sexualidad en la cultura vikinga
Amor de época Sexo

La sexualidad en la cultura vikinga

Muy poco se sabe acerca de la cultura nórdica, pues no tenían producción literaria propia y casi no dejaron nada escrito. Por tal motivo, la mayoría de las cosas que se conocen acerca de los vikingos viene de fuentes externas, cristianas y árabes, las cuales presentaron la información de manera sesgada e interesada. En este post hablaremos específicamente de la sexualidad en la cultura vikinga.

Es importante señalar que los cristianos querían mostrar sus bondades frente al paganismo nórdico, mientras que los árabes hacían comparaciones entre su refinamiento y grado de civilización en contraposición a la cultura vikinga. Por eso, no es descabellado que se vean informaciones prejuiciosas acerca de los nórdicos, sobre todo en lo relativo al sexo.

Libre. Así se caracterizaba la sexualidad en la cultura Vikinga

El sexo en la cultura vikinga era bastante abierto. Demasiado, de hecho, pues lo practicaban de forma abierta, incluso delante de otras personas. Luego se formaban orgías y, bueno, hedonismo elevado al cuadrado. Con respecto a eso, el diplomático árabe Ahmad Ibn Fadlan, uno de los primeros en proporcionar información importante acerca de los vikingos, señalaba que el principal aspecto diferenciador entre la cultura árabe y la nórdica era, precisamente, el sexo. Según Ahmad Ibn Fadlan, era en ese rasgo donde el refinamiento árabe destacaba y superaba en creces al “salvajismo” vikingo.

De acuerdo con la expedición de Ibn Fadlan, él mencionaba lo siguiente:

“En una sola de esas casas se reúnen diez y veinte personas, más o menos. Cada uno tiene un lecho en el que se sienta. Con ellos están bellas jóvenes esclavas destinadas a los mercaderes. Cada uno de ellos, ante los ojos de sus compañeros, tiene relaciones sexuales con su esclava. A veces todo un grupo de ellos se unen de esta manera, unos frente a otros. Si un mercader entra en ese momento para comprar a algunos de ellos una joven esclava y le encuentra cohabitando con ella, el hombre no se separa de ella antes de haber satisfecho su necesidad”.

Esto confirma que la poligamia (para los hombres) estaba permitida. Cabe destacar que el hombre podía tener varias concubinas, pero estas mujeres eran sus esclavas. Aunque, claro, bajo el régimen de concubinato también podían unirse las mujeres libres. Pero la mayoría de las veces se trataba de esclavas.

El concepto de esclavas se refería al de esclavas sexuales. Eso estuvo bastante generalizado en la cultura vikinga. Vendían mujeres con esa finalidad, y el negocio era próspero. A decir verdad, las esclavas no eran más que muñecas de juego, un objeto y nada más…

Aquellos matrimonios donde los hombres podían casarse con dos mujeres, los hijos eran considerados legítimos, sean de la primera o de la segunda esposa. También se le denominaba matrimonio “more danico” (a la manera danesa).

El rol de la mujer

Obviando el tema de las esclavas sexuales, en contraste las mujeres libres gozaban del mismo statu quo que los hombres, pues ellas tenían un rol activo y su figura era respetada. Se las consideraba “las señoras de la casa” y administraban el dinero a su antojo, sin necesidad de consultarles a los maridos. Todo ello se diferencia en gran medida de lo que ocurría en el cristianismo, donde las mujeres eran empequeñecidas.

En cuanto al sexo, las vikingas gozaban de gran libertad, no eran propiedad de su marido, no eran sometidas como las esclavas sexuales, y podían solicitar el divorcio por muchas razones, si querían. Uno de los mayores delitos de esta cultura era violar a una mujer libre, aquellos que se atrevían lo pagaban con pena de muerte.

Matrimonio

Ya sabemos que la poligamia estaba oficialmente permitida. Ahora bien, la edad para casarse estaba regida por la menstruación… Whaaaat? Sí, no es descabellado (muchas culturas lo hacían). La niña, cuando ya le venía su primera regla, era considerada una mujer apta para casarse y procrear. Así que, cuando cumplían más o menos quince años (podía ser menor), la muchacha en cuestión podía ser desposada. De igual manera, la virginidad era muy apreciada, estaba asociada a la pureza.

A pesar de esa “libertad” que gozaba la mujer, cabe decir que los matrimonios eran 100% arreglados, nada de amor ni de romance, eran solo un negocio entre familias y nada más. Los casados luego verían si se enamoraban o no, eso era lo de menos.

Cuando el joven era considerado “maduro” para casarse, entonces lo ponían a escoger mujer. Ya de ahí, los padres de ambos se encargaban de negociar la dote, los regalos, la hacienda, la fecha y el lugar de la boda.

Divorcio

Si ambos miembros de la pareja consideraban que si matrimonio no daba para más, entonces ambos (o uno solo) podía solicitar el divorcio. Usualmente eran las mujeres las primeras en pedir separación, pues a los hombres no les resultaba económicamente factible, ya que perdían la dote. Así que, si no querían divorciarse, debían mantener a sus mujeres bien contentas.

Además, una vez que la mujer se divorciaba, podía vivir de su dinero, regresar a la familia, mantener su independencia o contraer segundas nupcias si lo deseaba. Los motivos para separarse eran varios: insatisfacción sexual, impotencia o esterilidad, falta de decencia, mala gestión económica o por maltrato (lo cual era muy mal visto).

Homosexualidad, lesbianismo y prostitución masculina

La homosexualidad no era considerada tabú, pero sí estaba mal vista. Para esta cultura, la fertilidad y la prosperidad del clan eran muy importante. Por eso, como los homosexuales y las lesbianas no podían procrear, eran penalizados por la ley.

Asimismo, la prostitución masculina era de carácter homosexual, y se trataba de hombres esclavos. Su consideración social era muy ínfima, porque hasta el pago de su “oficio” era muy bajo. Aun así, la demanda de este tipo de servicio estaba a la orden del día, sobre todo para aquellos hombres homosexuales que, para evitar ser castigados por la ley, debían casarse con mujeres y tener hijos con ellas.

 

Summary
Sexualidad en la cultura vikinga
Article Name
Sexualidad en la cultura vikinga
Description
La mayoría de las cosas que se conocen acerca de los vikingos viene de fuentes externas, cristianas y árabes, las cuales presentaron la información de manera sesgada e interesada. En este post hablaremos específicamente de la sexualidad en la cultura vikinga.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *