técnicas taoístas de estimulación sexual

Técnicas taoístas de estimulación sexual

Una sana relación de pareja implica, además de amor, sexo saludable. El éxito en una relación está en amarse y desearse al mismo tiempo, tener sexo con amor. Nuestro cuerpo está al servicio del amor y del placer, por eso hay técnicas taoístas de estimulación sexual para conocer el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestras emociones.

El tao es una filosofía antigua que se basa en la sencillez, la paciencia y la docilidad. Culturas como la China y la India llevan miles de años siguiendo este pensamiento y estudiando los temas del placer y la estimulación, cosa que en la cultura occidental, aun en el siglo XXI, sigue siendo tabú.

En el taoísmo existen dos fuerzas esenciales: el ying y el yang. El ying es una energía pasiva y fértil, asociada con la naturaleza femenina. El yang, por su parte, es una energía activa, positiva y guerrera, correspondiente a la naturaleza masculina. Al mismo tiempo, el fuego representa lo masculino y el agua representa lo femenino; ambos elementos, al unirse, establecen una profunda armonía.

Únicamente cuando los amantes se entienden entre sí (se aman) hay un verdadero acoplamiento sexual. El Tao es una filosofía donde predomina el amor, y el sexo es visto como un acto espiritual, como una forma de compartir energía positiva mediante la unión de ambos cuerpos.

Técnicas del taoísmo para la estimulación sexual

Las técnicas del Tao no solo ayudan para una correcta estimulación sexual, sino que nos permiten conocer el funcionamiento de nuestros cuerpos y emociones con la finalidad de enseñarnos a cultivar el placer y aumentarlo -en calidad y cantidad- mediante prácticas eróticas.

El método cerrado

Para el taoísmo, las caricias no son suficientes. El sexo es una conexión de cuerpo, mente y alma donde todos los sentidos son protagonistas: vista, olfato, oído, gusto, tacto. Por eso es importante crear un ambiente adecuado y correctamente acondicionado para el acto sexual: música relajante y sensual, olores agradables (incienso), caricias y besos, muchos besos. Es a partir del beso donde los cuerpos comienzan a compartir sus energías.

Inyaculación

Es una técnica taoísta que consiste en tener orgasmos sin eyacular, de manera que la erección del pene no se pierda. Se trata de una eyaculación invertida donde el semen, en vez de ser expulsado, es reabsorbido. Para lograrlo se necesita ejercer presión entre el ano y el escroto. De acuerdo con los principios taoístas, la inyaculación es buena porque el hombre no expulsa sustancias vitales, y de esta forma conserva la energía dentro de su cuerpo.

Sin embargo, no es fácil, requiere práctica, paciencia y cuidado, porque si se hace incorrectamente puede ocasionar molestias y complicaciones.

Series del Nueve

Las series del nueve son prácticas de penetración y se pueden realizar junto con el método de la inyaculación. Eso sí, cuando el hombre es principiante en las técnicas taoístas, le resulta difícil hacer el ejercicio sin eyacular antes de haber completado las series. No obstante, no debe desilusionarse, pues con solo practicar le estará haciendo un bien a su cuerpo.

Después de haber escogido una postura cómoda para el coito, la serie del nueve consiste en una sucesión de penetraciones profundas y poco profundas, de la siguiente manera:

  • Se introduce únicamente la punta del pene dentro de la vagina antes de retirarla. Realiza este procedimiento nueve veces de penetración poco profunda, y luego introduce todo el pene en la vagina de una vez.
  • Lo mismo, solo que 8 veces de penetración poco profunda donde introduce solo la punta, y luego 2 veces de penetración completa.
  • 7 penetraciones poco profundas y 3 penetraciones completas.
  • 6 penetraciones poco profundas y 4 penetraciones completas.
  • 5 penetraciones poco profundas y 5 completas.
  • 4 penetraciones poco profundas y 6 completas.
  • 3 penetraciones poco profundas y 7 completas.
  • 2 penetraciones poco profundas y 8 completas.
  • Finalmente, 1 penetración poco profunda y 9 completas.

Las penetraciones se hacen de manera suave y lenta. Nada de apuros. Los movimientos de salida siempre deben ser más fuertes que los de entrada. Se debe controlar la excitación para ampliar el tiempo del coito, de manera que ambos logren llegar al orgasmo. Debes tener esto en mente, porque muchas veces nosotras solemos tardarnos un poquito más que ustedes. El sexo es un trabajo en equipo y ambos deben disfrutarlo.

Dichas series son continuas y para hacerlas debes estar concentrado. Capaz llevando la cuenta logres distraer a tu cerebro para que la eyaculación no venga tan rápido. Es cuestión de práctica. Tu novia lo agradecerá, créeme.

Posiciones sexuales que el taoísmo recomienda

Las posiciones del acto sexual son igual de importantes en la filosofía taoísta para disfrutar del afecto, la sensualidad y el erotismo. Estas son las más recomendadas:

El dragón

La mujer se acuesta de espaldas y el hombre se coloca encima de ella (misionero). La mujer levanta su pelvis ofreciéndose a su pareja. A continuación, el hombre comienza a hacer las series del 9. No importa si no la termina antes de eyacular, pero debe hacer el esfuerzo para lograrlo.

Los peces

El hombre se acuesta de espaldas con las piernas extendidas, y la mujer se coloca encima y frente a él. Ambos harán la serie del nueve, solo que esta vez ella será quien controle el ritmo y el movimiento.

La cigarra

La mujer se acuesta boca abajo, el hombre se coloca encima de ella, sobre y frente a su espalda. Él hará la misma serie del nueve, pero penetrándola por detrás mientras ella sube sus nalgas. El orgasmo de ambos suele llegar antes de que se haya terminado la serie.

El taoísmo y el sexo poético

Para el taoísmo, el sexo también es poesía. De hecho, esta filosofía tiene metáforas para referirse al cuerpo humano. Por ejemplo, la mujer es llamada “tigresa” y el hombre “dragón”. El miembro viril es el “tallo de jade” o la “cabeza del dragón”. Para hablar de la vagina los taoístas la llaman “cueva de jade” o “brote de jade”. La saliva es la “secreción de jade” o “agua celeste”.

Por otro lado, es importante acompañar la práctica sexual taoísta con un sano estilo de vida, hacer ejercicios constantemente y consumir alimentos saludables. Tampoco hay que olvidar que se debe liberar el cuerpo del estrés, por eso es necesario que las personas aprendan a controlar sus emociones y a darle a su cuerpo un tiempo de descanso después de tanto trabajo.

El tao es tan simple como esto: “cuerpo sano, mente sana”.

Nuestros productos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *