensa personal (lo ves incluso como una infidelidad sentimental), o como algo perfectamente normal por tener ojos para ver. Por supuesto que enterarse de algo así no es fácil, pero si lo llevas con tranquilidad, todo puede resultar a tu favor.

Habla con él, acércate a él, dile que se desahogue y que te comente lo que siente. Un verdadero hombre te será sincero, y si en serio le importas, te será sincero y hará lo posible por cambiar sus actitudes y enfocarse en la relación de ambos.

Trucos para descubrir si tu pareja es infiel

Trucos para descubrir si tu pareja es infiel

Si sospechas de él, es por algo. Hay algo en tu relación que te hace dudar, y ya por ahí empezamos mal. Obviamente puede tratarse de que te estés imaginando cosas. Pero no nos engañemos, para querer descubrir si tu pareja es infiel, es porque algo viste o escuchaste que te dejó la espinita.

Pues bien, la infidelidad es una de las peores cosas que puede ocurrir en una relación, hace que la confianza se pierda. Una relación sin confianza no tiene futuro. Por eso la infidelidad es la razón por la que muchísimas parejas se separan. De hecho, descubrir la traición es algo doloroso. Deja huellas que hieren. Pero no te asustes, esas heridas se curan. Después de todo, el sol vuelve a salir.

El sexto sentido de la mujer funciona como una alarma. Gracias a esas “antenitas de vinil”, podemos salir de muchos apuros. En este caso, si tu sexto sentido te dice que hay otra, probablemente existan dos opciones: o eres muy desconfiada y te estás haciendo mentes sin sentido, o en efecto te están engañando. ¿Pero cómo saber si en serio te es infiel? Sigue leyendo.

Trucos esenciales para descubrir si tu pareja es infiel

Cambios de actitud

Evalúa si últimamente está siendo muy distante contigo. Pero no te equivoques. Hay veces que esos cambios de actitud se deben a mucho estrés en el trabajo o algún problema familiar por el que tu pareja esté atravesando. El punto está en la continuidad de dicha actitud. Si casi siempre está distante contigo, anda todo el tiempo nervioso o molesto, y ya ni te presta mucha atención, eso es señal de alarma.

Le presta demasiada atención a su teléfono

Gracias al celular, es muy fácil detectar infidelidades. Fíjate en algo, si tu pareja tuviera una aventura con otra, él no se despegaría del celular ni un segundo. Y si está contigo, capaz lo apague para que no le llegue ninguna llamada o mensaje que pudiera incriminarlo. Pero no hay señal más contundente que cuando se aleja de ti para atender su celular. No solo se aleja de ti, sino que, durante la llamada, habla en susurros para que no puedas escuchar. Si se trata de mensajes de textos, entonces se esconde o va al baño para responderlos. Si además se pone extrañamente nervioso porque agarras su teléfono, ahí hay un indicio directo de que oculta algo.

Tu vida sexual ha cambiado

Este no es un punto tan significativo, pues hay muchas parejas cuya sexualidad tiene altos y bajos, y eso no quiere decir que haya un tercero. Sin embargo, si tu pareja ya no te busca en la intimidad, si no da muestra de interés hacia tu cuerpo, definitivamente es sospechoso. Si te evita o te rehúye, es porque algo no va bien. Claro, capaz no sea debido a una infidelidad, ojo, no lo tomes demasiado alarmante. Pero mantente alerta. Lo mejor es hablar esto con tu pareja.

Hay ausencia en todos los sentidos

Tarde o temprano, si tu pareja tiene otra, necesitará pasar tiempo con ella. No importa si donde ellos se conocieron (en el trabajo o cualquier otro lugar) puedan tener tiempo de intimidad. Igual, en algún momento, va a querer estar por periodos más prolongados con esa persona. Si de repente te sale con que tiene que siempre tiene que hacer horas extras, o si lo mandan de viaje muy a menudo (tan a menudo que ahora lo ves solo los fines de semana), entonces hay algo sospechoso.

Sin ir muy lejos, fíjate si todo el tiempo sus reuniones se alargan y si, en dichas reuniones, no puede hablar contigo ni siquiera para saber cómo estás. Aparte, fíjate si estando a tu lado ya casi no habla contigo, si se muestra aburrido cuando le dices algo, si divaga y no te presta atención, si te deja hablando sola… Son ausencias que demuestran falta de interés.

Entonces, ¿qué hacer?

Lo más fácil es enfrentarlo y hablar sobre el tema. Las pruebas de la infidelidad pueden tardar en aparecer, pero siempre aparecen. Una llamada a deshoras, un mensaje imprudente, equis. Pero como puede darse el caso de que él lo niegue todo, entonces deberás saber detectar cuando miente. Vamos, si lo conoces, seguro sabes cómo se pone cuando dice mentiras. En caso de que sea un mentiroso profesional, entonces tendrás que decirle que no soportas la situación.

Si él te es infiel, el celular casi siempre tendrá pruebas. Pero no es sano que lo espíes. Además puede darse el caso de que él sea tan astuto, que ni siquiera el celular muestre indicios. De todos modos, lo normal es que lo hablen. Que se comuniquen. Si cuando lo estén hablando, él se muestra nervioso, irritado y te evade la conversación, definitivamente puede que esté con otra. En el mejor de los casos, te dirá la verdad.

No es bueno que sigas en una relación donde no hay confianza y que te causa tanto estrés. Evalúate también a ti misma, a los dos. Capaz él no te es infiel, pero hay algo en su relación que se quebró y que ambos necesitan resolver. De repente necesitan darse un tiempo para sanar, o simplemente necesitan reavivar las llamas del amor: todo es posible.

Créeme, si él es infiel, las pruebas siempre llegan más temprano que tarde. Lo que pasa es que algunas mujeres se vendan los ojos y evaden la realidad. Pero, en serio, las mentiras tienen patas cortas. Si eres lo suficientemente activa e intuitiva, sabrás cuando te está engañando. En todo caso, lo aconsejable es que le pongas fin a la relación y de que corten por lo sano. Si están cansados, entonces una palabra: divorcio. Claro que puede darse el caso de arrepentimiento, recuperación del amor y todo eso. Pero ya esa es tu decisión, si perdonar o no la infidelidad.

Estoy enamorada de un hombre casado, ¿qué hago?

Estoy enamorada de un hombre casado, ¿qué hago?

Si estás enamorada de un hombre casado, ya sabes que pisaste un terreno nada estable. De entrada, estamos hablando de una relación tóxica que dice a gritos lo mal que puede terminar todo si no pisas freno: el tronco con el que te vas a estrellar es tan fuerte, que todos tus huesos pueden quedar fracturados.

Este post no es para juzgarte, bastante mal debes sentirte con el hecho de que ese hombre sea de otra. Ya todos sabemos que la sociedad censura este tipo de fijaciones. Sabemos las etiquetas horribles que les colocan a las mujeres que se enamoran de hombres prohibidos. ¿Ya qué?, a fin de cuentas, nadie manda en el corazón.

Viste al tipo, bello como ninguno, galán, todo en él te encanta, lo ves pasar y se te mueve el piso, cuando habla te derrites. Si es feo, pero te gusta, whatever, te gusta y ya. Vale, el problema es solo uno: está casado. La angustia aumenta si, además de casado, tiene hijos. Te sientes más culpable porque probablemente estés rompiendo un hogar.

A ver, ¿ya comenzaron la relación?

Importante este punto. Una cosa es que te guste un hombre casado. No hay nada malo en esto. Es normal sentirse atraída hacia un hombre que cumpla ciertas características. Está bien que te encante verlo, etc. Total, si no pasa de ahí, no estás perjudicando a nadie. El problemón viene si ya comenzaste la relación, si ya hubo un beso, si ya compartieron una o muchísimas noches. Ojo, hay mujeres a las que no les importa, en absoluto, “ser la otra”. Pero si tú estás aquí buscando consejos, es porque algo te golpea en la conciencia.

Lo primero: el que juega con fuego, se quema

Supongamos que lo tuyo es de ratico. Que quieres comer de ahí, pero sin llevarlo muy lejos. Vale, yo te aviso, amiga. ¡No te engañes! ¿De verdad solo quieres satisfacer tu ego y tu capricho? Mira que mientras más pienses así, más te atas a esa relación tóxica y, mientras más lejos lo lleves, más involucrada estás y más difícil se hará detenerlo. Admite que si te enamoraste, ya no hay vuelta atrás.

Lo segundo: empatía

Nada mejor que hacer un ejercicio de empatía. Ponte en los zapatos de todos los actores de la relación. A ver, imagina que eres la esposa. ¿Cómo te sentirías si tu marido te engaña con otra? Es posible que seas de las mujeres que, ciertamente, eso las trae sin cuidado. Pero aun así, ¿cómo te sentirías si traicionan tu confianza? No te hagas la mujer de hierro, a todo el mundo le afecta cuando le mienten y le engañan. A menos que sea un acto consensuado, pero no es el caso.

La pieza clave de todo el problema: Él

Si llegó a ti diciéndote: “mi mujer ya no me ama, no es la misma, nuestro matrimonio se acabó hace mucho tiempo”, “mi mujer es mala, me maltrata, ya entre nosotros no hay nada”, “hace mucho tiempo que no tenemos sexo y el amor se acabó”, “tranquila, terminaré mi matrimonio, pero vamos a esperar que los niños crezcan para no lastimarlos tanto”, “mi mujer también tiene otro hombre, lo que es igual no es trampa”, ¡ES UN MENTIROSO!

Te digo por qué es un GRAN mentiroso: porque a pesar de eso que te dice, todas las noches se acuesta con su mujer. Y en caso de que no lo haga todas las noches porque está contigo, ¿adivina qué? En esos momentos tú eres una junta o viaje de trabajo, una salida con amigos o con algún familiar. Nunca eres tú, siempre estás oculta, siempre estás en las sombras, siempre eres la otra, de la que nadie debe saber.

A estas alturas, mujer, no te pongas a creer en cuentos de camino. Si ese hombre casado fue capaz de engañar a su esposa, ¿cómo eres capaz de confiar en él? Una cosa es que se haya separado de ella y que todavía no llegue el divorcio. En ese caso, fino, no estás transgrediendo nada. Otra cosa, muy distinta, es que él siga estando con ella y que tú seas la amante, la otra.

A ver, si de verdad le va tan mal en su matrimonio, ¿por qué no se separa y ya? ¿Qué lo ata? ¿Los hijos? No te pongas a creer en eso. El que no es feliz en su matrimonio, lo termina y ya. No te pongas a creer en telenovelas baratas donde hay personas malas y mafiosas que tienen al hombre amenazado para que mantenga su compromiso. Tú no vives en una telenovela.

¿Sabes qué marca la diferencia? Un hombre honesto que se acerque a ti con todas las le da ley. En proceso de divorcio, separado de su ex mujer. En ese caso, nada debería perturbarte. Pero si se acercó a ti estando casado, ya es para que empieces a dudar de todas sus intenciones. De hecho, es muy probable que todo lo que te dice a ti, se lo diga a otras.

Cosas que debes saber si estás enamorada de un hombre casado

La crudita verdad: está casado con otra   

Ya por ahí, hay mucho obstáculo. No importa la forma en que lo conociste, es una trampa de la vida. Es una situación peligrosa en la que tú puedes terminar amándolo perdidamente, mientras él no tiene planes de separarse de su esposa. ¿Quién sale perdiendo? Tú, como la propia tonta. ¿Te mereces eso? ¡Por supuesto que no! ¡Reacciona!

Tanto su esposa como tú, son víctimas. Él no tiene por qué estar engañándola ni por qué calentarle la oreja a otra. Date cuenta, eso habla muy mal de él. No es un buen hombre.

Sigue durmiendo con su esposa

Mientras tú estás sola en tu cama, con deseos de abrazarlo, él está con su esposa, teniendo sexo o haciendo cualquier otra cosa. Eso de que ya no tiene relaciones con su mujer, es una completa mentira. No te dejes engañar, ¿acaso tienes cinco años?

No es fácil tu situación

La gente te juzga. Es la verdad. Aunque no te importe el qué dirán, muy en el fondo te afectan las miradas escrutadoras y las etiquetas de mal gusto. Aunque tu mejor amiga te apoye, si es buena amiga, seguro te dirá lo mismo: desiste de esa relación, no trae nada bueno a tu vida.

Su esposa y sus hijos siempre serán primordiales

¿Qué esperabas? Eres la otra. Él será capaz de aplazar todos sus “planes” contigo si tiene que hacerlo. Más si te trata de su mujer o de sus hijos. ¿De verdad te gusta seguir siendo el plato de segunda mesa?

Cuidado y quedas embarazada…

Lo peor es que quedes embarazada de un hombre casado. Eso no te da seguridad de que se quede contigo. Al contrario, si fue capaz de engañar a su mujer, con toda seguridad te dejará sola con el muchachito. Te repito, querida, no estás en una telenovela. Sería chimbo que tu hijo crezca sin padre y sin ningún derecho.

Bajas probabilidades de que prospere la relación

Imaginemos un “mundo feliz” en el que, en efecto, el hombre deja a su esposa y se queda contigo. Te digo, siempre estará la sombra de ella, de los sentimientos de culpa por haber dejado a su familia. Además, créeme, cuando seas su nueva esposa, ¿quién te asegura que no te vaya a hacer lo mismo que a la otra? Una vez que dejes el puesto de la “amante”, recuerda que sigue quedando vacante.

La amante es un objeto de entretenimiento

Solo sexo y nada serio. Eso significa una relación de disfrute, de a ratos. De sí, pero no. Esa es la relación de la amante. El hombre quizá lo haga por aburrimiento, porque le gusta sentir la adrenalina de lo prohibido. Aun así, es incapaz de dejar a su mujer porque, dentro de todo, es a la que tiene segura.

Te estás cerrando los caminos tú misma

Hay más peces en el mar. No confundas amor con capricho. Si fuera verdadero amor, si ese hombre en serio te ama, no estaría haciéndote pasar por tantos dolores de cabeza. Si fuera un hombre de fiar, con los pantalones bien puestos, no se hubiera involucrado contigo antes de dar por terminado legalmente su matrimonio. No te encapriches con alguien que no vale la pena y que te trata como una cosa desechable.

Por más que tu papel como amante sea desde hace años, hay algo que no funciona y no te mereces las migajas. Valórate a ti misma. Reconoce que ese hombre no es para ti y aléjate. En caso de que la relación apenas comience, mejor para ti, tienes más chance de dejar todo hasta ahí, antes de que otras personas salgan lastimadas. Se requiere fuerza de voluntad, pero sí se puede lograr. Por supuesto, no te hagas una mártir, no te obsesiones (fácil decirlo, difícil hacerlo). Igual, no es el fin del mundo. Limpia tu karma y ábrete a nuevas y mejores posibilidades.

Nuestros productos recomendados

El dinero en la pareja

El dinero en la pareja, ¿puede ocasionar problemas en la relación?

Estando en una relación, nos encontraremos con distintos problemas que pudiésemos solventar si tenemos la información suficiente, ya que al instruirnos de algún consejo, podemos ponerlo en práctica, haciendo que dichos enfrentamientos disminuyan y con el tiempo mejoren. El dinero en la pareja, en algunos casos, puede formar parte de esos problemas.

La pareja y el dinero son una contrariedad bastante arraigada, y mucho más común de lo que se piensa. Se trata de un arma de doble filo, y es que, en un lado positivo, si ambos participantes cuentan con un buen presupuesto, habrá mayor posibilidad de no caer en la monotonía, pues bien sabemos que con dinero se puede viajar, tener mejores cosas materiales, posibilidad de pagar por un hogar, ente otros. Por otra parte, lo negativo es que cuando este dinero no está de manera fluida, empiezan las deudas, de estrés y por ende, problemas en la pareja.

En una relación, lo importante es ser equivalente en cuanto a temas de dinero, aprender a compartir ambas partes. Muchas parejas que han terminado por ese tema, finalizan las cosas por humillaciones porque uno tiene más que el otro, o incluso el resentimiento y la envidia se apodera y hacen que se quiebre el noviazgo o el matrimonio.

El dinero en la pareja y sus usos

Para hablar del dinero y las parejas, es importante esclarecer los usos de este capital en la vida del ser humano. Normalmente el dinero se utiliza para los siguientes fines:

  1. Expresión de afecto

El dinero sirve para demostrarles a las personas el cariño que le tenemos.

  1. Delimitador de poder

Establece quién tiene poder en una relación sentimental, familiar y de amistad.

  1. Hacer venganza o justicia

El dinero a veces funciona como una especie de castigo cuando existe una falla, por ejemplo, que te descuenten un día de salario en el trabajo por haber faltado.

  1. Emplear gratitud

Generalmente, cuando estamos agradecidos, le entregamos un presente comprado por dinero, o simplemente le regalamos dinero a alguien.

  1. Crear manipulación a los demás

Muchas veces con el dinero se puede manipular a una persona para conseguir algo especifico.

  1. Valorar a las personas y a nosotros mismos

Ayuda para aportar importancia que le tenemos a alguien o a uno mismo.

  1. Llenar vacíos emocionales

El dinero puede sustituir vacíos emocionales. Se encuentran muchos casos de mujeres que deciden cambiar su apariencia, cuando, por ejemplo, están deprimidas.

 

Características de las parejas que terminan por dinero

Aunque este tema acarrea muchos inconvenientes distintos, es necesario puntualizar las características básicas que presentan parejas con problemas de poder adquisitivo:

  1. La falta de poder económico

La primera y la más relevante, cuando falta dinero, sobra el estrés, ya que hay deudas por pagar, comida que comprar, reparaciones que hacer en el hogar, entre otras. Esto hace inicialmente que empiecen los problemas y las incomodidades.

  1. Maneras de gastar el dinero

Cuando se está en una relación, se debe pensar en conjunto. Uno de los otros problemas habituales que se presentan por el dinero, es la manera de gastarlo. Por lo menos, hay mujeres que quieren gastar el dinero en cosas innecesarias (zapatos, ropa, entre otros), sabiendo que hay otras prioridades (pagar servicios, comprar comida…), de igual manera ocurre con los hombres (que tienden a gastar en cosas como: herramientas que no son necesarias, licores…). Todo es cuestión de promediar, si bien hay que darse algunos gustos, viviendo en conjunto o incluso solo, debemos delimitar las prioridades. Una vez resuelto, podemos gastar lo que nos queda en nosotros, tampoco se trata de limitarnos y no comprarnos nada, pero normalmente hay cosas más importantes.

  1. Tratar de vivir a un nivel que no se puede

Hay que tener en cuenta en qué nivel se está, para saber qué hay que hacer para surgir o mantenerse balanceado, no se puede gastar como ricos, sabiendo que los ahorros no dan, por eso muchas parejas se van abajo, no saben cuidar el dinero, se crean fugas monetarias que poco a poco aumentan.

  1. Usar el dinero para desprestigiar y controlar

La falta de respeto, y la manipulación se pueden presentar, en el caso de que alguno de los integrantes de la relación tenga dinero y el otro no. Esto es un hecho bastante negativo, y súper nefasto, ya que se excede el control, y también las ganas de degradar. A veces no es de forma directa, pero es igual de malo como hacerlo sin precedentes. No se valoriza el amor, y existe un grado de egoísmo por parte del victimario.

  1. Desacuerdos

Como se dice comúnmente: “Cuentas claras, preservan amistades”. Este dicho deberíamos ponerlo en práctica también con familiares y parejas. Cuando nos referimos a desacuerdos, es a la falta de comunicación, el no ser claros y no tener límites en cuanto a cómo se van a dividir los gastos, si todo va a una cuenta en conjunto o a una individual, entre otros. Este último aspecto es bastante importante tenerlo claro, porque con frecuencia, quien gana más piensa que, dado que es quien más aporta o quien mantiene la casa, es quien tiene todo el poder, por lo que su pareja tiene que someterse y no opinar tranquilamente.

Soluciones para mejorar una relación que se ha deteriorado por el dinero

Aunque el dinero en la pareja podría causar muchos malestares, si hay amor, se puede solucionar todo tipo de inconvenientes.

  1. Descubrir si realmente el dinero ha desmejorado la relación

Hay que recordar que una relación puede presentar múltiples problemas, pero sentarse a hablar sinceramente, buscando la falla, es importante. Al descubrirse que el tema de los problemas es la situación económica, se da un gran paso, porque se acepta que no es un problema de cariño, solo son malentendidos que crea el estrés por dinero.

  1. Negociación del problema

Así como se negocia para un asunto laboral, se deben negociar las soluciones para que ambos empiecen el cambio. Se debe hacer de manera respetuosa y calmada, tratar de puntualizar cada una de las cosas que les molesta y exponerlas, es lo más sano y recomendable.

  1. Hablar sobre lo que cada uno aporta

No solo en el tema monetario, háganle saber a su pareja qué aportan en el hogar y en la relación amorosa.

  1. Aprender a administrarse

Se recomienda hacer una lista de los gastos que deben cubrirse, luego hagan un presupuesto en función de esa lista, (recuerden dejar algo de ahorros para imprevistos). Luego de esto, si les sobra dinero, demuéstrenle al otro en qué les gustaría gastarlo, deben ponerse de acuerdo en que cada quien pueda disponer de una parte.

  1. Recordar que el dinero tiene el valor que se la da

Este valor debe ser balanceado.

  1. No mentir con los gastos

Esto indudablemente genera desconfianza y problemas.

  1. No invadir espacios personales

Es normal que estando en una relación se comparta relativamente todo, pero el problema surge cuando ese compartir se convierte en control, debemos respetar el dinero de nuestra pareja, es decir, no discutir por la compra de algo (al menos que afecte el presupuesto que conciliaron), tampoco se le debe obligar que nos de sus claves de cuentas, entre otros.

  1. Tener buena comunicación

Está demostrado que una pareja que se sabe comunicar, tiene una relación más feliz y estable. No podemos dejar que nada se nos salga de las manos, si algo nos molesta debemos hacérselo saber de una manera humilde, al igual que, si algo nos agrada debemos decirlo. Esto fortalecerá más el romanticismo, la credibilidad, el respeto y la confianza.

Terminar una relación de pareja

¿Cómo terminar una relación de pareja de manera saludable?

¿Ya no te sientes estable y no sabes cómo terminar una relación de pareja sin tener muchas complicaciones?

¡Entonces deberías tomar estos puntos en cuenta!

 

Terminar una relación es un tema sumamente delicado, ya sea por razones obvias, o incluso algunas bastante confusas. Cuando nos sumergimos en este deseo, una serie de complicaciones mentales hacen que dudemos mucho de nosotros mismos, que nos sintamos mal por la decisión que queremos tomar y alargamos el proceso de culminación, trayendo como consecuencia más malestares que no solo nos afectan a nosotros, sino a nuestra pareja.

Dicho esto, y haciendo un análisis, ¿qué razón pudiéramos tener para querer sacar a alguien de nuestra vida? La respuesta no es concreta, múltiples factores desquebrajan el deseo de mantener la llama viva, ya sea porque en la relación existan constantes discusiones, situaciones de infidelidad, distancia laboral, problemas de intimidad, cansancio de la rutina, entre otros.

Toda ruptura afecta a nuestro cerebro, haciendo que se concentren una serie de sentimientos como: la ira, la tristeza, la venganza, la desesperación e incluso hasta alivio. Sea cual sea que se presente, nos hace sentir extraños, sublimes y desconcentrados. Pero con todo y eso, tenemos que tomar fuerzas y mentalizarnos de que nunca es fácil decir adiós (al menos que sea una relación terriblemente tóxica, y sin embargo, aún cuesta deprenderse). Aparte de ser fuertes, debemos ser muy metódicos, tomar una decisión de esta magnitud no es a la ligera, los sentimientos humanos son bastantes complejos, y aunque de igual manera vamos a herir, al hacerlo con delicadeza, nuestra posición de mártir será mucho menos pesada.

 

Razones por las cuales las parejas tienden a separarse

Aunque anteriormente solo nombramos algunas de estas razones, es importante describirlas, ya que así podremos delimitar el tema mucho mejor:

Infidelidad

La infidelidad es como un virus que se encuentra en el aire, flotando encima de las parejas. En muchas ocasiones logra adentrarse en una relación ocasionando su destrucción o dejando secuelas negativas que se hacen muy difíciles de eliminar, otras veces simplemente pasa totalmente desapercibido. Ya cuando una relación se ve atacada por este problema, queriéndolo o sin querer, todo queda en un nivel muy bajo de confianza, pocas ganas de seguir y sobre todo cero ganas de perdonar. Pero irónicamente, y aunque suene increíble, muchas veces al ocurrir una infidelidad las personas no se separan por eso, sino que toman esta muestra de debilidad como un rumbo del cual apartarse, ya que antes se estaban concentrando problemas entre ambos participantes, y en un momento de descuido, todo se puso mucho peor, muchas veces una infidelidad es un detonante para demostrar que nada estaba bien.

Incompatibilidad

Muchas parejas no siguen de manera precisa el ritmo que se debe tener al participar en una relación amorosa. Ya sea por temas de personalidad, maneras de pensar y actuar, la compatibilidad se hace escasa, al igual que la presión social crea una incomodidad, ambas personas no están compenetradas. Se dice que los opuestos se atraen, sin embargo el extremo nunca es bueno. Las personas suelen confundir atracción con deseo de asentarse, y esto ha sido una problemática que ha perdurado en el tiempo. Personas que no se conocen bien a sí mismas piensan que estando juntas podrán hacerlo sin problemas, y aunque sí, a veces puede darse el caso, muchas veces el no tener una identidad concreta se destaca en los problemas de personalidad; generando discordia y malos entendidos, haciendo que acoplarse sea difícil y desalentador.

Aburrimiento

Normalmente, al iniciar una relación, el entusiasmo va de la mano con la felicidad, pensamos que estos momentos nuevos serán para siempre y no vemos defectos en la otra persona, todo es 100% asombroso. Pero con el pasar del tiempo empezamos a notar los defectos que siempre estuvieron ahí, pero que no fuimos capaz de ver o aceptar. Nos damos cuenta que en vez de dar mucho, entregamos menos, que la apatía empieza a invadirnos, y que damos por sentado que la otra persona aunque siempre está ahí, no necesitamos darle un cuidado, ese que entregábamos al principio. Todo este aburrimiento es totalmente mejorable, pero depende de cada persona querer tener el valor para hacerlo. Existen parejas que han podido pasar esta prueba y seguir adelante, mirándose con el mismo amor que lo hacían al principio cuando se conocieron, pero por otra parte muchas otras deciden abrirse paso y probar emociones en otro lado, ya sea solas o con alguien nuevo que ha llegado a su vida.

Falta de comunicación

Un problema muy común. Está comprobando que la falta de comunicación trae consigo una serie de momentos catastróficos, quiebran la relación poco a poco, no existe empatía y entendimiento y ahí empiezan los problemas, la intolerancia y la falta de entendimiento. Este signo de estropicio inicia normalmente cuando una pareja siente que debe abstenerse de decir lo que piensa en un momento específico, piensan de forma errónea que dejar las cosas “a medias”, para no crear disputa “innecesarias”, harán que todo se arregle por sí solo, y terminan alejándose más y más, creando un cierre a la relación con el pasar del tiempo y dejando al aire tantas cosas que se pudieron haber hecho para mejorar todo.

Expectativas

Es inevitable tener expectativas para todo, esencialmente al adentrarnos en una relación. Pero el problema depende de qué nivel de expectativas tengamos, y la relación que tenemos. Si bien muchas parejas se encargan de dialogar acerca del futuro, muchas veces no son equitativos en agregarle la dosis de realidad y, al encontrarse de frente con las mismas, terminan dándose cuenta que no es como lo imaginaron.

 

¿Cómo terminar una relación de pareja de forma sana?

 Sabemos que la ruptura es difícil, y ser la persona a la que le hayan dado esa noticia lo es aún más. Pero si ya se ha pensado y no se ve otra salida, debemos hacerlo. La infelicidad no debe estar rondando por nuestro ser a causa de una relación que no nos genere nada positivo. Ahora, resulta de suma importancia hacerlo de la manera menos dolorosa posible para ambas partes, y eso requiere madurez y autocontrol.

Debes tener en cuenta la siguiente información para que el fin de la relación no sea tan indignante:

Maneja y proyecta muy bien tus emociones

Esto es fundamental. Normalmente las relaciones terminan muy mal, y esto se debe a la forma en cómo decimos las cosas. Se debe tener una actitud serena, y aunque suene imposible, la relajación debe mantenerse. No es fácil tener un dialogo de este tipo con nadie, ya que las emociones siempre quieren salir a flote, y al hacerlo modifican el temperamento y el comportamiento. Se debe tener consciencia plena de que la forma en que lo hagas, quedará en tu mente y en la mente de la otra persona para siempre. Si termina una relación con gritos, balbuceando groserías y maldiciones, se crearán rencores que a la larga nos invadirán por un tiempo prolongado, haciendo que nos sintamos muy mal por dentro y por fuera.

Debes haber asumido antes todo lo que iba a suceder

Siempre hay un antes y un después, y tomar esta decisión equivale a haberla tenido en nuestra mente desde hace algún tiempo. Aunque no lo creas (y sea muy distinta la situación al tenerla en frente de nuestros ojos), haber canalizado la información antes del suceso nos hace más aptos para enfrentar el porvenir, ya que se tiene una idea de los posibles escenarios que van a desarrollarse y puede que estemos preparados para ser testigos de la reacción de la otra persona.

Afronta el diálogo de la mejor manera

Es de vital importancia que hables de frente con tu pareja, no puedes declinar de la relación por un medio que no sea ese ya que no es adecuado. Al enfrentarte con la presencia de la persona, te sentirás mejor e incluso le darás la oportunidad a ella también para que exponga sus inquietudes y se desahogue, cosa que será lo mejor para ambos. Antes de este diálogo debes prepararte mental y físicamente, pues tendrás que decir tantas cosas que seguro tenías guardadas y escuchar cosas que probablemente desconocías.

¿Qué se debe hacer cuando finaliza una relación?

Después de terminar con alguien, lo mejor es asumirlo de una vez. Es difícil, pero no imposible. Ya la relación no daba para más, no podemos engañarnos pensando en que quizás todo mejore tan rápidamente, y en poco tiempo podrán unirse y mejorar la situación que antes presentaban. Son muchas las emociones que presentarás dentro de ti, (ya sea la persona que terminó todo, o a la que terminaron), por esto te verás tentada(o) a querer volver, pero debes saber que esos son impulsos de momento. Las cosas pueden mejorar, pero será con el paso del tiempo, no al instante en que todo se desplomó.

Evita cosas básicas como: ir a lugares que ustedes frecuentaban juntos, escuchar música que te recuerde a esa persona, llamar para saber cómo está, o querer saber qué está haciendo. Debes sumirte en soledad por un tiempo y no para provocarte un profunda desdicha, sino para conectarte contigo, conocerte, pasar por distintos estados, avanzar y enfrentarte de nuevo al mundo con tu propio “yo” mejorado.

Amor asfixiante

Amor asfixiante y sus complicaciones en la pareja

¿Sientes que estás atrapada o atrapado en un amor asfixiante y ya no sabes qué hacer?


¡Te damos consejos para sobrellevar esta situación!

 

Cuando hablamos de relaciones de pareja, siempre tenemos que tener en cuenta lo que se debe buscar, es decir, una compenetración física y sentimental totalmente sana. Lastimosamente, por falta de educación, valores, conocimientos (y múltiples factores más), muchas veces cruzamos el límite de respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos(as), y no nos damos cuenta de que estamos generando poca armonía, peleas innecesarias, estrés, ansiedad y ganas de tener el control de forma excesiva sobre nuestra pareja.

Basándonos en que las relaciones amorosas deben tener un vínculo fuerte y armonioso, en algunos casos (por no denominarlos los casos más comunes) algunos de los dos participantes de la relación destaca por tener una personalidad posesiva y muy tediosa de llevar. Esto lo generan celos irracionales e inseguridad que la persona usa como defensa ante situaciones comunes, empleando un reflejo propio de su ser que luego proyecta en el otro individuo, causando malestar en distintas ocasiones. Bien sabemos que, como seres humanos, nos gusta sentirnos celados de nuestra pareja, nos da un aire de satisfacción porque nos sentimos importantes, es válido poder tener este tipo de sensaciones. Pero no podemos engañarnos pensando que los celos excesivos son gratos y necesarios PORQUE NO LO SON, afectan y dejan marcas que pueden volverse cicatrices si no se tratan a tiempo.

La sinceridad debe ser un punto poderoso en una relación. Muchas personas no saben ir directo al grano, es decir, prefieren señalar y tomar una actitud inapropiada antes de preguntar, se adelantan a hacer señalizaciones casi siempre equivocadas, tomando sus propias conclusiones y creando huecos mentales en donde se supone debe haber un puente que conduzca a una comunicación plena.

Razones por las que algunas parejas son asfixiantes

Existen distintos temas que pueden abordarse, como por lo menos:

La inseguridad

Es la falta de seguridad que se presenta en una persona, esto se debe a vivencias, momentos específicos, incluso por ciertos aspectos sociales, también por sus características mentales y físicas.

La baja autoestima

Esto se define como aquella dificultad interna que tiene la persona, le cuesta sentirse valiosa en lo profundo de sí misma, y por ende no siente capacidad de ser querida por los demás.

La educación

Crecer en una familia que no se constituyó de valores positivos, fuertes y bien forjados, afecta el sistema sentimental de una persona, dejándola vacía en distintos aspectos y haciendo que dichos vacíos afecten su entorno.

 

Síntomas de un amor asfixiante

Logra hacerte sentir culpa por cosas que no deberías

De repente, tu pareja se enoja de forma exagerada porque vas a una reunión con tu círculo de amigos, y te hace sentir mal por no compartir con ella (por más de que compartan todos los días, por ejemplo).

Tu pareja no es capaz de que te relaciones con nadie más (de una manera no amorosa)

Por ejemplo, te cela de familiares y amigos muy cercanos, por el hecho de que no soporta que en un momento de tu vida, no sea tu prioridad. Es decir, en términos generales, te trata como si fueras de su propiedad.

Busca controlarte en todo sentido

Formas de vestir, maneras de comportante. Quiere conocer cuánto dinero manejas en tus cuentas personales, en qué momento te trasladas de un lugar a otro, todo esto de una forma exorbitante.

Renuncias a las cosas que te gusta hacer

Te has encontrado con el hecho de renunciar a muchas cosas, ya que si tu pareja se irrita por querer hacer algo que te gusta (o que sencillamente quieres hacer), prefieres evitar algún tipo de discusión con ella limitándote a hacerle feliz de alguna manera.

Las discusiones son frecuentes

Y normalmente las empieza la otra persona, además se desarrollan por cosas insignificantes, desde quién dejo la luz del baño prendida, o hasta por visualizar una imagen de Internet.

Vives en un estrés constante

Te irrita muchas veces la presencia de tu pareja, estás siempre a la defensiva y has notado que el apoyo que se necesita al consolidar algo tan bonito como una relación, es nula o insuficiente, es decir, no llena tus expectativas.

No hay control emocional de las dos partes

La relación está marcada por constantes altibajos, por cambios bruscos que van desde la felicidad hasta una rotunda tristeza en un abrir y cerrar de ojos.

Consejos para salvar tu relación

Ya conoces ciertas definiciones y seguramente estás corroborando si tu pareja presenta estos síntomas. Ahora te traigo unos consejos que pudieran ser útiles si quieres salvar tu relación:

Comprometerse a arreglar el conjunto de situaciones que tanto les afecta

Se debe estar consciente de que se necesita tiempo y esfuerzo para arreglar las cosas. ¿No has escuchado la expresión de subir “peldaño por peldaño”? Eso esto es una gran verdad y es súper importante, ya que al buscar resolver los problemas, es necesario que se encuentre latente el querer mantener la relación estable, hacerlo con dedicación y PACIENCIA. Poco a poco verás resultados si ambos ponen de su parte. Recuerda que un bebé antes de caminar, aprende a gatear. Toma ese ejemplo en tus relaciones interpersonales y tendrás una idea de cómo trabajar en ser paciente.

Analiza tu interior y delimita si necesitas esa relación

Se debe tener consciencia y humildad para analizar qué ha pasado, y para reconocer tus propias faltas ante la actitud asfixiante de tu pareja, debido a que por más toxica que se ha vuelto la persona, no es la única que ha fallado, una relación es de dos. Luego de esto, busca dentro de ti una balanza, qué ganas y qué pierdes al separarte o seguir con tu pareja. Puede ser todo un reto, pero es un gran paso que debes tomar si quieres arreglar tu relación.

Habla con tu pareja de manera respetuosa y seria

Para hacer esto, debes elegir el momento ideal para hablar de los problemas del amor, tiene que ser en un lugar donde tú y tu pareja estén relajados y se sientan en confianza, ya que solo así podrá ser productiva esta charla. Una vez que hayas encontrado el momento, debes explicarle cómo te sientes, escuchar lo que la persona tenga que decir, realizando un debate maduro. A su vez, debes enseñarle las posibles maneras de mejorar en todo sentido ya que tú eres la persona más afectada que ve todo desde un punto distinto. No olvides comportarte de manera sincera y relajada.

No está de más buscar ayuda profesional si es necesario

Hay relaciones que se ven sumidas en problemas muy complejos. Por ejemplo, si existen problemas emocionales y de personalidades, debe tratarse con un profesional, ya que en este caso se va de las manos. Una relación sentimental requiere cariño, lealtad y dedicación para repararse.

Se debe olvidar el pasado de parte de ambos

Se debe mirar hacia adelante, no hay por qué desenterrar el pasado si se busca arreglar una relación y perdonar a tu pareja porque la quieres y necesitas que tu relación sea sana. Perdónate, perdónala y sigan adelante con los consejos y lecciones que se le han dado.

Para conocer más información te dejo un video educativo, realizado por Cesar Lozano, reconocido Doctor Mexicano, creador de muchísimos libros de autoayuda, y especializado en salud mental:

 

¿Qué hacer si tú eres la persona obsesiva y asfixiante dentro de tu relación?

Hasta ahora hemos tratado el tema desde la visión de una persona afectada por una pareja muy dominante, pero si estas presentando este tipo de situación y eres la persona que causa malestar con tus actitudes posesivas, debes hacerte a ti mismo(a) algunas preguntas y contestarlas de una forma sincera, te ayudarán a encontrar la raíz del problema y hacérselo entender a tu compañero(a):

  • ¿Realmente qué siento cuando mi pareja sale a disfrutar con sus amistades sin mí? ¿Serán celos, desconfianza, envidia, miedo?
  • ¿Qué motivo tengo para de un modo asfixiante? ¿Malas situaciones con una relación pasada? ¿Jugaron con mis sentimientos? ¿Siento que todas las personas son iguales en cuanto al grado de deslealtad y egoísmo se refiere?
  • ¿Cómo actuaría si yo estuviera en los zapatos de mi pareja? ¿Me molestaría, o haría caso total de sus deseos y me encerraría en mi mundo amoroso con esta persona?
  • ¿Qué debo hacer antes de empezar una batalla campal? ¿Respirar hondo y explicar lo que he definido dentro de mí y el por qué hago este tipo cosas? ¿O simplemente no me importaría nada, total, mi pareja debe tolerar y aceptar cada objeción que yo expongo?
  • ¿Realmente estoy haciendo bien montando escenas dramáticas que sé que no son innecesarias? ¿Tengo la fuerza dentro de mí para hacer que exista paz entre ambos y lleguemos a tener una conversación madura y apacible?

Una vez que te hayas hecho estas u otras preguntas personales referentes a tu manera de actuar, debes exponerle a tu pareja tus sentimientos, sin miedos, sin tabúes, pero con mucho respeto. No siempre encontrarás respuestas que te llenen de tranquilidad, puesto que hay distintos puntos de vista, pero se gana mucho intentando redimirnos y más si queremos salvar una relación.

Es sumamente importante que dejes hablar a tu pareja, que la dejes expresarse, así como es importante que si tu pareja te hace preguntas (así sean un tanto personales), las respondas de la mejor manera, sin remordimientos, sin penas. Recuerda que estás enfrentándote y mostrándote ante una persona que valoras, no puedes recaer en inseguridades, porque para ganar todo, muchas veces hay que dar todo.

Con todos estos puntos expuestos, queremos que conozcas todo lo que acarrea y en lo que se convierte una relación con amor asfixiante. Pero de igual manera, recuerda que siempre QUERER ES PODER, no te sumas en una desdicha y en confrontaciones que no tienen sentido. La vida nos da muchísimos ejemplos de cómo seguir adelante, como las hormigas, que a pesar de ser pequeñas trabajan en conjunto y realizan la mejor y más organizada sobrevivencia para subsistir. TÚ puedes hacer lo que esté en tus manos para cambiar y liberarte, para ser uno contigo y poder estar en sincronía con las personas que tanto estimas y necesitas a tu lado.

Recuerda, si en verdad está de parte de ambos individuos arreglar una situación irregular constante, con optimismo y dedicación se puede sacar la mejor partida y no alejarte de la persona que tanto quieres.

Con todo y esto, hay cosas que debes tener en cuenta, si no se arregla la situación por alguna razón recuerda que debes saber dejar ir, mantener una balanza. No todas las personas que se cruzan en nuestras vidas estarán por un largo período, nunca olvides aprender, superar, perdonar, y seguir en movimiento. ¡No eres un árbol! Tienes pies y puedes buscar tu camino sin mirar atrás, obteniendo una mejor versión de ti.

 

cómo salir de la rutina con tu pareja

Cómo salir de la rutina con tu pareja y avivar la llama del amor

¿Sientes que no sabes cómo salir de la rutina con tu pareja y eso te agobia?

¡Te enseñamos como combatirla y reavivar el amor!

 

Se conoce la rutina como aquel punto de quiebre donde una relación tiende a pasar, en ella encontramos emociones apagadas, aburrimientos, falta de sorpresas y, sobre todo, incomodidad. Existen distintos tipos de rutinas, pero cuando pasa el tiempo y te encuentras en una relación estable, este pequeño inconveniente se puede transformar en un gran problema si no se trata a tiempo.

Recordemos que las relaciones son para disfrutar todo tipo de momentos, (sean negativos o positivos) pueden unificarnos o extraviarnos en el camino decidiendo estar solos o buscar a otra persona para percibir las emociones que encontrábamos al inicio de una relación. Para conocer cómo romper la rutina, primero debemos delimitar si queremos seguir dándole pie a la relación, ya que cuando llega la insatisfacción (sea sexual, personal o cotidiana) nos sumergimos en una tertulia que nos hace dudar de todo. Debemos preguntarnos si estamos realmente dispuestos a cambiar la situación, a tomar al toro por los cuernos, explicar lo que sentimos, escuchar la opinión de la otra persona, e intentar reavivar la llama.

Una vez que encontremos, muy dentro de nuestro ser, qué queremos hacer ¡debemos poner manos a la obra! No esperar ni un segundo en inventarnos una nueva rutina, que no sea, valga la redundancia rutinaria. Es algo complejo, pero sí se puede, e intentarlo no nos hace menos, más bien notaremos lo interesados que estamos en recuperar el balance.

¿Cuándo llega la rutina a nuestra vida en pareja?

En términos generales, la rutina siempre está presente, lo que sucede es que empezamos a aburrirnos de la misma en algún momento, ahí se empieza a crear el desinterés, empezamos a esconder también nuestros sentimientos, e inicia consigo toda una ola enorme de resentimientos. Pero lo más irónico es que con todo esto también inicia una seguridad, una especie de confort que crea una perspectiva distorsionada, nos sentimos insatisfechos, pero a la vez seguros de que tenemos una vida en pareja. Eso no aparta que exista un olvido en los gestos explícitos de expresar el amor.

Debido a los problemas cotidianos que presentamos en nuestra vida, ya sea problemas con el jefe de trabajo, un altercado con un familiar cercano, economía inestable, o sencillamente el estrés creado por tantas cosas, nos deprimimos y también vamos creando ira dentro de nosotros, esta ira la descargamos con las personas más cercanas a nosotros, una de las principales es nuestra pareja.

Tomamos actitudes erróneas, nos sumimos en una fuerte amargura, nos acostamos todas las noches idealizando una mejor vida, sin hacer nada para conseguir un cambio, perdemos el entusiasmo por tener relaciones sexuales con la persona que convive con nosotros a diario y nuestro sentido de importancia sinceramente se desvía hacia las cosas negativas.

Siempre hay manera de enfrentarnos a esta situación, podemos concretar un estilo de vida, erradicar nuestro sentido de ver las cosas y ponerle voluntad al cambio para que este nos invada y nos sintamos mejor.

Te explicamos cómo salir de la rutina con tu pareja

¿Cómo romper la rutina en el noviazgo o en el matrimonio? A continuación te enumeraremos unos cuantos puntos de interés para que tomes fuerza y quieras cambiar el rumbo de las cosas:

  1. Improvisa viajes con tu pareja

Aunque tengas hijos, o no, puedes planificar un fin de semana de retiro con tu adorada pareja. Se recomienda ir a lugares a los cuales nunca han ido. Está científicamente comprobado que las parejas que viajan son más unidas y disfrutan más la compañía del otro. Si el presupuesto de ambos no es demasiado elevado, pueden inventar viajes cortos, evaluar bien su economía y establecer prioridades juntos acerca de cómo invertir. Pueden hacer un mercado y no comprar comida en la playa, por ejemplo. Tomen fotos, hablen mucho, ya que al interactuar, se sorprenderán de todas las cosas que no se dicen en la semana. Eviten a toda costa hablar de temas tediosos de trabajo o familiares, están buscando relajación y eso a veces conlleva a olvidar por un momento los problemas. Notarán que al llegar a casa, estarán más contentos y ambos enfrentarán los inconvenientes de otras formas.

  1. Practiquen juntos nuevas actividades

Si tienen cosas en común ¿por qué no hacerlo juntos? En un tiempo corto del día pueden interactuar de una manera distinta, realizando unos cursos juntos, creando noches de películas, yendo a un karaoke, entre otros. Si bien, ves a tu pareja a diario, no interactúas con ella de la manera que debería ser. Estudiar juntos, conocer nuevas cosas, realizar rutinas de ejercicio, practicar algún deporte, entre otros, fortalecerá la relación.

  1. Destáquense con un sexo creativo

Intenten añadir algo picante y sensual en su manera de hacer el amor, si eres mujer puedes renovar tu ropa interior, usar lencería con colores llamativos. De igual forma, pueden incluir lubricantes, posiciones nunca antes hechas. También pueden leer el kamasutra y aprender de ello. Además, vayan a sitios distintos para tener intimidad, así sea que estén viviendo juntos pueden escaparse a un hotel, también pueden coordinar almorzar juntos y hacerlo en el carro ¡Todo es cuestión de imaginación! No sientan miedo de querer cumplir sus deseos, les dará la total confianza para conocer cosas nuevas, y qué mejor que hacerlo con tu pareja, la persona que mejor conoces.

  1. No dejen pasar los detalles

Los pequeños detalles son los que cuentan, eso es una verdad infalible. A pesar de todo el tiempo vivido, no debes olvidarte de demostrar con pequeñas acciones o regalos que piensas en tu pareja, la valoras y te sientes a gusto con ella. Estos detalles varían en cada individuo, por ejemplo, pueden regalarse notas de amor, o incluso notas graciosas, un dulce también es un buen presente, junto con libros u objetos que sean del agrado de tu pareja. También estar pendiente de su día a día, escribir y llamar, son perfectos detonadores de interés. Tú debes conocerlo(a) muy bien, sabrás que con hacer esto esporádicamente, le mostrarás esa faceta de cariño que tanto necesitan. Una vez que hayas dado ese paso verás cómo tu relación va tornándose más placentera, porque con esfuerzo encontrarás reciprocidad y también serás sorprendida(o) de buena manera.

  1. Trabajen en la comunicación

Como bien se ha expuesto, la comunicación es fundamental, y por circunstancias monótonas, las parejas se olvidan de algo tan importante. Ya sea por temas de trabajo, o problemas familiares, o sencillamente incomodidades internas, se pierden las ganas de entablar conversación con la pareja y nos sumimos en un individualismo neto. ¿Cómo ha de ser eso posible? Tienes a una persona especial, que aunque no te pueda ayudar con algo que necesitas, por lo menos te escuchará, y viceversa. Anímense a hablar no solo durante la cena, pueden tomar el tiempo de ver televisión para charlar, hablar de deseos, inseguridades, temas hasta graciosos. Verán cómo poco a poco se va iniciando un ciclo nuevo, donde notarás que esa persona que tienes al lado puede llenarte y hacerte sentir ese segundo primer flechazo.

  1. Al momento de una discusión

No todas las relaciones son perfectas, si no, no tendría sentido estar rodeado de tanta armonía, porque aunque no lo creamos, los momentos de molestias también son necesarios para conocerse y crecer juntos. Al momento de una discusión, primero que todo, no deben alargar la faena, deben tomar un tiempo para bajar los humos, respirar hondo y analizar con suma tranquilidad lo que se va a decir y lo que se va a hacer. Después de este paso, lo mejor es comentarse con madurez lo que les afecta, llegando directo al punto, sin ser agresivos y buscando siempre la solución, no solo se trata de hablar de lo que afecta sin buscar una salida a los problemas. Al final de todo esto, deben comprometerse a mejorar lo que está mal y ponerle el mayor empeño buscando soluciones que beneficien a ambos.

  1. Disfruten sin depender totalmente del otro

Si bien estamos incentivando a las actividades juntos, deben aprender a separar su tiempo. Una de las razones del aburrimiento es hacer todo juntos, al encontrar cada uno tiempo para sus actividades individuales, se desarrollará una emoción súper interesante cuando se encuentren de nuevo, para a su vez comentarse todo lo que hicieron, conocieron y sintieron en el día. Esto ayudará a encontrar interesantes temas de conversaciones entre ambos, fortalecerá la confianza y las ganas de tener charlas amenas llenas de vida.

Trata de seguir estos pasos, atrévete con tu pareja a tener un cambio que los beneficiará a ambos. Se entiende que la rutina es altamente nociva y que el tiempo hace que se pierda la atracción sexual, esa sobre la que se construyó lo erótico, lo sensual, lo excitante. Pero, a pesar de ello, recordemos que lo amoroso bien puede compensar esa falta, solo es cuestión de intentarlo con inteligencia, paciencia y amor.

Nuestros productos recomendados

ver pornografía en pareja

Efectos de ver pornografía cuando se está en una relación de pareja

Hay muchas mujeres que se ofenden cuando pillan a su novio o a su marido viendo pornografía. Pero, vamos, ¿acaso tú no disfrutaste leyendo las Cincuenta sombras de Grey? No hay mucha diferencia en ver pornografía y leerla, lo que pasa es que los hombres son más señalados cuando ven este tipo de cosas. Además, hay mujeres que disfrutan igual o más que los hombres viendo porno, ¿o no? Por eso en este post te mostraré los efectos de ver pornografía cuando se está en una relación de pareja.

Eso de que todos los hombres ven pornografía no es del todo cierto. Tampoco es cierto que las mujeres son santas y evitan ver porno. Lo que sí es cierto es que muchas mujeres se molestan demasiado cuando ven que su pareja está viendo porno y se masturba. De hecho, esta situación ha sido causa de divorcios en varios matrimonios.

Algunas mujeres piensan que su esposo o su novio comete un acto de infidelidad si se masturba viendo pornografía. Por otro lado, hay parejas cuya relación es muy abierta y ambos disfrutan de ver juntos videos eróticos porque les estimula la imaginación y el deseo.

Por supuesto, la aversión que existe hacia la pornografía es producto de creencias culturales moralistas muy arraigadas en la sociedad. Aun así, no hay que negar que el mal uso que se hace de la porno puede llegar incluso a ser móvil de actos de violencia sexual, puede llegar a ser tan perverso como cuando se cometen abusos a mujeres y niños. De hecho, la pornografía infantil es un delito.

Pero volviendo al tema, profesionales afirman que la pornografía, como todo, tiene aspectos positivos y negativos dentro de la pareja. La psicóloga y sexóloga Esther Fuentes de Diego (Grupo Madrid Olliveros) señala que diversos estudios confirman que este tipo de material se puede sumar a los elementos que estimulan y enriquecen una relación de pareja. Veamos cuáles son esos beneficios.

Lo positivo de ver pornografía en pareja

  • Tienden a tener relaciones sexuales más satisfactorias debido al nivel de honestidad y comunicación.
  • Las imágenes eróticas les da nuevas ideas de posiciones sexuales para realizar en pareja, rompe la monotonía, enriquece sus fantasías, aumenta la intimidad, amplía la imaginación y potencia el deseo sexual.
  • Ambos saben que están frente a un estímulo diferente y que la causa de la excitación no necesariamente son los cuerpos de los actores, sino el acto sexual en sí mismo. Por eso, cuando ambos ven pornografía en pareja, se mentalizan en que no están ante un acto de infidelidad, pues juntos están disfrutando de su sexualidad.
  • Ambos aprenden y experimentan juntos.

Lo negativo de ver material pornográfico cuando se está en pareja

Usualmente, el acto negativo es visto como tal cuando un solo miembro de la relación ve pornografía ocultándose de su pareja.

  • Genera expectativas poco realistas de desempeño sexual. Cuando la pornografía se ve en exceso, hace que los hombres o las mujeres dejen de sentir atracción hacia su pareja porque desean que estén tan fornidos y esbeltos como los actores. Al mismo tiempo, el hombre o la mujer se sienten reducidos por creer que su desempeño en la cama no es tan bueno como el de los actores. Esto genera un quiebre en la autoestima, haciendo que uno o ambos en la relación se vean poca cosa.
  • Produce inseguridad y frustración.
  • Hay menor satisfacción sexual y menor nivel de complicidad entre la los miembros de la pareja.
  • Si el hombre o la mujer ve pornografía en exceso sin la compañía de la otra persona, puede haber situaciones en las que no quieran tener sexo con su pareja, debido a que disfrutan más estar en la clandestinidad dándose placer mientras ven videos eróticos. Es decir, la libido disminuye y ya no se sienten atraídos hacia su pareja, lo cual es bastante grave.
  • Cuando una de las partes de la relación se esconde a ver pornografía, genera desconfianza en su pareja. La pareja comienza a tomarlo como un acto de traición y como una persona capaz de ocultar mentiras aún mayores.
  • Es una puerta de entrada a la infidelidad. Los hombres llegan a pensar que pagando por sexo, lograrán satisfacer sus fantasías, ideadas por la pornografía que ven.

Como todo en exceso es perjudicial, traspasar los límites de lo saludable puede llevar a este tipo de complicaciones. Solo los que disfrutan viendo porno es porque lo hacen con poca frecuencia, muy de vez en cuando, únicamente para enriquecer su experiencia sexual y no como una sustitución de la misma. Se trata de personas con mente abierta, pero al mismo tiempo lo suficientemente madura para establecer límites.

¿Cómo saber que tu pareja es adicta a la pornografía?

Hay ciertas señales que te permiten saber si tu novio (o novia) está obsesionado con el material pornográfico. A saber:

  • Te trata como un objeto en la cama (si es que todavía tiene sexo contigo). Solo te ve como un cuerpo de placer, y una vez que sus deseos se ven satisfechos, te ignora por completo y se sumerge, de nuevo, en el mundo de la pornografía.
  • Comienza a compararte con las actrices porno.
  • Se muestra egoísta en la cama. Solo quiere que tú le des placer, pero él no hace el intento de estimularte.
  • En el peor de los casos, se deteriora tu vida sexual. Ya tu pareja ni te toca ni te busca. Lo único que hace es masturbarse viendo pornografía.
  • Cuando logras pillarlo viendo pornografía, notas que tiene erecciones y orgasmos. Pero cuando intenta hacerlo contigo, es todo lo contrario, no responde de igual manera, no se excita.
  • Se muestra estresado y ansioso cuando no ve material pornográfico.

 

Si detectas estas señales en tu pareja (o tú las tienes) deberías recomendarle ir a un psicólogo. Ambos deberían ir, de hecho. Es importante que sepas que, el hecho de que vea pornografía 24/7, no siempre significa que tu pareja ya no te ama. Por eso es importante asistir a terapia para detectar cuándo se trata de una actividad patológica y cuándo no.

 

 

Como lidiar con la frigidez femenina y disfrutar de tu sexualidad

La frigidez femenina es una condición que afecta a las mujeres cuando no sienten deseo sexual o satisfacción cuando tienen relaciones sexuales, esto es conocido normalmente como la impotencia sexual femenina, esto ha medida causa muchos problemas en la relación, causando la separación.

Son muchas las posibles causas de esta pérdida de apetito sexual en las mujeres, trastornos psicológicos, problemas de salud, agotamiento por el ritmo de vida, Parkinson, depresión, cambio de métodos anticonceptivos, obesidad, alcoholismo o uso de drogas, pero en su mayor medida todo se encuentra en la mente de la mujer, su razón no debe ser tratada como algo genérico, del popular refrán “cada cabeza es un mundo”, la realidad es que esto es una situación psicológica que debe ser tratada individualmente.

Causas de la frigidez femenina:

  • Abuso sexual durante la infancia.
  • Falta de autoestima.
  • Creencia religiosas con dogmas muy arraigados en la psique de la persona, lo que hace que la mujer vea el sexo como algo sucio, un pecado y se sienta avergonzada de ser una “mala mujer”.
  • Malas experiencias con hombres que fueron inexpertos y torpes que no son capaces de satisfacer a sus parejas.
  • Experiencias traumáticas en donde fueron forzadas a realizar actos que no deseaban, como anal, oral, entre otros.
  • Factores externos tales como ansiedad, depresión, estrés, hormonas menstruales o de menstruación.
  • No tener preparación previa del acto o hacerlo de manera muy manual.
  • Sentirse utilizada a la hora de tener relaciones sexuales, o engañada en el caso de personas que mienten para obtener relaciones sexuales, sentirse como “juguetes”.

Las mujeres que sufren de frigidez a menudo tienen problemas con la excitación, el orgasmo, sienten dolor al momento del coito y su deseo en general. El que una mujer no disfrute del coite es algo que afecta su calidad de vida, relaciones personales y en general están perdiendo uno de los más grandes placeres de la vida, junto con dormir y comer.

Tipos de disfunción sexual femenina:

  • Disfunción del deseo hipoactivo: Este es el caso de mujeres que pierden el deseo durante la menopausia, periodos de crisis, enfermedades, y durante el embarazo, parto y la lactancia. En este caso debería ser una situación temporal, aunque puede derivar en algo crónico.
  • Dificultad para excitarse: Este es un problema psicológico, y es cuando la mujer no ha lubricado, esto puede ser relacionado con la persona, la situación y el momento, pero puede ser resuelto algunas veces con lubricantes.
  • Dolor en el momento del coito: Existen mujeres que sufren de dispareunia profunda o leve, relacionada con enfermedades de ardor, inflamación e irritación, así como alergias a los espermicidas, condones de látex y en muchos casos hasta al semen; también puede ser la anticipación del dolor durante el coito.

Es sencillo notar este problema, conocido también como vaginismo, a menudo simplemente es la falta de interés por iniciar el coito, también la falta de receptividad y la ausencia completa de deseo sexual, fantasías o pensamiento acerca del tema; y aunque no existe forma concreta de prevenir la disfunción sexual femenina, pequeños cambios en tu vida harán que esto pueda ser posible.

Tratamientos contra la frigidez femenina:

  • Conoce tu cuerpo y tu sexualidad

La excitación comienza en nuestras mentes, y para conocer lo que nos excita y nuestro alcance durante el sexo debemos explorarnos nosotras mismas, por eso la masturbación pasa a ser una actividad importante. Aprenderás a guiar tus manos por tu cuerpo, descubriendo tus zonas erógenas, conocerte hará que te ames y veas las propiedades positivas que tiene el sexo.

  • Suéltate en la cama

Olvida los complejos que tienes acerca de la sexualidad, cuando estés con tu pareja es un momento intimo entre ustedes en el que debes desconectarte del exterior, coloquen música, usen baños de sales y aceites especiales, aprovechen el tiempo para explorarse y acariciarse; además de hablar de lo que sienten y les gusta durante el momento.

  • En caso de un trauma psicológico, acudir a un especialista

Hay situaciones muy lamentables que no son culpa de una persona, en estas es cuando la ayuda de un experto es requerida para poder realizar un proceso de aceptación. Un psicólogo nos hará expresar como nos hizo sentir, así como notar las graves consecuencias de este trauma, que nunca fueron nuestra culpa. Si durante este proceso te acompaña tu pareja, el experto les dará herramientas para poco a poco ir afrontando todo esto.

Existen otra serie de consejos de sexólogos como la doctora Carolina Londoño Gutiérrez, que los ayudarán a como pareja a superar este problema poco a poco:

  • Experimentar en la intimidad.
  • Dejar de fingir y hablar de sus problemas.
  • Ejercitarse juntos.
  • Aprender juntos del sexo.

Una sexualidad libre, un orgasmo y el disfrute de todo esto es algo que toda mujer debe de disfrutar plenamente durante  su vida, la frigidez femenina no es una desgracia, es simplemente una situación que se puede convertir en la oportunidad perfecta para que tu pareja y tú puedan explorar terrenos desconocidos y alcanzar el placer.

Nuestros productos recomendados

Relaciones tóxicas

Relaciones tóxicas y cómo salir de ellas

El falso amor ciega. Muchas veces no nos damos cuenta porque nos encontramos nadando dentro de una burbuja repleta de ilusiones, que al final se traducen en mentiras. Así son las relaciones tóxicas (de pareja, de amistad, laborales, familiares, etc.), aquellas donde alguna de las partes resulta afectada psicológica o físicamente. Es fácil saber si estás dentro de una relación tóxica: por más que quieres abandonarla, porque sabes que no eres feliz del todo, no puedes o te cuesta mucho ponerle fin.

Si una relación no te hace sentir plena de felicidad, placer y bienestar, entonces no vale la pena. En las relaciones tóxicas siempre hay una víctima y un victimario. La víctima suele sentirse triste, infeliz y ansiosa cada vez que está al lado de su pareja, lo cual significa un profundo desgaste emocional que va debilitando y marchitando poco a poco a la persona.

La víctima, como sabe lo que le enoja a su pareja (casi todo, de hecho) suele callarse sus opiniones o sus sentimientos para no molestarlo (o molestarla). Sabe que, aunque esté diciendo la verdad, será censurada o lastimada por su pareja, que siempre está a la defensiva y no permite que nadie le lleve la contraria.

Por supuesto, este asunto no tiene género. Puede afectar tanto a la mujer como al hombre, dependiendo de la relación. Hay parejas donde la mujer es quien maltrata a su compañero; así como también hay parejas donde el hombre es quien maltrata a su compañera. Sea como sea, se trata de un problema que se debe solucionar lo más pronto posible hasta que, en el peor de los casos, ocurra una tragedia.

Rasgos que caracterizan a las personas que mantienen relaciones tóxicas

Como estamos hablando de algo lamentablemente muy común en algunas relaciones, las personas que mantienen relaciones tóxicas son muy parecidas en los siguientes aspectos:

Baja autoestima

Cuando alguien tiene problemas consigo mismo, mantiene esos mismos problemas con los demás. Como quien dice, el amor empieza desde adentro, y si la persona no se quiere a sí misma, terminará en los brazos del sujeto equivocado, debido a que se infravalora y cree que no es merecedor o merecedora de algo mejor. Este perfil el que suele tener la “víctima” de la relación.

Dependencia emocional

Tiene mucho que ver con la baja autoestima. Las personas que sufren de dependencia emocional son aquellas que se sienten vacías por dentro y que constantemente necesitan a alguien a su lado para sentirse queridas y valoradas, aunque no sientan amor en absoluto. Demandan atención de forma adictiva, son personas posesivas, celosas en extremo y muy dominantes (aunque, bueno, los más sumisos también pueden ser dependientes emocionales). Tienen miedo a quedarse solas y su “amor” pasa a convertirse en sufrimiento para ambas partes de la pareja. Este perfil es el que suele tener el “victimario” de la relación.

Causas de una relación tóxica

Aunque no lo creas, el amor romántico tradicional es la principal causa de violencia psicológica -y física- dentro de una relación de pareja. La percepción errónea que tenemos del amor podría llevarnos a caer en una relación tóxica sin darnos cuenta, ya que ciertos elementos, que te voy a describir a continuación, suelen ser aceptados culturalmente porque es lo que los medios siempre nos han vendido como “buen amor”.

El amor romántico es ese que nos mostraron en los cuentos de hadas, con el “vivieron felices para siempre”, donde ningún defecto es aceptado y donde no se muestra la “edificación” necesaria que un amor verdadero y saludable supone.

El amor romántico se caracteriza por lo siguiente:

Amor a primera vista

Superficial, llega por los ojos y ahí se queda. Con que la persona sea guapa físicamente y sintamos atracción, ya lo vemos como amor eterno sin importar su personalidad o sus sentimientos. De hecho, vemos a la persona como un trofeo, como una cosa con la que paseamos y seremos bien vistos ante el mundo por llevar semejante “accesorio” con nosotros. Suena feo, sí, pero es lo que suelen significar esos amores llevados únicamente por el atractivo.

Los celos son bienvenidos para hospedarse en la relación

Son, de hecho, una muestra de amor verdadero. Supuestamente, con los celos estás demostrando que amas a tu pareja; o tu misma puedes caer en el error de que si te cela enfermizamente es porque te ama.

Ahora, pongamos los puntos sobre las íes. Es normal que los seres humanos sintamos celos. En sí, los celos no son el problema, sino la manera en que los resolvemos. Me explico, puedes ponerte celosa o celoso por alguna razón, pero lo inaceptable es que caigas en la actitud de tratar mal a tu pareja y lastimarla, por culpa de unos estúpidos celos. Si hay algo que nos resulta incómodo, hay que hablarlo de la forma más calmada posible. No es normal que te celen (o celes) porque algún otro miembro de la familia pasa tiempo con tu pareja, tampoco es bueno que incurras en prohibirle cosas o andar como un detective a sus espaldas.

Actitud posesiva

Con el amor romántico también adoptamos una actitud posesiva (producto de los celos) que hace imposible mantener una relación saludable. Se entiende a la pareja como una propiedad privada, y eso es enfermizo.

Aislamiento

Está esa falsa idea de que para amarse hay que alejarse del mundo, de la familia, de los amigos, y entregarse por completo a la pareja. Es decir, esclavizarse en una relación, amarrarse con cadenas el uno al otro, hasta ver quién peca primero.

Falso final feliz

Ese final tipo película cuyo broche de oro es la boda. Las personas piensan que con casarse ya lo tienen todo ganado, y que eso les garantizará la felicidad por el resto de la vida. Lo cierto es que el amor verdadero se construye todos los días, aún más cuando la pareja está casada, pues es cuando suele conocerse mucho mejor a la otra persona.

¿Cómo saber si estamos siendo maltratados psicológicamente por nuestra pareja?

Relaciones tóxicas

Las relaciones tóxicas pueden incluir maltrato físico, pero eso se reconoce fácilmente: un solo golpe lo dice todo. Ahora, saber si estás bajo la manipulación de tu compañero o compañera es un poquito más difícil. Las siguientes señales te indican que estás sufriendo abuso psicológico por parte de tu pareja:

  • Tu pareja se burla de ti en público. Se aprovecha de lo que sabe de ti, tus secretos más profundos, para ridiculizarte en cualquier momento.
  • Se molesta si te enojas por su burla hacia ti, pues dice que lo hace solo en “broma”. No olvides que cuando no hay respeto, la relación ya se fue a pique.
  • Eres excesivamente complaciente con tu pareja, incluso cuando debes hacer cosas que van contra tu moral y tus principios.
  • Te compara con otras personas o ex parejas… Outch!
  • Tu pareja minimiza tus logros, juzga siempre lo que haces y no valora absolutamente nada de lo que haces para mantenerle feliz.
  • Te da miedo hablarle, contradecirle, o simplemente expresar tus incomodidades. Temes que se altere demasiado y te haga daño.
  • Accedes a tener sexo aunque no lo desees.
  • Siempre te sientes triste.
  • Piensas que debes ser flexible y calarte todo su maltrato porque crees que te ama.
  • A veces te amenaza con separarse de ti o suicidarse…

Perfil del abusador (o abusadora)

  • Luz para la calle y oscuridad para la casa. Es una persona carismática con las otras personas, pero contigo se porta de los mil demonios.
  • No acepta críticas. Piensa que su opinión es la única que importa y la única que está en lo correcto.
  • Se victimiza y toda la culpa te la echa a ti.
  • Hace promesas que no cumple.
  • Nunca se disculpa cuando te ofende. De hecho, se molesta si tú te molestas por su ofensa y eres tú quien debe disculparse…
  • No siente empatía por ti, y no busca hacer el esfuerzo por ponerse en tus zapatos.
  • No le importas, y lo demuestra. Tú sabes que no le importas.

¿Por qué a veces resulta tan difícil salir de una relación tóxica?

Simple, porque en el nombre del “amor” todavía tienes las esperanzas puestas en la relación, aun cuando sabes que no tiene remedio. Por lo general, las razones son las siguientes:

  • Piensas que tu pareja puede cambiar con el tiempo. Piensas que, aunque te humille y te maltrate, te sigue amando. ¿De verdad crees que el amor se trata de violencia? Wake up!
  • Sientes que no te mereces algo mejor que él o ella.
  • Tienes miedo a la soledad, por eso te cuesta abandonar una relación enfermiza. El típico “pégame, pero no me dejes”.
  • Temes que, al irte, tu pareja te persiga y te haga daño. Incluso te da miedo que sea capaz de matarte o suicidarse. Si tienes ese temor, es porque sabes que es capaz de hacerlo…

¿Cómo salir de una relación tóxica?

Si ya sabes que esa relación te está haciendo daño mentalmente, debes dar el primer paso y tomar la decisión de alejarte. Aquí te doy algunos consejos:

  • Reconoce que tu pareja no te valora, que la relación ya está contaminada por actitudes dañinas.
  • Busca ayuda. Puedes recurrir a un buen amigo o amiga que te tienda una mano. Si ves que es muy necesario, ve a un psicólogo, te sentirás mucho mejor contigo y con tus decisiones. Necesitas a alguien para desahogarte y sacar ese nudo que tanto te aprieta el pecho.
  • Decídete a salir de ese bucle violento y venenoso. Mantente siempre firme y no mires para atrás. Que nada doblegue tu decisión, este es un paso de amor propio, esencial para sanar las heridas.
  • Descúbrete y reconquístate. Date un tiempo a solas, lo necesitas. No corras a los brazos de otra pareja, porque no es lo ideal. Tienes que sacar toda la mala energía que tu antigua relación dejó en ti, para poder abrirte de nuevo al amor, ya con una actitud más serena y reconfortada.

Recuerda que “aceptamos el amor que creemos merecer”. El cambio comienza en ti, y si tú no te amas, nadie más lo hará. Renuncia al abuso de cualquier tipo, ninguna persona merece ser maltratada, mucho menos con la excusa de un falso amor. No estás sola, no estás solo, siempre es posible salir del lugar que te contamina y te empequeñece. Sal de donde no te quieren.