redes sociales en las relaciones de pareja
Actividades en pareja Redes Sociales

El impacto de las redes sociales en las relaciones de pareja

Facebook, Twitter e Instagram pueden brindarnos infinitos ratos de diversión, ¿pero te has preguntado de qué manera afectan nuestras relaciones interpersonales? Es más, como todos, estoy segura que has estado involucrada o has sido testigo de algún berrinche celoso a causa de esas plataformas. Es que muchas veces no nos damos cuenta del impacto que tienen las redes sociales en las relaciones de pareja, por lo tanto es hora de establecer ciertos límites.

Internet es el ying y el yang del siglo XXI, una luna perfecta con una cara luminosa y la otra oscura -pero no oculta-, pues los daños que pueden ocasionar están a la vista de cualquiera. Internet es lo mejor que le pudo haber pasado a la humanidad, pues representa una democratización del conocimiento, ese que antes solo ostentaban los que tenían el poder en sus manos. Sin embargo, con la Internet se hizo posible el surgimiento de redes sociales que, aunque son valiosas plataformas para comunicarse con otras personas en tiempo real sin importar las distancias, pueden ser un arma de doble filo cuando a las relaciones de pareja se refiere.

Varios estudios han indicado que, últimamente, con el auge de las redes sociales y la evolución de los dispositivos tecnológicos, muchas parejas se han separado y han terminado muy mal sus relaciones por motivo -y esto puede sonar absurdo- de las social networks y el abuso de sus usos cuando se está en una relación.

Beneficios y peligros de las redes sociales

Beneficios

A pesar de toda la controversia que puedan generar las redes sociales, su uso tiene ciertas ventajas:

  • Te reencuentras con familiares y conocidos con quien habías tenido contacto.
  • Puedes buscar pareja en las redes.
  • Compartes momentos especiales con familia y amigos allegados.
  • Puedes establecer conexiones con el mundo profesional, puedes trabajar con las redes sociales y generar ingresos.
  • Comunicación en tiempo real.

Peligros

  • Si no configuras las opciones de privacidad, tu información estará a la vista de todo el mundo (hasta de maleantes, violadores y secuestradores).
  • Muchos mienten y dan datos falsos sobre su persona.
  • Pueden crear una cuenta falsa con tus fotos y hacerse pasar por otras personas.
  • Todo se puede salir de control si expones demasiado tu vida en las redes.
  • Crean adicción en los usuarios.

 

Vida privada vs. Redes sociales | Impacto de las redes sociales en las relaciones de pareja

redes sociales en las relaciones de pareja

La línea que separaba la vida privada de la vida pública se ha desvanecido o se ha hecho casi imperceptible a causa de las redes sociales. Es común ver, hoy en día, a muchas personas compartiendo estados de hasta lo más mínimo y absurdo que hacen: hay personas que les gusta tomarse selfies mientras están sentados en el baño y las comparten en sus redes, incluso hay quienes suben fotos de ellos mismos drogados o justo después del sexo (hay una moda que se llama After Sex y, bueno, son fotos de parejas en la cama a las que les gusta “compartir” sus momentos íntimos en las redes).

En una pareja, siempre hay una persona más reservada con respecto a lo que se comparte en Internet, y otra mucho más abierta y extrovertida (generalmente las mujeres). También puede haber parejas en las que ambos se rehúsen a usar redes sociales, o en las que ambos sean fieles usuarios de sus cuentas para compartir cuanta cosa deseen. En este ámbito, ya es cuestión de gustos.

En el caso de que en la pareja haya una persona reservada y otra más abierta en las redes, puede haber problemas. Supongamos que a tu chico no le guste mucho exponerse, sería una falta de respeto que a cada rato compartas una foto de él y de todo lo que hacen. A fin de cuentas, él es un individuo con sus propios gustos e intereses.

Sin embargo, y ojo con esto, tampoco es bueno caer en extremos. Si algo debemos aceptar es que vivimos en un mundo donde las redes forman parte de la dinámica social, por lo tanto las sociedades tienen que adaptarse al momento histórico y a la época correspondiente. ¿Qué quiere decir esto? Bueno, que es completamente normal querer subir fotos de vez en cuando en las redes sociales, pues tampoco hay pecado en eso.

Entonces, ¿cuál es el problema de compartir alguna foto al lado de tu  pareja? Ninguno. De hecho, si mi pareja me prohibiera subir una foto en la que aparezcamos juntos, lo tomaría como algo sospechoso, ¿por qué mantener nuestra relación de forma clandestina? ¿Tiene algo que ocultar a alguien? El error está en compartir momentos sumamente íntimos que nada le importa a los que tenemos como amigos en nuestras redes.

¿Sí me explico? Es decir, ¿a quién le importa si acabamos de tener sexo? ¿A quién le importa si acabamos de pelear? A nadie. Lo peor es que hay mucha gente que hace públicos los problemas privados que tiene con su pareja, no solo con fotos, sino con estados explícitos y narraciones fidedignas de lo que sucede entre ambos. A nadie le importa, en serio, nuestros problemas de pareja. Además, los trapos íntimos se lavan en casa y eso es lo que mucha gente no ha terminado de comprender.

Discusiones en pareja: Los celos por causa de las redes sociales

Aunque las redes son excelentes en el ámbito laboral (impulsar tu marca, conseguir trabajo, etc.) y para conseguir pareja, no lo es tanto para mantener la confianza si ya tienes una relación. “Ojos que no ven, las redes sociales te lo cuentan”, y así es como surgen los celos, con o sin razón.

El tema de que alguien en la relación se sienta inseguro porque su pareja reparte likes y comentarios en las fotos de otras personas, puede tratarse de un problema de autoestima. Por ejemplo, la mujer o el hombre pueden sentirse muy ofendidos si su pareja siempre da “likes” a las fotos de su ex, por ejemplo, o a las fotos de gente que forma parte del pasado de la pareja, o personas muy atractivas que puedan generar desconfianza. Por supuesto, esos celos pueden deberse a inseguridades internas de la persona o por experiencias previas en las que fueron víctimas o victimarios de una infidelidad.

La “ansiedad” de saber qué hace y con quién está nuestra pareja, nos puede hacer caer en la tentación de registrar su teléfono mientras se descuida -buscando algún tipo de prueba de infidelidad-, o de que aparezcan las ganas de stalkear sus redes y estar siempre pendiente de lo que publica. Si tu pareja hiciera lo mismo contigo, seguro que no te gustaría.

Se trata de confiar en nuestra pareja. Cuando hablo de este tema, siempre me pongo a pensar en las personas de generaciones anteriores que no tuvieron redes sociales en su juventud. Por ejemplo, mis padres, mis tíos, mis abuelos, que supieron mantener sus relaciones de parejas estables y, adivina, el factor común es la ausencia de Internet. No estoy diciendo que la Internet o las redes sean las culpables, pues quienes las usan son personas conscientes de lo que hacen; lo que quiero decir es que antes no había la necesidad de revisar ningún teléfono o red social, simplemente porque no había.

Eso sí, los “stalkers” siempre han existido, solo que han cambiado los bigotes falsos, las pelucas, las chaquetas gigantes y los sombreros de detectives, por un celular y el acceso a una cuenta. O sea, antes espiar se trataba de perseguir a la persona por todas partes sin que se diera cuenta, pero ahora con un celular lo puedes hacer desde la comodidad de tu casa, sin trasladarte a otro lado y sin cansar tus pies.

Estos celos también pueden darse por el hecho de que cuando la pareja está reunida, alguno de los dos no se despega del celular. Es muy molesto hablar con tu pareja y ver que no despega su mirada de la pantalla. Es como hablar con una pared, con la nada. Entonces empiezas a imaginarte que está hablando con alguien más, y ahí surgen los celos. Por supuesto, capaz no está hablando con alguien en especial, simplemente está jugando o revisando sus redes sociales. Pero igual es molesto, pues no respeta el tiempo a tu lado y pareciera que el aparatico y  las redes son más divertidos que hablar contigo. Si tú eres la persona que no se despega del celular y no le prestas atención a tu pareja por estar pendiente de otras cosas, déjame decirte que estás cayendo en un grave error.

Las películas mentales

También es cierto que muchas veces imaginamos situaciones que realmente no existen. Por ejemplo, si vemos que nuestra pareja le da “like” a la foto de una chica atractiva -o viceversa-, o si agrega a su ex a las redes sociales, entonces comenzamos a hacer falsas conclusiones y pensamos que ambos tienen algo clandestino y que se trata de una infidelidad. ¡Error! Caer en este tipo de ideas es completamente perjudicial, porque no hay base.

“Esto es lo que llamo síndrome de la narrativa: cuando sacas conclusiones para descifrar qué está pasando sin conocimiento de primera mano”, dijo Laurie Davis Edwards, fundadora del sitio de citas eFlirt. “El síndrome de la narrativa usualmente escala y antes de que te des cuenta, estás convencido de que te está engañando con base en solo un comentario -o like- en la publicación de alguien”.

La clave está en mantener una buena comunicación con tu pareja. Antes de asumir algo, pregunta.

Señales de que algo anda mal

Por supuesto, tampoco debemos adoptar una actitud sumisa con respecto al tema. Hay ciertas señales que indican que algo va mal.

  • Tu pareja se la pasa chateando toda la noche y amanece pegada al teléfono o a la computadora.
  • Se pone nervioso(a) si le preguntas con quién está hablando.
  • Ya casi no habla contigo sino que se la pasa en su celular.
  • Se le olvidan las cosas importantes porque está más pendiente de las redes sociales.
  • Siempre -pero siempre- está agregando mujeres a sus redes, y les envía comentarios como “hermosa”, “bombón”, etc. Una cosa es darle like a una foto porque sí, le pareció bonita -no hay nada malo en ello-, y otra muy distinta es agregarla o escribirle al privado para alabar sus encantos. Es una falta de respeto. Por supuesto, esto solo lo puedes saber si revisas sus cosas, algo que tampoco está bien. Como ves, es algo muy delicado.

 

Tips para poner límites entre tu vida privada en pareja y lo que compartes o haces en las redes sociales

Pregunta antes de publicar

Pregúntale a tu pareja antes de compartir cualquier cosa sobre su relación. Capaz le gusta mantener su vida privada como lo es, privada (pero nunca oculta, ojo). Además, es importante saber que la cantidad de fotos que publiques en las redes no es sinónimo de tener una relación exitosa y duradera.

Evita actividades inapropiadas

Antes te gustaba coquetear inocentemente con Raimundo y todo el mundo, no te importaba porque estabas soltera(o), y eso está bien. Pero si ya estás en una relación, respeta a tu pareja y abandona esas actividades. Es de mal gusto y genera conflictos el hecho de que andes coqueteando con otras(os) cuando ya tienes una pareja.

Ojo con la privacidad extrema

Ya te dije, no es normal que tu pareja se niegue siempre a montar una foto donde aparecen juntos. No es que vas a estar compartiendo fotografías con él todos los días, pero tampoco es justo que te niegues el derecho de montar aunque sea una. Es sospechoso si tu pareja quiere mantener la relación oculta o clandestina.

Renuncia a las demostraciones exageradas de cariño

Es fastidioso que ambos se digan cuánto se aman en las redes sociales, a cada rato. Primero porque a nadie le importa, segundo porque eso no significa que vivan en un cuento de hadas. Está bien que de vez en cuando se etiqueten en una canción romántica, pero eviten llenarse de mensajes y videos cursis y empalagosos teniendo como público a todos sus “amigos” en la redes.

Evita usar tu teléfono cuando estás con tu pareja

Apágalo u olvídalo. Respeta a tu pareja y respeta el tiempo que pasan juntos. Además, se trata de cortesía y educación.

No espíes

Si sientes la necesidad de revisar su teléfono o sus redes es por algo, ¿no? Capaz te ha dado motivos para sentirte insegura. En este caso, deben conversar acerca de la confianza que se tienen el uno al otro y sobre sus sentimientos en general. La desconfianza es una de las causas más comunes de las rupturas. En cambio, si no te ha dado motivos, no espíes sus cosas, es dañino, sobre todo para ti.

Nunca obligues a tu pareja a eliminar a alguien de sus redes

No eres su policía. Al igual que tú, tu pareja también tiene derecho a mantener las amistades que quiera. Tampoco puedes dejar que te manipulen y te prohíban cosas. Ninguno de los dos son esclavos.

Hay algo que está muy claro, somos nosotros quienes les damos forma a nuestras redes sociales. Ellas no son el problema, sino el uso que hacemos de ellas. Es cuestión de establecer límites y de diferenciar lo privado y lo público. Evita conflictos y haz un uso adecuado de la Internet. No solo para protegerte a ti, sino a tu pareja y a tus allegados.

 

Summary
Impacto de las redes sociales en las relaciones de pareja
Article Name
Impacto de las redes sociales en las relaciones de pareja
Description
Muchas veces no nos damos cuenta del impacto que tienen las redes sociales en las relaciones de pareja, por lo tanto es hora de establecer ciertos límites. Descúbrelos en este post.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *