Archivo de la categoría: Sexo

Juegos sexuales para agregarle pasión a la pareja

Un beso e ir directo a la penetración hace la vida sexual de una pareja se apague lentamente y con ello la emoción y complicidad que los había unido, la falta de imaginación es castigada después con relaciones sexuales casi sin placer, haciendo que ambos se puedan alejar, acabando con la relación ¿Crees que es una exageración? No lo es, por supuesto que a todas las parejas las une el amor, pero para mantener una relación hace falta más que amor y detalles, hace falta chispa.

Para evitar la pérdida de la emoción y la monotonía, existen los juegos sexuales, recomendados por gran cantidad de sexólogos, como actividad previa o simulacro del coito, estos garantizan mayor excitación y placer mutuo a la hora de concretar el acto sexual, no le restará importancia a la penetración, la sexóloga Ivonne Flores, expresa “Tanto los llamados juegos como el coito son igual de válidos y satisfactorios, son elementos que utilizamos a favor de placer corporal, genital y de la mente en pareja”, por lo tanto, estos juegos previos simplemente hará que las caricias y besos  aumenten el calor del ambiente.

La vida sexual de una pareja es sumamente importante, tal como lo sostiene la sexóloga Francisca Molero, del Instituto de Sexología de Barcelona, de todas las actividades que realiza el ser humano, esta da un inmenso placer y bienestar a la salud mental y física, si hablamos de sexo en pareja, añade una gran cantidad de emociones, por lo que no será solo placer físico, será además emocional.

Cada pareja es diferente y deben escoger aquello con lo que se sientan cómodos, recordado que experimentar no significa que se hará rutina y que probar cosas nuevas mantiene la llama encendida, la sexóloga Flores recomienda estos pasos para ir descubriendo poco a poco lo que les gusta en la cama:

  1. Conocer y explorar su química erótica  Deben conocer ambos que le agrada en la cama al otro, ya sea preguntando o explorando su cuerpo.
  2. Abre tu mente. Que tu principal objetivo sea el placer de ambos, no solo el tuyo, debes tener disponibilidad para brindar y obtener placer, con esto ambos llegarán al orgasmo y los conectará de una mejor manera.
  3. Descúbrete primero. Primero, debes conocerte para poder guiar al otro, así que tócate y experimenta contigo mismo.

Teniendo esto en cuenta, seguro ya tienes la curiosidad a millón y quieres saber que puedes traer a tu vida de pareja para que ambos disfruten, aquí te dejamos unos cuantos para que tengas en mente:

Este tipo de práctica consiste en el intercambio de mensajes y fotografías eroticas vía Messenger, Whatsapp, Mensaje de texto, entre otros medios de comunicación de redes sociales, la idea es que realicen esto cuando se tengan confianza ciega y madurez del contenido que comparte. Esto lo pueden hacer mientras uno de los dos esté de viaje, estén separados o simplemente en un día común para que lleguen a casa con muchísimas ganas de arrancarse la ropa.

  • Juegos de azar sensuales

El más conocido es el Strip Poker, pero puede ser practicado con infinidad de juegos de azar y mesa. Consiste en que cada vez que la persona pierda una partida se quita una prenda, o también puede jugarse cumpliendo penitencias, depende de la pareja ponerle picante a la partida. Otra opción es el Twister desnudos, consiste en divertirse desnudos con este popular juego, sintiendo el roce constante de piel con piel.

Existen también juegos de mesa con actividades y penitencias divertidas que son perfectas para una noche con tu pareja, así como también dados sexuales, uno contiene acciones y otro partes del cuerpo. Todo es cuestión de pasear con tu pareja por una sex shop o darle la vuelta a su juego favorito.

  • Uso de temperaturas

Es un divertido juego para hacer explotar a tu pareja, ¿Cómo? Intercalando temperaturas, caricias y besos, consiste en el uso de hielo, directamente sobre el cuerpo del otro con el uso de nuestros labios o las manos, acto seguido, podemos hacerlo también con temperaturas calientes como aceites, para un rico masaje que relaje todos los músculos de nuestra pareja; será un rato intimo y delicioso para ambos.

  • Sexo en lugares prohibidos

Sexo al aire libre, puede ser en un ascensor, en los pasillos de algún lugar, la playa, en el auto, un salón de clases, en fin, todo dependerá de la imaginación de la persona, las ganas y el lugar en donde se encuentren, existen anécdotas muy graciosas de gente que ha llegado a tener relaciones sexuales hasta en casa de sus suegros durante una cena familiar. Déjense llevar por el momento, y cuidado que no los atrapen.

  • ¿Te conozco?

Este juego puede avivar muchísimo la llama, e incluso, hay personas que aseguran que puede hasta prevenir una infidelidad y es una oportunidad para volver a enamorar al otro. Deben escoger un lugar, apenas ambos lleguen jugar a que no se conocen y deben lograr conquistar al otro para llevárselo a la cama esa misma noche. La idea es que sientan que son completos desconocidos, y tengan una segunda oportunidad de conocerse.

¿Qué pensarías de untar alimentos sobre tu cuerpo y que tu pareja se dedique a comerte? Esto agrega mucho erotismo a la escena, y existen gran cantidad de alimentos que científicos y expertos aseguran son afrodisiacos, es decir, que aumentan el deseo sexual, entre estos alimentos tenemos el chocolate, la miel, las ostras, la canela, el plátano, las fresas, mangos, higos, el vino tinto, entre otros muchos, todo es cuestión de explorar con tu pareja

  • Juego de roles

Un clásico para avivar la llama de las parejas, en este juego se trata de interpretar escenas de películas, series o situaciones excitantes, ser otras personas básicamente, y las posibilidades son infinitas, una sexy enfermera cuidando a un paciente, ser el Khal Drogo y la Khaleesi, James Bond y una de sus chicas, entre infinidad de roles, todo con la finalidad de jugar un rato, al fin y al cabo es lo mismo que hacíamos de niños, solo que ahora tendrá como final un orgasmo.

  • Striptease

Todos conocemos de este erótico baile que hemos visto en clubes de mujeres sensuales, vídeos musicales, películas, incluso fantaseado con alguna canción que sería perfecta para uno. Para hacerlo es importante que la persona se sienta segura y sensual, el objetivo es que con movimientos sensuales vayas quitándote la ropa y tus gestos exciten a tu pareja para que al finalizar la música corra hacía ti.

  • Bondage

Una práctica que mezcla el sexo con el placer basándolo principalmente en la dominación y el dolor, todo esto ha tomado gran popularidad en los últimos años tras el éxito del libro y cinta homónima, 50 sombras de Grey. Esta práctica erótica que excita por igual a hombre y mujeres consiste en el uso de ataduras, vendas de ojos, mordazas en la boca, uso de látigos y correas para azotes leves, jalones de cabello, en fin, su objetivo es combinar el dolor y el placer. No es una práctica para todas las personas, pero vale la pena intentar si tu pareja y tú están de acuerdo.

Si no quieres ir a los extremos de las prácticas sadomasoquistas, puedes intentar simplemente lo más común y sensual que es el cubrir los ojos y explorar a tu pareja, incluso jugar con sus otros sentidos como el tacto y el gusto; o el jugar con esposas y sacar a flote el lado dominante del otro, sin cruzar las líneas.

Quizás nos estamos quedando cortos con la cantidad de opciones que hay para divertirse en la cama, y es que como en cualquier situación, la imaginación es el límite y dos personas excitadas pueden hacer gran cantidad de cosas para lograr placer mutuo, lo importante es que ya hayan discutido de límites y ambos estén cómodos.

Una pareja tiene que reinventarse constantemente para no caer en la monotonía, no volverse distantes ni rutinarios, salir y viajar para conocer nuevos lugares, probar cosas nuevas, llenarse de detalles, todo esto también aplica a la cama, así que no tengan miedo de traer a ella nuevas ideas para que ambos disfruten, tengan un rato memorable, intenso y excitante, con estas cosas, aunque parezcan muchas, se puede garantizar que ambos se sentirán plenos emocional y sexualmente.

zonas erógenas de la mujer

Las 20 zonas erógenas de la mujer y cómo estimularlas para derretirlas de placer

Nuestros lugares sensibles y eróticos no son los típicos que ya se te vienen a la mente: la vagina, el clítoris y los senos. No, hay muchos más. Si eres hombre, es necesario que conozcas las zonas erógenas de la mujer para que sepas cómo estimularlas correctamente y hacer que tu chica se derrita de gozo. Si eres mujer, bienvenida, conocer nuestro propio cuerpo es fundamental para autocomplacernos y enseñarles a otros a consentir cada uno de nuestros rincones de placer.

Desde la cabeza a los pies, el cuerpo femenino está plagado de terminaciones nerviosas que con un ligero roce, en el punto adecuado, nos excita. Eso sí, la estimulación debe hacerse adecuadamente porque de lo contrario, cuando son muy bruscos, pueden generarnos dolor. Así que sean apasionados, pero sin perder la delicadeza (a menos que quieran protagonizar las 50 Sombras de Grey).

La importancia de estimular adecuadamente las áreas precisas del cuerpo es que esos juegos acumulan la tensión sexual, aumentan la excitación, cosa que al momento del coito se traduce en un mayor y más intenso orgasmo.

Zonas erógenas de la mujer

No debes olvidar que los juegos previos son muy importantes, pues aumenta la libido y hace que nuestros cuerpos se preparen aún mejor para el acto sexual. Algunos hombres, por querer satisfacer sus deseos al momento, olvidan estimular a su pareja y no se imaginan lo doloroso que resulta -a la mujer- cuando un pene es introducido en una vagina que no está lubricada (consecuencia de no haber estimulado todo su cuerpo con anterioridad). Así que esmérate para hacerla disfrutar también, porque lo cierto es que nuestros gemidos te encantan.

¿Quieres hacerla gritar de placer? Véndale los ojos, porque cuando la privas de la vista, sus otros sentidos se agudizan. Luego, toma su cuerpo como un lienzo y dibuja paisajes sensuales en los siguientes lugares:

  1. Cuero cabelludo

Nosotras nos hacemos bolita cada vez que acarician nuestra cabeza, eso incluye ligeros masajes en el cuero cabelludo y caricias en el cabello. Coloca tus dedos entre los cabellos de tu chica y desliza tu mano suavemente. Por supuesto, hazlo con cuidado, pues también nos duele muchísimo si nos halan alguna hebra.

  1. Cuello

Apreciado cuello, más que sostener nuestra cabeza, yo creo que se ideó para que a las mujeres se nos olvide hasta el nombre cuando apenas nos rozan con sus dedos. Sí, es una zona muy erótica y nos hace humedecer al instante. ¿La técnica? Besarlo y lamerlo suavemente.

Si deslizas tan solo la punta de tu lengua alrededor de su cuello, esa mujer ya es tuya, incluso antes de plantarle un beso en la boca.

  1. Clavículas

Son los huesos más sexys. Pasa tu lengua por ahí y termina concentrándote justo en el centro, debajo de la garganta, ahí donde se forma una pequeña v que se hunde. Haz círculos con la punta de tu lengua en la zona y verás cómo tu chica se eriza.

  1. Orejas

No solo están para oír o llevar zarcillos. Te digo que si chupas el lóbulo de la oreja, la succionas y soplas, vas a volverla loca. Pero cuidado, si vas a morder, hazlo con tus mismos labios, los dientes pueden ser un poco filosos y la sensación no es agradable si los utilizan para morder esa región.

¡ATENCIÓN! Esto no lo puedes olvidar NUNCA: A las mujeres nos encanta oír los gemidos masculinos. Es súper excitante. Si te excita tocar el cuerpo de tu chica (obvio que sí) hazlo notar y gime genuinamente (no lo finjas, por favor) cerca de su oído. Esto es un plus, créeme.

  1. Labios de la boca

Los besos son los mejores amigos del placer. Se sienten miles de cosas al besar, y lo sabes. Te daré un consejo: acércate a ella, haz como si la vas a besar, pero no lo hagas. Repite esto varias veces. Le generarás un tipo de frustración sensual y excitante. Generarás mucha tensión sexual haciéndolo. Cuando ya la tengas casi suplicándote un beso, complácela, dale el beso con pequeños mordisquitos y acaricia sus labios con tu lengua.

  1. Senos

Los senos son uno de los lugares más erógenos y sexys del cuerpo femenino, no importa su tamaño. Grandes o pequeños, son igual de estimulantes. Sin embargo, muchos hombres lo que hacen es apretarlos como si de pelotas anti estrés se trataran, y ya, no hacen nada más. Tú te excitas apretándolos porque aumenta tu morbo, pero a nosotras no nos genera más nada, es como un bostezo.

Para estimularlos perfectamente necesitas tus dedos y tu lengua. Con tus dedos, aprieta suavemente los pezones, hazlo con movimientos circulares. Usa tu lengua para juguetear con ellos, dale pequeños golpecitos con la punta. También puedes lamer la aureola.

Si quieres aumentar la excitación, lame sus senos con movimientos circulares, dibuja pequeñas líneas con tu lengua, pero nunca toques los pezones. Ella estará esperando que lo hagas, pero no lo harás. Parecido a lo que ocurre con el jueguito de los besos, así mismo la tendrás suplicando.

Además, la parte baja de los senos, esa línea que une los pechos con el abdomen, es muy sensible. Prueba acariciándola ahí, y verás cómo se derrite.

  1. Abdomen

Es muy sensible. Con pasar tu dedo o tu lengua desde la unión de sus senos hasta donde inicia su pelvis, la tendrás babeada.

  1. Ombligo

Es la zona más olvidada, pero la que más puede hacerla gozar de placer. Introduce tu lengua ahí y sopla. Aunque no lo creas, solo con esto -acompañado de caricias en el clítoris- puedes hacer que tu chica llegue a un orgasmo.

  1. Dedos de las manos

Sentir la lengua de nuestra pareja “saboreando” nuestros dedos es muy agradable y placentero. Sin duda alguna, también es una zona que despierta placer.

  1. Espalda

Los besitos, caricias y lamidas en la espalda siempre son bienvenidos porque se sienten como ligeras cosquillas que resultan demasiado placenteras.

  1. Pies

El talón es una zona erógena, tanto para el hombre como para la mujer. Pasa tu lengua por ahí y se le erizará la piel, también con masajitos tendrás el juego ganado. De igual manera, el lugar donde terminan los dedos e inicia el talón, es muy excitante. Igualmente los tobillos.

  1. La zona detrás de las rodillas

Pasa ligeramente tus dedos por ahí, con solo ese pequeño roce, harás que se vuelva loca. Imagínate qué pasaría si además de pasar tus dedos y tu lengua por ahí, se te ocurriera acariciarlo con la punta de tu pene. Amigo, lograrás excitarla muchísimo.

  1. Muslos

La parte interna del muslo, en especial la que está más cerca de la ingle es muy sensible y está conectada directamente con los puntos neurálgicos del placer. Besa la región, pero tu aliada infalible, a estas alturas, siempre va a ser la lengua.

  1. Labios mayores y menores

Llegamos a la región ansiada. Muy bien, enciende más el fuego pasando la punta de tu lengua por los labios menores y mayores. Es una cosquilla fascinante.

  1. Clítoris

Es la estrella más aclamada, con numerosas terminaciones nerviosas. Es la variante del falo masculino, solo que diminuto (el clítoris también tiene erecciones). Con tus dedos y tu lengua puedes estimularlo muy bien. Cualquiera que sea tu herramienta, procura acariciar esta región en círculos, siempre en círculos. Con solo esto puedes hacer que tu chica llegue a la quinta dimensión del cielo, si es que la hay.

  1. Punto U

Está entre el clítoris y el inicio de la vagina. Con sexo oral, lo lograrás estimular muy bien.

  1. Punto A

Se encuentra justo antes de llegar al cérvix (parte inferior del útero, situada en el fondo de la vagina). Desliza tu dedo como un limpiaparabrisas. Puedes acariciar el pun A con tu dedo, en forma de gancho, en la pared vaginal delantera.

  1. Punto O

Es un área esponjosa que está en la parte trasera de la vagina. Puedes estimularlo con tus dedos, un vibrador o tu pene.

  1. Punto G

Está en la parte final de la vagina. Algunos dicen que es muy complicado llegar hasta ahí. Pero con sexo anal es seguro que lograrás alcanzarlo.

  1. Ano

Importantísimo lubricar muy la zona. Para que a tu chica no le duela, debes estimularlo bien y dilatarlo con paciencia, primero con tus dedos. Cuando introduzcas tu pene ahí adentro, muévete y tocarás su punto G, además también estarás estimulando el punto O. Es decir, es una zona súper erógena que garantizará, a ti y a ella, un orgasmo intenso.

Como verás, el cuerpo femenino está repleto de lugares para explorar. No dudes en jugar con cada uno de ellos para que tu pareja pueda disfrutar de un sexo vigoroso. Nunca te concentres únicamente en el área genital o de los senos, hay otros rincones muy interesantes en los que puedes hacerla llegar al orgasmo sin necesidad de haberla penetrado. Es cuestión de hacerla sentir relajada y muy deseada. Vamos, regálale lo mejor de ti y de tus caricias.

zonas erógenas del cuerpo masculino

Las 18 zonas erógenas del cuerpo masculino: llévalo al cielo con caricias

Seguro piensas que excitar a un hombre es muy fácil porque solamente con un roce en el punto adecuado ya lo tienes listo. Además, ese punto siempre es el mismo: el pene. Pues bien, no es mentira eso de que ellos se excitan facilito, pero lo que sí es importante tomar en cuenta es que hay muchísimas zonas erógenas del cuerpo masculino, no solo su miembro viril.

Dejemos de equiparar las preliminares para nosotras y concentrémonos en esos lugares del cuerpo de nuestro chico, para llevarlo al cielo mientras acariciamos esos lugares sensibles que guardan el secreto del placer. Veamos su cuerpo como un mapa del tesoro que hay que ir explorando para hacerlo llegar al éxtasis. Además, ¿acaso no te excita saber que tu pareja está disfrutando todo lo que le haces? Por eso, brindándole placer, también estarás estimulándote a ti misma.

Hagamos del sexo algo divertido y recorramos el cuerpo de nuestro chico con nuestros dedos y nuestra boca. Hagamos todo un tour por esas zonas erógenas y dejemos de último a su imponente amigo que, al final, hará su papel importante.

Zonas erógenas del cuerpo masculino

El orgasmo es esa petite morte, la pequeña muerte que todos queremos experimentar cuando tenemos sexo. Es el pastel después de la cena. Si hacemos al lado las metáforas, el orgasmo es la acumulación y liberación de la tensión sexual. A mayor estimulación, mayor tensión se acumula y, al liberarla, el orgasmo es mucho más intenso, las sensaciones son más prolongadas y enérgicas. Para lograrlo, se debe acumular la tensión sexual en otras partes del cuerpo masculino además del pene.

  1. Vista y oído

Aunque estas no son zonas como tal, sino sentidos, son igual de importantes para excitarlo. Antes de comenzar con el juego de las caricias traviesas, inicia acaparando su atención hacia tu propio cuerpo. Sedúcelo con ropa íntima sexy, acércate a él y susúrrale cosas al oído.

  1. Orejas

El lóbulo de las orejas es muy sensible. Chupa su lóbulo suavemente y sopla despacio alrededor de esa zona que acabas de humedecer con tu saliva. Le dará una sensación como de electricidad, y eso le va a encantar. También puedes respirar y apuntar el aire de tu respiración detrás de su oreja. Va a sentir un cosquilleo muy estimulante.

  1. Cuero cabelludo

Si piensas que su cuero cabelludo no tiene nada que ver con el sexo, te equivocas. No hay nada más importante que la relajación al momento de tener sexo. Acariciar esta zona con tus dedos y darle masajes ligeros, despertará todas las terminaciones nerviosas allí ubicadas y tu chico se sentirá como si estuviera flotando. Eso ayuda bastante a su erección y aumenta sus ganas. El efecto se intensifica si lo acompañas de besitos y todo lo que te dije que hicieras con su oreja.

  1. Cuello

En sus clavículas, y justo debajo de la manzana de Adán, se encuentra la tiroides, que es una glándula ligada a los órganos sexuales. Recorre todo ese lugar con tu boca y con besos arrastrados, verás cómo le va a encantar.

  1. Labios

Bésalo. Llénalo de besos apasionados y suaves. Pasa lentamente tu lengua sobre su labio inferior, succiónalo, dale una ligera mordida. No podrá resistirse. Si quieres experimentar más, acércales otras partes de tu cuerpo a su boca. Por ejemplo, tus senos. Así tú misma podrás sentir placer.

  1. Hombros

Acaricia sus hombros con tus manos, bésalos suavemente. Cuando estés arriba, roza sus hombros con tu cabello.

  1. Dedos

Todo lo que le hagas a sus dedos, él va a imaginar que se lo estás haciendo a su falo. ¿Resultado? Se va a derretir de placer. Acaricia sus dedos con tu lengua, chúpalos. Él va a pensar que le estás haciendo sexo oral y va a sentir casi lo mismo sin necesidad de haber tocado su pene.

  1. Pezones (Tetillas)

Ellos también tienen muchas terminaciones nerviosas ahí. Intenta lamer sus pezones o tocarlos suavemente con tus dedos, le va a encantar.

  1. Abdomen

Justo debajo del ombligo, en ese caminito que conduce a su miembro viril, el hombre siente cosas excitantes. Llénalo de besos, caricias y lamidas en esa zona. También haz lo mismo por encima de los huesos de su cadera. Es un lugar repleto de sensaciones.

¡Stop! Interrumpe el recorrido cuando estés llegando a su pene. Recuerda que eso lo vamos a dejar para después. Ahora, dile que se voltee y ve a su espalda.

  1. Espalda

Por si no lo sabías, la espalda es una zona perfecta para excitarlo. Masajea, acaricia y reparte besos arrastrados por rodo el lugar.

Ahora ve a sus pies.

  1. Pies y dedos de los pies

De acuerdo con la filosofía taoísta, la planta de los pies está conectada con todas las partes del cuerpo. Así que si haces un masaje o besas por ahí, tu chico va a sentir una corriente eléctrica que se acumulará en todo el resto de su cuerpo. Si eres más creativa, en vez de tus manos o tu boca, roza la planta de su pie con tus pezones.

  1. Parte trasera de las rodillas

Región olvidada del mapa, pero muy sensible y placentera. La parte de atrás de las rodillas está llena de terminaciones nerviosas, si besas y lames por ahí, tu chico enloquecerá de placer.

  1. Muslos

Sigue subiendo y acaricia sus muslos, dale pequeñas mordiditas -muy suaves, ojo- y verás lo mucho que le va a gustar.

  1. Nalgas

¡Obvio! Disfrútalas, tócalas, bésalas, dale pequeños golpecitos. Además, mucho después, cuando estén en pleno acto sexual, puedes pasarle las uñas -suavemente, no lo olvides-. A muchos chicos les gusta.

  1. Zona comodín (opcional): Ano y próstata

Digo opcional porque no a todos los hombres les gusta que los toquen por ahí, y debes respetar sus gustos. Es una zona oculta donde se guardan los más intensos placeres. Es más, al introducir tu dedo por el ano, unos cinco centímetros más adentro está la próstata, su zona G, o sea, las puertas al cielo. Sin embargo, debes preguntarle a tu pareja si quiere o no quiere ser estimulado por ahí. Sea cual sea su respuesta, respétala y no lo obligues a hacer nada que lo incomode.

  1. Perineo

Es un rinconcito que se encuentra entro los testículos y el ano. Lame y sopla por ahí, verás cómo enloquece de tan excitado que se pondrá.

Ahora sí, dile a tu chico que se voltee.

  1. Escroto y testículos

El escroto es esa piel arrugada que cubre los testículos. Es una zona demasiado sensible, así que debes ser cuidadosa. Besa y lame por ahí, con mucho cuidado. Por lo mismo que es muy sensible, cuando estimules esa región tu chico aumentará su excitación.

  1. Pene

Llegamos al punto definitivo, a ese lugar donde se manifiestan su excitación y sus ganas. Veamos sus puntos claves de placer:

  • Glande: es la cabeza del pene, su punta es muy sensible y si lames por ahí, puedes hacerlo temblar de satisfacción.
  • Frenillo: es una pequeña perilla de piel que se encuentra debajo de la corona del pene, donde la cabeza se une con lo demás. Lame por ahí y verás cómo ese hombre se hunde en un mar de placer.

Por supuesto, masturbándolo o haciéndole sexo oral, puedes lograr que tu chico llegue al orgasmo.

¡Inténtalo! Al recorrer todas sus zonas erógenas, te sentirás mucho más segura de ti misma y te llenará de deleite saber que él disfruta tus besos y que su cuerpo responde a cada una de tus caricias. Experimenta y juega, a fin de cuentas, de eso se trata el sexo.

técnicas taoístas de estimulación sexual

Técnicas taoístas de estimulación sexual

Una sana relación de pareja implica, además de amor, sexo saludable. El éxito en una relación está en amarse y desearse al mismo tiempo, tener sexo con amor. Nuestro cuerpo está al servicio del amor y del placer, por eso hay técnicas taoístas de estimulación sexual para conocer el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestras emociones.

El tao es una filosofía antigua que se basa en la sencillez, la paciencia y la docilidad. Culturas como la China y la India llevan miles de años siguiendo este pensamiento y estudiando los temas del placer y la estimulación, cosa que en la cultura occidental, aun en el siglo XXI, sigue siendo tabú.

En el taoísmo existen dos fuerzas esenciales: el ying y el yang. El ying es una energía pasiva y fértil, asociada con la naturaleza femenina. El yang, por su parte, es una energía activa, positiva y guerrera, correspondiente a la naturaleza masculina. Al mismo tiempo, el fuego representa lo masculino y el agua representa lo femenino; ambos elementos, al unirse, establecen una profunda armonía.

Únicamente cuando los amantes se entienden entre sí (se aman) hay un verdadero acoplamiento sexual. El Tao es una filosofía donde predomina el amor, y el sexo es visto como un acto espiritual, como una forma de compartir energía positiva mediante la unión de ambos cuerpos.

Técnicas del taoísmo para la estimulación sexual

Las técnicas del Tao no solo ayudan para una correcta estimulación sexual, sino que nos permiten conocer el funcionamiento de nuestros cuerpos y emociones con la finalidad de enseñarnos a cultivar el placer y aumentarlo -en calidad y cantidad- mediante prácticas eróticas.

El método cerrado

Para el taoísmo, las caricias no son suficientes. El sexo es una conexión de cuerpo, mente y alma donde todos los sentidos son protagonistas: vista, olfato, oído, gusto, tacto. Por eso es importante crear un ambiente adecuado y correctamente acondicionado para el acto sexual: música relajante y sensual, olores agradables (incienso), caricias y besos, muchos besos. Es a partir del beso donde los cuerpos comienzan a compartir sus energías.

Inyaculación

Es una técnica taoísta que consiste en tener orgasmos sin eyacular, de manera que la erección del pene no se pierda. Se trata de una eyaculación invertida donde el semen, en vez de ser expulsado, es reabsorbido. Para lograrlo se necesita ejercer presión entre el ano y el escroto. De acuerdo con los principios taoístas, la inyaculación es buena porque el hombre no expulsa sustancias vitales, y de esta forma conserva la energía dentro de su cuerpo.

Sin embargo, no es fácil, requiere práctica, paciencia y cuidado, porque si se hace incorrectamente puede ocasionar molestias y complicaciones.

Series del Nueve

Las series del nueve son prácticas de penetración y se pueden realizar junto con el método de la inyaculación. Eso sí, cuando el hombre es principiante en las técnicas taoístas, le resulta difícil hacer el ejercicio sin eyacular antes de haber completado las series. No obstante, no debe desilusionarse, pues con solo practicar le estará haciendo un bien a su cuerpo.

Después de haber escogido una postura cómoda para el coito, la serie del nueve consiste en una sucesión de penetraciones profundas y poco profundas, de la siguiente manera:

  • Se introduce únicamente la punta del pene dentro de la vagina antes de retirarla. Realiza este procedimiento nueve veces de penetración poco profunda, y luego introduce todo el pene en la vagina de una vez.
  • Lo mismo, solo que 8 veces de penetración poco profunda donde introduce solo la punta, y luego 2 veces de penetración completa.
  • 7 penetraciones poco profundas y 3 penetraciones completas.
  • 6 penetraciones poco profundas y 4 penetraciones completas.
  • 5 penetraciones poco profundas y 5 completas.
  • 4 penetraciones poco profundas y 6 completas.
  • 3 penetraciones poco profundas y 7 completas.
  • 2 penetraciones poco profundas y 8 completas.
  • Finalmente, 1 penetración poco profunda y 9 completas.

Las penetraciones se hacen de manera suave y lenta. Nada de apuros. Los movimientos de salida siempre deben ser más fuertes que los de entrada. Se debe controlar la excitación para ampliar el tiempo del coito, de manera que ambos logren llegar al orgasmo. Debes tener esto en mente, porque muchas veces nosotras solemos tardarnos un poquito más que ustedes. El sexo es un trabajo en equipo y ambos deben disfrutarlo.

Dichas series son continuas y para hacerlas debes estar concentrado. Capaz llevando la cuenta logres distraer a tu cerebro para que la eyaculación no venga tan rápido. Es cuestión de práctica. Tu novia lo agradecerá, créeme.

Posiciones sexuales que el taoísmo recomienda

Las posiciones del acto sexual son igual de importantes en la filosofía taoísta para disfrutar del afecto, la sensualidad y el erotismo. Estas son las más recomendadas:

El dragón

La mujer se acuesta de espaldas y el hombre se coloca encima de ella (misionero). La mujer levanta su pelvis ofreciéndose a su pareja. A continuación, el hombre comienza a hacer las series del 9. No importa si no la termina antes de eyacular, pero debe hacer el esfuerzo para lograrlo.

Los peces

El hombre se acuesta de espaldas con las piernas extendidas, y la mujer se coloca encima y frente a él. Ambos harán la serie del nueve, solo que esta vez ella será quien controle el ritmo y el movimiento.

La cigarra

La mujer se acuesta boca abajo, el hombre se coloca encima de ella, sobre y frente a su espalda. Él hará la misma serie del nueve, pero penetrándola por detrás mientras ella sube sus nalgas. El orgasmo de ambos suele llegar antes de que se haya terminado la serie.

El taoísmo y el sexo poético

Para el taoísmo, el sexo también es poesía. De hecho, esta filosofía tiene metáforas para referirse al cuerpo humano. Por ejemplo, la mujer es llamada “tigresa” y el hombre “dragón”. El miembro viril es el “tallo de jade” o la “cabeza del dragón”. Para hablar de la vagina los taoístas la llaman “cueva de jade” o “brote de jade”. La saliva es la “secreción de jade” o “agua celeste”.

Por otro lado, es importante acompañar la práctica sexual taoísta con un sano estilo de vida, hacer ejercicios constantemente y consumir alimentos saludables. Tampoco hay que olvidar que se debe liberar el cuerpo del estrés, por eso es necesario que las personas aprendan a controlar sus emociones y a darle a su cuerpo un tiempo de descanso después de tanto trabajo.

El tao es tan simple como esto: “cuerpo sano, mente sana”.

Nuestros productos recomendados

la inyaculación

La inyaculación, una forma de tener orgasmos sin perder la erección

A muchos hombres les atrae la idea de tener varios orgasmos en una misma noche, ¿o no? Lo cierto es que eso puede lograrse mediante la técnica de la inyaculación. Como sabrás, es normal que, después de eyacular, tu pene pierda la erección y tengas que esperar un buen rato para que vuelva a despertar. Pues bien, la inyaculación es contraria a la eyaculación; es decir, consiste en retener el semen y evitar expulsarlo, para así separar el orgasmo de la eyaculación. En pocas palabras: la inyaculación es una forma de tener orgasmos sin perder la erección.

El único problema es que todo este tema de la inyaculación es una manzana de la discordia entre los urólogos. Algunos sostienen que es saludable, pero otros opinan completamente lo contrario. Esta falta de acuerdo es producto de los pocos -o casi nulos- estudios científicos que se han hecho con respecto al tema, pues no se saben cuáles son sus beneficios o perjuicios a largo plazo.

Orígenes milenarios de la inyaculación

En la antigua China se utilizaba esta técnica como forma de evitar embarazos y como una estrategia de los hombres para poder tener relaciones sexuales con varias mujeres al mismo tiempo. Tal parece que los chinos inventaron la diversión sin preocupación.

Sin embargo, en la actualidad no se utiliza como método anticonceptivo (niñas, recuerden que con el líquido preseminal también pueden quedar embarazadas, no se confíen), sino como una forma de retardar la eyaculación para no perder la erección y poder disfrutar más, durante un mayor tiempo.

¿Cómo tener una inyaculación?

Pues bien, existe el método Chi Kung, que consiste principalmente en la respiración y el manejo de la energía interna. Pero también está el método de ejercitar los músculos sexuales.

Método Chi Kung

La medicina tradicional china indica que practicar la inyaculación le proporciona salud y longevidad al hombre, de manera que aunque tenga 80 años, va a lucir como de 40. Para ello, debe prepararse y realizar los siguientes ejercicios:

  • Apertura de conductos de circulación Chi: Es necesario unir los canales de acupuntura que permiten una buena circulación de energía dentro del organismo. Dichos canales son el Vaso Gobernador (Du Mai) que recorre la parte trasera del cuerpo desde el cóccix, pasa por la espalda, el cráneo y termina en la encía superior; y el Vaso Concepción (Ren Mai) que recorre la parte frontal del cuerpo desde el perineo (la zona entre los testículos y el ano) hasta la encía inferior. ¿Cómo se unen estos canales? Sencillo, juntando la lengua con el paladar y respirando profundamente.
  • Cámara de succión: Se crea al abrir los canales antes mencionados, mientras inhalas y contraes el ano; de esta manera logras ascender la energía sexual por el Vaso Gobernador, es decir, por la parte trasera del cuerpo.
  • Respiración testicular: Mediante ejercicios de respiración profunda, logras llevar la energía del pene y de los testículos hacia otras partes de tu cuerpo, como la cabeza y el abdomen.
  • Inversión de la polaridad del pene: Al momento de una erección, el pene se expande. Pues bien, con la inyaculación se invierte esa polaridad, inhalando y contrayendo el ano, para que la energía del semen suba.

Ejercitación de los músculos sexuales

¿Te da flojera respirar tanto? Intenta con el método práctico de ejercitar los músculos sexuales.

  • Tu pene tiene muchas terminaciones nerviosas que le avisan a tu cerebro cuando vas a eyacular. Es decir, tú siempre sabes cuándo el semen va a salir. Entonces, debes contraer los músculos antes de que llegue la eyaculación, haz presión entre el ano y los testículos justo antes de eyacular. Esta presión detiene el flujo seminal.
  • Al momento que vayas a orinar, corta la micción tres o cuatro veces. O sea, interrumpe la orina y luego de unos segundos reanúdala. Con esto entrenas y controlas los músculos PC (pubococcígeo).
  • Luego de dos semanas, contrae los músculos PC durante treinta segundos y después relájalos. Repítelo por varios minutos para incrementar la fuerza. Esto lo puedes hacer a cualquier hora.
  • Otra técnica es presionar el medio de tu pene con el pulgar cuando sientas que viene la eyaculación, así la interrumpes. Sin embargo, esto no funciona en todos los hombres, pues depende de las características físicas del cuello de la vejiga. ¿Cómo saber si funciona en ti? Bueno, intenta presionar tu pene con el pulgar, si aun así expulsas el semen, es porque tu vejiga no está apta.
  • Ejercitar todo el cuerpo regularmente.

No importa el método que elijas, lo cierto es que al principio la práctica te puede resultar un poco incómoda y un tanto dolorosa. Como la primera vez que vamos al gym, que todo nos duele. Pero con la práctica continua, tus músculos sexuales se van adaptando.

¿A dónde se va el semen?

Seguramente, al leer todo esto, te preguntarás qué ocurre con el semen que no se eyacula. Con respecto a esto, el doctor Jamin Brahmbhatt,  urólogo de Orlando Health, la inyaculación en urología “se le llama eyaculación retrógrada, aquí es donde la eyaculación regresa a la vejiga y finalmente se elimina a través de la orina».

Por otro lado, el sexólogo Jerónimo García Centeno, representante en México del Universal Tao System de Tailandia, explica que “cuando mueren -los espermatozoides-, algunos quedan en la próstata o en cierto conducto, pero no obstruyen nada ni se estancan, ya que el cuerpo se encarga de descomponerlos y absorberlos”.

Debate científico

Como comenté al inicio de este artículo, el tema de la inyaculación ha dado mucho de qué hablar entre los urólogos y terapeutas tántricos del mundo, ya que algunos lo ven como una práctica saludable y otros lo ven como algo perjudicial. Veamos las opiniones contrastantes que hay al respecto:

Helena Nista, instructora de tantra, explica que practicar la inyaculación tiene muchos beneficios, pues “el esperma está lleno de minerales nutritivos y elementos que los hombres no pierden durante la inyaculación, esto lleva a niveles más altos de fuerza, vitalidad y bienestar, más creatividad, mejor claridad de pensamiento, etc.»

Algunos también aseguran que practicar la inyaculación ayuda con los problemas de eyaculación precoz y evita la disfunción eréctil.

No obstante, Nicole Prause, doctora y psicofisióloga sexual, señala que la inyaculación puede ser perjudicial para los hombres: «la aneyaculación es cuando la eyaculación no emerge y es exactamente como se describe a la inyaculación. También puede ser que el hombre no está pudiendo eyacular por problemas físicos. La “aneyaculación” y la “inyaculación” no son diferentes, es la falta del líquido que se expulsa en los momentos de las contracciones asociadas con el orgasmo».

Al mismo tiempo, los que no están a favor de esta práctica, indican que si se hace de manera inadecuada, podría producirse una retención de semen, ocasionando la inflamación de los testículos, el epidídimo y la próstata. Esto le generaría un profundo dolor al hombre.

Es difícil tomar partido por alguna de estas dos perspectivas. La idea sería que lo practicaras a ver qué tal, pues es una experiencia muy personal y las sensaciones varían dependiendo de los hombres, pues no todos sienten igual. Eso sí, todos los expertos (tanto los que están a favor como los que están en contra de la inyaculación) advierten que si esta actividad genera infecciones en las vías urinarias, se debe interrumpir inmediatamente la práctica.

Recomendaciones finales

Nunca sobra recordar que lo ideal es hacer estos ejercicios con la asesoría de un instructor calificado (urólogo o terapeuta sexual). De nada sirve que te pongas a inventar demasiado y termines con una infección o con una inmensa molestia en tu pene. Así que, en ese sentido, hay que tener mucho tacto y cuidado.

Nuestros productos recomendados

Amor y sexualidad en el Renacimiento

Amor y sexualidad en el Renacimiento

Ya hemos visto que la Edad Media fue un periodo marcado por el atraso y la opresión. Eso va a dar un giro de 180º durante el Renacimiento, época del despertar de las artes y de la ciencia. Asimismo, el amor y la sexualidad en el Renacimiento verán un cambio satisfactorio para los amantes.

De qué va el Renacimiento

Pues bien, el Renacimiento (siglo XV – XVI) nació en Florencia, Italia, y se trata de la transición de la Edad Media a la Edad Moderna, caracterizada por la oposición a lo medieval y el amor e imitación de lo grecorromano.

  • La Reforma (siglo XVI) constituyó una revolución religiosa que tuvo sus causas básicas en los años finales de la Edad Media y que representa una verdadera crisis en la Iglesia Católica europea como resultado del cual se quebranta la unidad de creencias en el continente.
  • El hombre es el centro del mundo renacentista y busca la gloria terrenal. Los humanistas renacentistas tuvieron una nueva fe en el ser humano y en el valor del ser humano.
  • Esta nueva visión del hombre también se manifestaba en un interés por la anatomía del cuerpo humano.
  • En el arte volvió a aparecer el desnudo, tras mil años de pudor.
  • Los hombres se atrevieron a ser ellos mismos, ya no tenían que avergonzarse.
  • Volvió a nacer el arte y la cultura de la Antigüedad.
  • Hubo una transición económica del feudalismo a la economía monetaria (las necesidades vitales se convirtieron en algo que se podía comprar con dinero).
  • Hay notables aportes en geografía y ciencias físicas, matemáticas y naturales, letras y filosofía.
  • Se dieron avances tecnológicos como la imprenta y la brújula.

 

Amor y sexualidad en el Renacimiento

Las ideas liberales se extendían entre gente con experiencia de mundo, gente que viajaba como mercaderes y comediantes. Por supuesto, la Iglesia católica no permitió que esa libertad se propagara demasiado, y como producto de la Reforma y Contrarreforma, se creó la Santa Inquisición.

Inquisición

Uno de los “delitos” por el que los inquisidores realizaban su cacería era la fornicación. Los inquisidores perseguían a aquellas personas que decían que practicar sexo libre fuera del matrimonio no era pecado. Por supuesto, la clase alta no se veía afectada y muchas veces se les perdonaba que fornicaran fuera del matrimonio. Para la Inquisición, ni la fornicación ni la prostitución afectaban la moral oficial.

Libertad sexual

Los jóvenes aristócratas con dinero iniciaban su sexualidad desde los doce años, y con prostitutas. La prostitución seguía siendo un mal necesario, sobre todo para los hombres que debían “desahogarse” por el deseo sexual. Como los inquisidores no castigaban a los aristócratas, ellos tenían derecho de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Los que se veían cruelmente afectados eran las personas de clase baja.

Los encantos eróticos

La hechicería representó un papel importante para atraer a los novios, y los que la practicaban eran perseguidos por los inquisidores. El encantamiento era visto como una actividad peligrosa porque suponía confiar en poderes prohibidos que implicaban pacto con el diablo.

La bigamia

En la Barcelona de 1665, los inquisidores persiguieron y detuvieron a una mujer que, abandonada por su marido, vivía con otro hombre como su esposa. Pero la pusieron en libertad, porque al parecer era un sencillo caso de cohabitación sin derivaciones teológicas, aunque la bigamia constituyera un pecado.

Por lo visto, la bigamia era algo bastante corriente, porque como en esa sociedad no se admitía el divorcio, la única solución era irse a otra ciudad y casarse por segunda vez.

Homosexualidad

Seguía siendo reprobado por la Iglesia, pero como el Renacimiento se caracterizó por ser humanista, ya los homosexuales no tenían miedo de expresar públicamente sus preferencias. Leonardo da Vinci fue acusado dos veces de acostarse con un hombre joven, pero nunca fue condenado porque sus cómplices provenían de familias poderosas.

Michelangelo, por su parte, a sus 50 años hizo pública su homosexualidad. Escribía intensos poemas apasionados donde declaraba su amor a un joven guapo llamado Tommaso de Cavalieri. Nunca lo condenaron de sodomía porque él aseguró que seguía siendo célibe y que su amor era un amor platónico.

El amor en el Renacimiento

El concepto del amor revolucionó y ya no se veía como en la Edad Media, sino que tenía vínculos con el neoplatonismo (amor platónico, idealizado, romántico). En esta época surgió el “amor cortés”. La mujer comienza a ser idealizada y venerada como una diosa, un ser divino al que había que complacer y adorar tanto física como intelectualmente. Ya se la respetaba más y el hombre comenzó a cortejarla para poder ganarse su amor.

Arte, sexualidad y Renacimiento

Es en el arte donde se ve realmente los cambios en comparación con la Edad Media. Las pinturas y las esculturas eran muy realistas, y los desnudos de eran los más representados.

La mitología clásica se convierte en un tema recurrente en la pintura renacentista, donde se muestra la mayor admiración por el legado grecolatino; sin embargo, se respetaba la tradición medieval al seleccionarse temas religiosos junto con los civiles.

La escultura era realista, lograda con modelos vivientes que dan gran importancia a la anatomía, con muestra de movimientos y expresiones. Los temas eran religiosos (personales del Antiguo y Nuevo testamento, en cuanto al cristianismo; o de la mitología grecolatina, en cuanto al paganismo) y civiles (esculturas de mecenas o personajes famosos). Lo mismo sucedía con la pintura.

Cabe destacar que, gracias a las pinturas, el ideal de belleza de la mujer cambió. Antes, en La Edad Media, las mujeres bellas eran las delgadas y de senos pequeños, porque las voluptuosas se consideraban paganas ya que podían hacer que los hombres cayeran en tentación. Eso cambió en el Renacimiento, pues empezaron a destacarse los desnudos de mujeres voluptuosas, de caderas anchas y llenas.

El Renacimiento constituyó un despertar en todos los sentidos. Por supuesto, ciertos rasgos medievales prevalecían, pues la transición no se dio de un día para otro. Sin embargo, los avances en la ciencia y en las bellas artes, además del surgimiento del amor romántico, significó un gran paso hacia la modernidad.

 

 

 

Amor y sexualidad en la Edad Media

Amor y sexualidad en la Edad Media

Es momento de abordar una máquina del tiempo y viajar hacia los años de oscurantismo y retraso, así te darás cuenta que el concepto de amor varía muchísimo dependiendo del contexto histórico en el que se vea enmarcado. Ahorita en el siglo XXI cualquier joven pondría el grito en el cielo si le dicen que no puede tener sexo antes del matrimonio, y que si va a copular con alguien debe ser única y exclusivamente para traer un bebé al mundo (cero placer, cero nada de nada). Pues bien, el amor y la sexualidad en la Edad Media más o menos eran eso, una burla, y todo estaba bajo el poder de la Iglesia Católica y de la Corona. Así que súbete a la máquina del tiempo y viajemos hasta el siglo V de nuestra era, ¿vale? La travesía será larga y sufrirás de jet lag.

Primera estación: Contexto. ¿De qué va la Edad Media?

No podemos hablar de la Edad Media sin saber, a grandes rasgos, de qué se trató este período y qué circunstancias lo marcaron.

  • Duró diez siglos, o sea, mil años. Del siglo V al siglo XV. Desde la caída del Imperio Romano en el 476, hasta el descubrimiento de América en 1492.
  • Comprende 3 etapas: La Temprana (siglo V al IX), la Alta (siglo IV al XIII) y la Baja (siglo XIII al XV).
  • La Iglesia impone una visión teocéntrica del mundo, lo que le lleva a ejercer un control total en la vida cotidiana. Tanto la Iglesia como el Reino tenían un poder absoluto.
  • Se trata de una época muy retrógrada y oscurantista, de mucha represión, opresión y atraso.
  • Se desarrolló el feudalismo, que dio forma a las relaciones de poder y servidumbre entre los señores y sus siervos.

Segunda estación: Amor y sexualidad en la Edad Media

La Edad Media se trata de una época muy represiva en cuanto a la sexualidad, pues se veía como algo pecaminoso, peligroso y reprobable. Pero, claro, al mismo tiempo se veía como lo más soñado y secretamente deseado.

Matrimonio

No se hacía por amor. De hecho el amor era visto como algo peligroso que tentaba a las personas a satisfacer sus necesidades carnales y pasionales, lo cual significaba pecado. Las nupcias se contraían bajo el término “dialetio” que significaba amor honesto y comprometido, no romántico, sino más bien como de amistad o complicidad.

En la sociedad medieval, la Iglesia impuso que el sexo solo era posible dentro del matrimonio y con la única finalidad de procrear. O sea, que si la pareja iba a tener sexo era nada más para hacer hijos, no para procurarse placer. De lo contrario, sería pecado. Se basaban en el “honesta copulatio” que significa “práctica del sexo con el casto motivo de continuar con la especie”.

Por cierto, dentro del matrimonio solo se permitía tener sexo de lunes a miércoles, y en las noches, porque de día era pecado. Tenían prohibido el sexo de jueves a domingo, no podían copular durante la cuaresma, tampoco en los 35 días previos a la navidad, ni en los 40 días previos a la fiesta de Pentecostés, mucho menos podían tener relaciones sexuales si era un día en el que se celebraba un santo.

Gracias a -o por culpa de- la Iglesia, el sexo se veía como una enfermedad. Por eso se fomentaba la castidad para “salvar las almas” de la gente pecadora. Ave María Pusísima…

Tener sexo fuera del matrimonio era igual a fornicar y eso significaba pecado. Tampoco se permitía la homosexualidad (se castigaba con muerte en la hoguera y mutilaciones) ni la masturbación. Tampoco estaba permitido el coitus interruptus, como control de natalidad, pues se consideraba que eso causaba la laceración del pene.

También se creía que las enfermedades del pene se producían porque el hombre había introducido su falo dentro de una matriz “sucia” y llena de “veneno”, o sea, que había tenido sexo con una mujer que estaba menstruando.

Adulterio y machismo

El adulterio era pecado y delito, pero dependiendo del sexo. Era una deshonra religiosa porque atentaba contra el matrimonio y hacía que aparecieran bastardos. Sin embargo, había diferencias y favoritismos. Si el hombre era adúltero, se decía que había caído en el amancebamiento y era normal, solo se trataba de una desviación. En cambio, si era la mujer, se le consideraba de una vez adúltera y delincuente.

La mujer era considerada un ser inferior y, por lo tanto, tenían que desempeñar papeles pasivos: casamiento, sexualidad (cuando el hombre tuviera ganas), parto y lactancia. La mujer debía someterse a las decisiones del marido. Eso de los juegos eróticos para estimular a la mujer, no existían, ella solo debía recibir y aceptar, aunque le causara dolor.

Según las reglas de la Iglesia, el matrimonio concedía al esposo el derecho de disfrute sobre el cuerpo de su mujer, es decir, se convertía en su propietario y podía hacer con ella lo que se le diera la gana. La mujer era un objeto y no un sujeto.

El Kamasutra de la Edad Media

La única posición aceptada era la del misionero (el hombre encima de la mujer). La mujer debía estar ubicada debajo para representar su inferioridad y mantener los roles de pareja donde el hombre es el que domina y el que tiene el poder. Se decía que si la mujer estaba arriba gozaría de mucho placer y eso era inmoral.

Si la pareja osaba tener sexo en otras posiciones, estas eran las penitencias:

  • Sexo dorsal (la mujer encima): 3 años a pan y agua para ambos.
  • Lateral, sentado, de pie: 40 días a pan y agua.
  • Coitus retro (vaginal, pero por detrás): 40 días a pan y agua.
  • Masturbación mutua: 30 días a pan y agua.
  • Sexo interfemoral (eyaculación en las piernas): 40 días a pan y agua.
  • Coitus in terga (sexo anal): 3 años a pan y agua si era con un adulto, 2 años a pana y agua si era con un niño (pedofilia), 7 años a pan y agua si ya era un hábito recurrente, 10 años a pan y agua si se hacía con un clérigo.

¿Cómo se enteraban de los “delitos”? Pues por la confesión en la Iglesia, y esas eran las penitencias que el cura colocaba. Por supuesto, si la homosexualidad se hacía pública, los culpables eran mutilados y llevados a la hoguera.

La prostitución

¿Quieres saber dónde estaba la doble moral de la Iglesia? Pues en la prostitución. Esta actividad, aunque se trataba de fornicación y, por lo tanto, de pecado, era considerada un “mal necesario”. El argumento era porque cuando los hombres buscaban relaciones con prostitutas, servía para que ellos saciaran su placer y para proteger a las mujeres respetables de la seducción y la violación.

Además, la prostitución era un excelente negocio que lucraba a la Iglesia. El 5% de los ingresos que tenía la Iglesia, provenía de los lupanares. ¿Por qué? Porque los prostíbulos estaban dentro de lugares que le pertenecían a la Iglesia y, bueno, gran parte de lo que ahí se generaba iba a parar a sus manos.

Los burdeles contrataban médicos para que una vez a la semana revisaran el estado de salud de las prostitutas, y así garantizarle a los clientes que podían tener sexo sin riesgo a contraer enfermedades. La sífilis era la que más abundaba en ese tiempo.

La virginidad

La virginidad en la mujer era garantía de calidad para un esposo, significaba mercancía nueva, no tocada por otras manos, lo cual le daba poder al hombre de sentirse dueño y el “primero y único” en desvirgarla. Además, la virginidad era considerada una virtud porque abría las puertas del cielo.

Por supuesto, el hombre no tenía por qué ser virgen al casarse. Era muy común que ellos tuvieran sexo con prostitutas antes del matrimonio para poder satisfacer sus deseos carnales. Ellos sí tenían derecho al placer, las mujeres no.

El cinturón de castidad

Era como un calzón de hierro que se les colocaba a las mujeres y se cerraba con llave para proteger su virginidad o evitar que fueran infieles. En el caso de que se quisiera proteger su virginidad, una llave la tenía su padre y la otra un cura. En el caso de evitar la infidelidad, una llave la tenía el marido y la otra un cura. El cura siempre tenía una llave por si acaso al padre o al marido de la mujer le pasaba algo.

El instrumento les impedía llevar una vida normal porque maltrataba la piel y casi no podían caminar, les dejaba heridas profundas en la epidermis y les ocasionaba infecciones vaginales y anales.

La masturbación

Era considerado uno de los pecados más graves porque, si se trataba del hombre, se desperdiciaba la “semilla creadora”; y si se trataba de la mujer, era un acto pecaminoso porque solo se hacía para procurarse placer.

Se creía que el esperma se producía en el cerebro, que era un tipo de sangre “mejor procesada” que permitía la reproducción. Por eso la Iglesia prohibió la masturbación, porque se estaría derramando el “líquido de la vida”.

También por eso la mujer era considerada inferior, porque su sangre no era tan pura y su cuerpo no producía esperma, sino la menstruación, que se veía como algo asqueroso y venenoso producto de toda la “impureza” de su organismo.

Preservativos y consoladores

Los condones eran intestinos o vejigas de animales, también los había de lino. Su finalidad era únicamente para protegerse de las enfermedades -sobre todo cuando los hombres se acostaban con prostitutas-.

También había consoladores en forma de miembro viril, pero su uso era castigado. A las mujeres se les imponía una penitencia de un año a pan y agua. Dentro del matrimonio también se usaban consoladores por si el hombre sufría de disfunción eréctil.

Por cierto, cuando un hombre tenía problemas con su pene y no podía mantener una erección, un grupo de médicos le examinaban el falo para evaluarlo y determinar si sería capaz de procrear. En caso que se detectara algún problema de impotencia y el matrimonio no podía consumarse, la pareja podía separarse legalmente.

Última estación: De regreso a casa

Como te habrás dado cuenta, el viaje a la Edad Media fue sumamente decepcionante. Enterarse de tanto retraso es algo que avergüenza. Además, como te mencioné, el amor era mal visto, y si los hombres se enamoraban genuinamente de sus esposas, entonces ellos eran objeto de burla.

La situación del machismo y todas las represiones sexuales eran realmente avasallantes. La Iglesia Católica controlaba todo y por eso a esta época también se le denomina “La Edad del Oscurantismo”.

Ya han pasado muchos años y ahora estamos en pleno siglo XXI que, aunque no es para nada perfecto y tiene sus propios grandísimos problemas, la sociedad dista mucho de ser “atrasada” en comparación a la Edad Media.

 

 

 

 

Eyaculación precoz

Eyaculación precoz: definición, causas, síntomas y tratamiento

La eyaculación precoz es cuando el hombre expulsa el semen de forma incontrolada, antes de que él o su pareja lo deseen, incluso antes de que inicie la penetración. Es uno de los problemas más comunes en los varones, pero no todos se atreven a confesarlo.

Si tienes esta disfunción sexual, tranquilo, no hay de qué preocuparse y se “cura”. Además, casi un 30% de los hombres sufre de eyaculación precoz, y el 70% restante ha tenido el mismo problema alguna vez en la vida. So… take it easy!

No se trata, en absoluto, de algo que tenga que ver con una complicación física. Así que no hay nada malo con tu fiel compañero. Eso sí, se debe tratar para que no te genere ningún problema psicológico -en caso de que la situación te afecte demasiado- que pueda desestabilizar tus emociones o tu vida en pareja.

Tipos de eyaculación precoz

Pues bien, por si no lo sabías, resulta que la eyaculación precoz se clasifica en varios tipos. Veamos cuáles son.

Primaria

Se da en la adolescencia, usualmente en chicos que nunca han tenido alguna pareja. Está asociada a la masturbación constante e inadecuada, porque el joven lo hace con prisa para poder llegar rápido al clímax, ya sea porque no tiene la suficiente privacidad que necesita (los padres están en la casa y no tocan la puerta, ya sabes), o por sentirse culpable pensando que lo que hace es “moralmente incorrecto”.

Secundaria

Afecta a hombres que ya han superado la adolescencia y se encuentran en su etapa adulta, mayormente debido a problemas emocionales, de estrés, abstinencia sexual prolongada, o porque tienen una pareja que les excita demasiado.

Permanente

Cuando sucede en menos de un minuto de penetración… o antes. Este tipo de eyaculación precoz suele darse por causas genéticas. Capaz tu papá tenía el mismo problema.

Adquirida

Por causa somática o psicológica. Es decir, cuando te sientes mal físicamente o cuando estás muy angustiado por algo.

Natural variable

O sea, que no es constante. Sucede en algunas circunstancias concretas y muy pocas veces (puede ser el caso de que la chica te excite muchísimo). Así que se considera como algo normal.

Disfunción eyaculatoria prematura

Cuando eyacula en un periodo de tiempo normal, pero el hombre cree que lo hizo antes de lo deseado.

Según el grado de gravedad…

Grado 1

Es el más fácil de corregir. Se debe a la ansiedad y a un estilo de vida muy estresado.

Grado 2

Cuando no se supera el grado 1 y la eyaculación precoz se hace más constante. Puede tratarse con terapia sexual.

Grado 3

Cuando el grado 2 se prolonga. El hombre eyacula antes de la penetración o al comienzo de la misma (en menos de 1 minuto). Los hombres con este grado pueden verse muy afectados psicológicamente.

Grado 4

La eyaculación precoz se convierte en algo crónico, llegando a afectar gravemente el estilo de vida y las emociones del paciente. En este caso se hace necesario un tratamiento farmacológico.

Síntomas de la eyaculación precoz

  • Incapacidad para controlar la expulsión del semen antes de cumplirse un minuto de penetración.
  • Ansiedad por la incapacidad de controlar la expulsión del líquido seminal. Esta ansiedad también la puede sufrir su pareja, debido a que siente insatisfacción sexual.
  • Estrés emocional, tanto en el hombre como en su pareja. Esto podría generar que ambos se abstengan de tener sexo.
  • Sensación de culpa, frustración y vergüenza.
  • En el peor de los casos, la eyaculación precoz viene acompañada de disfunción eréctil.

Causas de la eyaculación precoz

  • Estrés y el nerviosismo: más que todo por miedo a hacer el ridículo en la cama o a que la mujer quede embarazada.
  • Causas biológicas o genéticas: por alguna alteración en la sensibilidad de los receptores cerebrales de la serotonina (hormona que regula ciertas conductas y necesidades corporales).
  • Relaciones sexuales con poca frecuencia: si el nombre deja pasar mucho tiempo sin tener relaciones sexuales, puede llegar a sufrir de eyaculación precoz.
  • Algunas enfermedades psiquiátricas como trastorno bipolar, estrés postraumático o depresión.
  • Infecciones en las vías urinarias o problemas en la próstata: la prostatitis crónica, muchas veces, es causante de disfunciones sexuales.
  • Adicción a las drogas.
  • Trastornos neuronales: esclerosis medular y neuropatías.
  • Defectos en la tiroides y las glándulas suprarrenales.
  • Alcoholismo y tabaquismo crónico.

Tratamiento de la eyaculación precoz

Terapia psicológica

Tanto el hombre como su pareja deben asistir a terapia para que se informen sobre la eyaculación precoz y para que el varón aprenda a cómo controlar su reflejo eyaculatorio. El terapeuta debe estimular a ambos para que establezcan una buena comunicación, así se eliminan las tensiones y el hombre se siente menos presionado.

Antidepresivos

Los más utilizados son paroxetina, fluoxetina y sertralina, porque inhiben la recaptación de serotonina.

Terapia mixta

La terapia psicológica, acompañada de fármacos antidepresivos, suele obtener mejores resultados en el tratamiento de la eyaculación precoz.

Tramadol

Es un analgésico que los especialistas recomiendan ya que se ha comprobado que, si se toma unas dos horas antes del coito, retrasa la eyaculación.

Anestésicos locales

Hay cremas anestésicas que, al aplicarse en el pene, reduce su sensibilidad. Los preservativos también tienen este efecto en algunos hombres. El problema de los anestésicos o, mejor dicho, el riesgo, es que pueden ocasionar que el hombre no se excite o que tenga complicaciones para mantener la erección.

Ejercicios para abordar la eyaculación precoz

Te diría que respiraras y te relajaras, pero eso suena muy inconvincente. Sin embargo hay ciertas técnicas que puedes emplear para abordar el problema:

  • Parar y seguir. Cuando estés a punto de conseguir el orgasmo, para la estimulación durante 30 segundos y después continúa.
  • Comprimir el pene. Avísale a tu pareja cuando sientas que estás a punto de eyacular para que detenga la estimulación sexual y apriete tu glande con suavidad (aunque esto puedes hacerlo tú mismo).
  • Pensar en cosas no excitantes. Pues sí, esto puede sonar un poco random, pero si durante el acto sexual comienzas a nombrar -en tu mente- jugadores de futbol y sus puntajes recientes, puedes retrasar la eyaculación. A algunos hombres le funciona. Puedes nombrar lo que quieras, ovejas, presidentes, cantantes, etc., cualquier cosa que te distraiga.

Cómo hacer si tu relación de pareja se está viendo afectada

Bueno, como ya habrás visto, lo mejor es que ambos asistan a terapia. Sí, es comprensible que tu chica se sienta insatisfecha pero, vamos, hay otros métodos para hacerla llegar al orgasmo, como el sexo oral, la estimulación de las partes erógenas de su cuerpo, etc.

Son una pareja y si se aman pueden resolver el problema, juntos. De verdad, si tu chica se rehúsa demasiado, o ya de plano no quiere saber nada de ti, no te sientas mal. Capaz estaba contigo únicamente por sexo. No lo sé. Pero de lo que sí estoy segura es que, si son un verdadero equipo y ambos sienten amor, pueden salir de esta situación sin mayor inconveniente.

Esto no es algo por lo cual te tengas que sentir avergonzado, si lo tratas a tiempo, todo volverá a la normalidad. Si de verdad sientes que el problema es muy grave, ve a terapia que sin duda ahí te van a ayudar.

 

 

Hipersexualidad masculina | Satiriasis

Satiriasis, la hipersexualidad masculina

¿Has escuchado hablar sobre la hipersexualidad? La más conocida es la que se da en las mujeres, denominada “ninfomanía”. Pues bien, el equivalente para el sexo opuesto es la satiriasis, la hipersexualidad masculina. Estamos hablando, en pocas palabras, de un trastorno caracterizado por pensamientos y conductas sexuales compulsivas.

La palabra satiriasis debe su nombre a una criatura de la mitología griega llamada “sátiro”. El sátiro está definido en Google como “un ser que habitaba en los bosques, y que se representa con pequeños cuernos, el cuerpo cubierto de vello, rabo y las patas de macho cabrío”.

Los sátiros acompañaban a Dionisio -dios del vino, del teatro y de las fiestas-, eran criaturas pícaras, disfrutaban de los placeres físicos y de las mujeres, siempre estaban detrás de las ninfas (no es casualidad que la ninfomanía tenga raíz etimológica de las ninfas). Sin embargo, a veces podían tornarse peligrosos y violentos.

Otra de las definiciones que arroja Google acerca del sátiro, es la de un “hombre lascivo que tienen un exacerbado deseo sexual”. Bien, vamos a ello.

¿Adicción al sexo o hipersexualidad?

Los especialistas no se ponen de acuerdo en si es correcto llamarle adicción al sexo o no. Está claro que se trata de una actitud compulsiva donde la persona necesita aumentar la frecuencia y la intensidad de sus actos sexuales para conseguir placer y satisfacción. De lo contrario, le causaría mucho malestar. Sin embargo, por más que el sátiro quiera obtener placer, no termina satisfecho, por lo tanto dedica mucho tiempo en buscar ese estímulo que al final no lo llena por completo.

No solo eso, aunque la búsqueda del placer se haga por intereses hedonistas, también el sátiro ve el sexo como una vía de escape de la tristeza, la soledad, la ansiedad, el estrés o cualquier otra emoción negativa con la que no sepa lidiar.

Es más o menos como la adicción a las drogas. ¿Pero es correcto llamarle adicción? No hay consenso con respecto a este tema, pues algunos expertos sostienen que hay adicción solamente cuando se trata de sustancias que se pueden ingerir. En cambio, las “adicciones sin sustancia” se refieren más que todo a una incapacidad de controlar los impulsos. Así que, en este caso, el término más correcto es hipersexualidad.

¿Cuántas personas sufren de este trastorno?

Algunos estudios señalan que 2 de cada 100 hombres sufren de satiriasis. Sin embargo, como hay mucho tabú al respecto, algunos hombres mantienen esto en secreto. Por lo tanto, quizá el porcentaje sea un poco mayor.

No confundir un elevado deseo sexual con hipersexualidad…

Hipersexualidad masculina | Satiriasis

No porque te encante tener sexo a cada rato quiere decir que tengas adicción al sexo o hipersexualidad. Tener una libido alta es cool, ¡disfrútala! Tu alto deseo sexual es sano y no significa que seas “adicto”. Tampoco andes regodeándote y diciendo que, por tener un alto deseo sexual, eres un sátiro y un súper macho pecho peludo. No es así, la hipersexualidad es delicada, es un trastorno que se trata y se medica.

Lo que caracteriza la hipersexualidad es el malestar que genera en la persona, el sentimiento de culpa, la angustia que le genere, el deterioro de su vida social. Es precisamente por esas razones que los doctores tratan a los pacientes que tienen esta actitud compulsiva, no porque sea una conducta “moralmente reprobable”, “desviada” o “pervertida”.

Tampoco es correcto justificar las infidelidades con una supuesta adicción al sexo. Por eso es importante distinguir las hipersexualidades genuinas de otros problemas psicológicos o de pareja.

Síntomas de la hipersexualidad masculina

Este trastorno se diagnostica en adultos a partir de los 18 años. Sus síntomas son los siguientes:

  • Fantasías sexuales recurrentes que no se deben a efectos de las drogas, fármacos o a episodios maníacos. Consumen mucho tiempo en idear las fantasías y en buscar la manera de hacerlas realidad.
  • Necesidad de tener sexo a cada rato con todas las mujeres posibles (u hombres). No importa si conoció a la persona hace unas horas. El sexo casual se vuelve una constante.
  • Incapacidad de formar lazos sentimentales.
  • Urgencia por masturbarse frecuentemente.
  • Pensamientos eróticos que interfieren con sus actividades cotidianas.
  • Falta de sueño y hambre. Sus únicas ganas y necesidades son las sexuales.
  • Todo lo relacionan con sexo.
  • Ver pornografía se vuelve una tarea diaria y obsesiva.
  • Su actitud interfiere en áreas sociales y laborales.
  • Las mujeres a su alrededor se sienten acosadas y en peligro.

Causas de la satiriasis

Desequilibrios químicos

Toda compulsión está asociada a desequilibrios en los neurotransmisores, sustancias químicas del cerebro, como la dopamina y la serotonina que influyen en el estado de ánimo e intervienen en la regulación del placer. Es por eso que los hombres sátiros o hipersexuales se benefician al tomar antidepresivos.

Disfunción en la corteza prefrontal medial del cerebro

Algunos estudios indican que una lesión o mal funcionamiento en el área prefrontal del cerebro (asociada con la capacidad de tomar decisiones y la flexibilidad conductual) puede ser causa de la satiriasis debido a que dificultaría la inhibición sexual.

Vulnerabilidad genética

La acción de los genes nos hace más o menos propensos a ciertas patologías. Por eso, algunas personas son más susceptibles a tener alguna conducta compulsiva que otras.

Abusos en la infancia

Si el hombre fue abusado sexualmente cuando era niño, puede que desarrolle satiriasis en la adultez.

Depresión

La depresión también puede ser causante de la hipersexualidad masculina.

Familias disfuncionales

Si el hombre creció con unos padres cuyos cuidados eran negligentes o muy represivos, ello puede contribuir al desarrollo del trastorno.

Consecuencias de la satiriasis

Las consecuencias son negativas tanto para quien lo padece como para las otras personas que lo rodean.

  • Depresión.
  • Baja autoestima.
  • Vergüenza y odio a sí mismo.
  • Desesperación.
  • Promiscuidad, falta de control. Puede hacerse daño en sus zonas genitales debido a la actividad sexual desmesurada.
  • Puede cometer crímenes sexuales. Se puede convertir en un violador y eso trae, a su vez, consecuencias legales.
  • Tendencia al voyerismo, exhibicionismo y acoso sexual.
  • Pérdida de amistades, rupturas de relaciones y pérdida de empleo, lo que lleva a que el hombre gaste lo poco que tiene en prostitutas o en productos pornográficos, lo cual se traduce en déficit monetario.

Consejos para vencer la satiriasis

Sincérate contigo mismo y con los demás

Acepta que tienes un problema. No lo escondas y no mientas al respecto.

Busca apoyo profesional

No dudes en ir a terapia. Recuerda que recuperarte es un proceso largo que requiere paciencia. Así que debes comprometerte y no flaquear.

Reduce tu ansiedad

Haz alguna actividad física o deporte. Ve al gym, de manera que puedas olvidarte de recurrir al sexo como forma de escape a emociones negativas que te hacen sentir mal.

Tratamiento para la hipersexualidad masculina

Los tratamientos para la satiriasis combinan terapia individual, familiar o grupal. También se recurre a períodos de abstinencia de 2 a 3 meses para que el paciente pueda distinguir entre una actividad sexual saludable y una patológica. Por supuesto, se les puede recetar antidepresivos para combatir los síntomas de ansiedad y otros problemas emocionales.

Como verás, no se trata de algo fácil. La hipersexualidad masculina o adicción al sexo puede llevar a consecuencias realmente peligrosas y por eso es importante tratar el trastorno a tiempo.

Nuestros productos recomendados

mujeres en el amor y en el sexo según su signo zodiacal

Cómo son las mujeres en el amor y en el sexo según su signo zodiacal

Si hay algo completamente cierto es que todas las mujeres somos únicas e irrepetibles. De hecho, cada persona es un mundo y todos nosotros tenemos -hombres y mujeres- una originalidad que nos caracteriza. Sin embargo, la astrología ha agrupado diferentes tipos de personalidad de acuerdo al mes de nacimiento en el que haya nacido la persona. Con base en esto, decimos que la fecha de nacimiento influye, de cierta forma, en las personalidades. Por lo tanto, es posible saber cómo son las mujeres en el amor y en el sexo según su signo zodiacal.

Sé muy bien que muchos dudan sobre la certeza de este tipo de cosas esotéricas. No necesariamente por pertenecer a una religión, pues hay personas que no son religiosas pero que tampoco creen en los signos zodiacales. Vale, está bien, yo puedo considerarme un poco escéptica al respecto. Sin embargo, he tenido la oportunidad de conocer amigas interesadas en el tema, por las cuales he curioseado el asunto. Además, me encanta Mia Astral, la sigo en sus redes y siempre estoy pendiente de sus posts.

En una de mis clases de Psicología de la Comunicación, recuerdo a mi profesora decir que, para evaluar a sus pacientes, el último recurso que utilizaba era la carta astral de la persona. Eso captó la atención de todos los alumnos porque, vamos, nos resultó algo extraño. Pues sí, según ella, había casos tan complejos, que a veces -solo a veces- tenía que recurrir a la astrología para poder evaluar algunos patrones o tendencias de comportamiento.

Sin ir muy lejos, la experiencia con mis amigas me ha enseñado a corroborar que la fecha de nacimiento sí influye y nos caracteriza en algún aspecto. Las que somos virgo nos parecemos en algunas cosas -justamente la que caracterizan al signo-, las piscianas son muy piscianas, las escorpianas son demasiado escorpianas, y así vamos. Todas amamos a Mia Astral, por cierto.

Lo único que nunca creemos porque nos parece burdo y absurdo, son esos horóscopos que te mandan a vestirte de tal color porque supuestamente eso hará tu día mucho más cool. No creemos en ese tipo de palabrería, para nosotras lo importante del asunto es el tema de las personalidades. Por supuesto, muchos dirán que la conducta humana depende de la sociedad en la que el individuo haya crecido y todas las experiencias que haya vivido. Es correcto, pero siempre hay algo que nos queda de las estrellas, así sea mínimo, hay algo que tenemos de ellas y que traemos con nosotros al nacer.

Clasificación de los signos del zodíaco y cómo rigen en la energía de las personas

Bien, antes de comenzar a hablar acerca de cómo son las mujeres en el amor y en el sexo según su signo zodiacal, es importante clasificarlos para tener una idea de las personalidades. ¿Por qué? Porque al principio yo no las sabía y, al enterarme de esas clasificaciones -en total son tres-, mi conocimiento se amplió mucho más y eso es lo que quiero compartir contigo.

Lo que sé, además de leer mucho a Mia Astral, es gracias a una agenda lunar que compré hace tiempo por casualidad y cuya autora es la astróloga Sylvia Gasparini.

Según su Elemento

Gasparini dice que “de acuerdo con los Elementos, la Astrología se clasifica en cuatro grupos que representan las fuerzas vitales del ser humano y que, por consiguiente, indican sus pautas de energía”.

Signos de fuego: Aries, Leo y Sagitario

Necesitan libertad y acción. Son impetuosas, cálidas, intuitivas, entusiastas, orgullosas y con mucha confianza en sí mismas.

Signos de tierra: Tauro, Virgo y Capricornio

Necesitan resultados útiles y tangibles. Son reservadas, perseverantes y pacientes. Puedes confiar en ellas.

Signos de aire: Géminis, Libra y Acuario

Necesitan comunicarse y expresarse intelectualmente. Son inteligentes, flexibles en sus ideas y opiniones, inquietas, curiosas y estudiosas.

Signos de agua: Cáncer, Escorpio y Piscis

Necesitan estabilidad y protección. Son sensibles, emotivas, fantasiosas y susceptibles.

 

Según su Polaridad

Gaspirini menciona que, de acuerdo con su Polaridad, los signos se clasifican en Masculinos y Femeninos. Asimismo, la astróloga aclara que “en Astrología, Masculino significa que una energía es asertiva, activa, agresiva y lineal. Femenino significa que una energía es receptiva, reflexiva, magnética y circular. Estos términos no deben confundirse con hombre y mujer”.

Signos masculinos

  • Signos de fuego: “representan la necesidad de emprender, de crear, de emprender, de crear, de ir hacia adelante y aceptar riesgos; el contacto con el valor, dinamismo y la acción”.
  • Signos de aire: “representan el movimiento de las ideas, la vida social, el pensamiento, la expresión y la comunicación; el contacto con la lógica y la racionalidad”.

Signos femeninos

  • Signos de tierra: “representan la percepción, la estabilidad, la solidez, la permanencia, el contacto con el mundo material, el sentido de lo que es práctico y concreto”.
  • Signos de agua: “representan la emoción y el sentimiento; el contacto con la espiritualidad y el mundo de los sueños; la empatía instantánea con las vivencias ajenas”.

 

Según su cualidad

En la agenda, Gasparini señala que “en Astrología, Cualidad no significa atributo sino tendencia o inclinación”. Siguiendo eso, hay tres grupos de signos:

Signos cardinales: Aries, Cáncer, Libra y Capricornio

Son líderes. Representan iniciativa y movimiento. Son creativas, ambiciosas y no huyen de los riesgos.

Signos fijos: Tauro, Leo, Escorpio y Acuario

Son organizadores. Representan constancia, perseverancia y voluntad. Piensan en el futuro y concentran sus fuerzas en metas concretas.

Signos mutables: Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis

Son comunicadores. Representan curiosidad intelectual y adaptación al cambio. Tienen muchos intereses, reaccionan con rapidez y no les cuesta integrarse a situaciones nuevas.

 

Las mujeres en el amor y en el sexo según su signo zodiacal

Pues bien, con lo anterior me parece que Gaspirini nos ha dejado todo bien claro, y con eso nos podemos hacer una idea de cómo son las personas de acuerdo con su signo. Pero es hora de ser más específicas y de revisar cómo son las mujeres en el amor y en el sexo según su signo zodiacal. Esto les interesa a los hombres que quieran conquistar a una chica y primero deseen saber, más o menos, cómo puede ser su personalidad. Las mujeres también pueden leer este post para saber más de sus amigas, o de ellas mismas, o por simple curiosidad.

Acuario | 20 de enero – 17 de febrero

La mujer Acuario es independiente. Se enamora pero le gusta mantener su libertad, por lo que no debes estar siempre controlando sus pasos, no cruces la línea y no la atosigues porque vas a perder. Es tolerante, amistosa y curiosa. Sin embargo, a veces puede tener un carácter impasible, distante y obstinado. Es atractiva y seductora, odia los dramas y las demostraciones exageradas de afecto. En la cama son muy imaginativas y originales, a veces no pueden desligar el sexo del amor, no les gusta lo repetitivo y les encanta que su pareja les haga realidad sus fantasías sexuales.

Piscis | 18 de febrero – 19 de marzo

La mujer de signo Piscis es sensible, compasiva, solidaria, creativa, muy humilde y fantasiosa. Suele tener un carácter impresionable y fácil de manipular. Muchas personas pueden aprovecharse de ella porque es sumamente amable y noble. Quedará en tu conciencia si la manipulas con tus malas intenciones -si es que las tienes-.  Cuando se enamoran lo hacen apasionada e incondicionalmente. Son muy entregadas, buscan el amor en el amor. Debes ser delicado con ella, en serio, renuncia a tus modales bruscos. En el sexo les encanta experimentar, les aburre la rutina.

Aries | 20 de marzo – 19 de abril

La mujer de signo Aries es aventurera, enérgica, rebelde, cándida e inocente. Es muy franca y suele ser ingenua, por lo que, a pesar de su rebeldía, a veces puede ser manipulable. No te aproveches de eso, porque si se da cuenta que le quieres jugar mal, puede ser muy imprudente, impulsiva y agresiva. No va a dudar en darte tu merecido si te sobrepasas. En el sexo le gusta dominar y te dará lo que quieres en el momento.

Tauro | 20 de abril – 20 de mayo

La mujer taurina es tierna y sensual al mismo tiempo. Es tenaz, paciente, fiable y serena. Cuando se enamora es muy afectuosa, pero puede llegar a ser posesiva, terca e inflexible. Mientras le des amor y no la hagas dudar de algo, todo estará bien. De lo contrario, puedes vivir un mini infierno. Ya ves, es tranquila, pero no abuses de lo que no le gusta, porque te vas a arrepentir. En el sexo le encanta ir aumentando el grado de placer, es fan de las caricias y los juegos previos.

Géminis | 21 de mayo – 20 de junio

La mujer Géminis es versátil, perspicaz y brillante. Es una amante inteligente, sabe conquistar y el coqueteo está en sus venas. Nadie se aburre de ella, pero ella sí se aburre fácilmente si su pareja no sabe salir de la rutina que ella tanto odia. No la vas a tener detrás de ti, tranquilo. No te va a revisar el celular y los celos casi no forman parte de ella. Eso sí, si la aburres, te deja y se va con otro. En el sexo le encanta dar rienda suelta a su imaginación, lo ve como una actividad divertida, un juego donde el placer es el protagonista.

Cáncer | 21 de junio – 21 de julio

La mujer de signo Cáncer es sumamente sensible, protectora, tierna y susceptible. Por eso, si le dices algo que no le gusta o la ponga en aprietos, se victimiza y es resentida. Por lo general es muy posesiva, pegajosa y caprichosa. Si se enoja contigo, puede guardarte rencor. Así que sé tierno con ella y no la hagas enojar porque es muy terca. En el sexo es complaciente, así que si quieres jugar a las 50 sombras de Grey con ella, cool, será muy sumisa y tú puedes mostrar tus dotes dominantes.

Leo | 22 de julio – 22 de agosto

La mujer Leo es generosa, noble, fiel, de mente abierta, muy amorosa y afectiva. Es una líder por naturaleza. Pero pobre tú si le haces algo malo, porque esta mujer puede ser muy soberbia, arrogante, autoritaria y déspota. En el sexo, ella es la dominante, es una leona, muy sensual, apasionada y llena de energía.

Virgo | 23 de agosto – 22 de septiembre

La mujer virginiana es sumamente inteligente, analítica, tímida, tierna, honesta y con pureza de intenciones. Eso sí, es muy astuta, cuando tú vas, ella ha ido y venido varias veces. En palabras venezolanas, cuando tú vas por el maíz, ella ya lo molió y montó las arepas en el budare. No te atrevas a mentirle porque tienes todas las de perder. Es perfeccionista e hipercrítica, muy censuradora. Para ir a la cama con ella, debes ganarte su confianza. No tiene sexo así porque sí, primero debe sentir que puede confiar en ti. Una vez logrado, es una amante excelente, le gusta experimentar y puede ser tanto sumisa como dominante.

Libra | 23 de septiembre – 22 de octubre

La mujer de signo Libra es inteligente, simpática, dulce, solidaria y tolerante. Su amor te llena de buenas energías, siempre buscan un equilibrio emocional, son pacíficas, bondadosas, románticas y encantadoras. Son resentidas, así que guárdate las malas intenciones, quémalas y olvídalas. En el sexo le encanta el arte de la seducción, pero pueden aburrirse con facilidad y son muy indecisas.

Escorpio | 23 de octubre – 21 de noviembre

La mujer Escorpio es apasionada, magnética, amable, tenaz, sensible y muy intuitiva. Ama profundamente cuando se enamora, pero se aburre demasiado rápido si no eres atento con ella. Por su misma intuición, si detectan que algo anda mal, son crueles y vengativas. Son muy celosas, obsesivas y compulsivas. En el sexo son muy excitantes y resulta fácil caer en sus redes.

Sagitario | 22 de noviembre – 21 de diciembre

La mujer de signo Sagitario es optimista, con un gran sentido del humor, es alegre, sincera, cordial, simpática, aventurera y ama la libertad. Puede hacerte reír a carcajadas y es difícil hacerla enojar. Si lo haces, ten en cuenta que también  es muy exagerada, imprudente, intolerante y terca. En el sexo, siempre busca nuevas experiencias. Le encanta las relaciones de una noche, pasionales y sin vuelta atrás. No le gustan las cadenas en una relación de pareja.

Capricornio | 22 de diciembre – 19 de enero

La mujer Capricornio es leal, tenaz, fiable, persistente y tranquila. Tienen un carácter reservado, pero con buen sentido del humor. Es pasional y complaciente. En el sexo sorprende a más de uno. Eso sí, es muy prejuiciosa, intolerante, regañona y refunfuñona.

¿Ya se te aclararon las dudas? Si vas en plan de conquista, ten en cuenta esas particularidades para que todo funcione mejor. Por supuesto, las características antes descritas son muy subjetivas, recuerda que toda mujer es única. Pero, al menos, algunos rasgos son fijos e identificables en la persona de acuerdo con su signo.

Nuestros productos recomendados