Terminar una relación de pareja
Problemas de pareja Separación

¿Cómo terminar una relación de pareja de manera saludable?

¿Ya no te sientes estable y no sabes cómo terminar una relación de pareja sin tener muchas complicaciones?

¡Entonces deberías tomar estos puntos en cuenta!

 

Terminar una relación es un tema sumamente delicado, ya sea por razones obvias, o incluso algunas bastante confusas. Cuando nos sumergimos en este deseo, una serie de complicaciones mentales hacen que dudemos mucho de nosotros mismos, que nos sintamos mal por la decisión que queremos tomar y alargamos el proceso de culminación, trayendo como consecuencia más malestares que no solo nos afectan a nosotros, sino a nuestra pareja.

Dicho esto, y haciendo un análisis, ¿qué razón pudiéramos tener para querer sacar a alguien de nuestra vida? La respuesta no es concreta, múltiples factores desquebrajan el deseo de mantener la llama viva, ya sea porque en la relación existan constantes discusiones, situaciones de infidelidad, distancia laboral, problemas de intimidad, cansancio de la rutina, entre otros.

Toda ruptura afecta a nuestro cerebro, haciendo que se concentren una serie de sentimientos como: la ira, la tristeza, la venganza, la desesperación e incluso hasta alivio. Sea cual sea que se presente, nos hace sentir extraños, sublimes y desconcentrados. Pero con todo y eso, tenemos que tomar fuerzas y mentalizarnos de que nunca es fácil decir adiós (al menos que sea una relación terriblemente tóxica, y sin embargo, aún cuesta deprenderse). Aparte de ser fuertes, debemos ser muy metódicos, tomar una decisión de esta magnitud no es a la ligera, los sentimientos humanos son bastantes complejos, y aunque de igual manera vamos a herir, al hacerlo con delicadeza, nuestra posición de mártir será mucho menos pesada.

 

Razones por las cuales las parejas tienden a separarse

Aunque anteriormente solo nombramos algunas de estas razones, es importante describirlas, ya que así podremos delimitar el tema mucho mejor:

Infidelidad

La infidelidad es como un virus que se encuentra en el aire, flotando encima de las parejas. En muchas ocasiones logra adentrarse en una relación ocasionando su destrucción o dejando secuelas negativas que se hacen muy difíciles de eliminar, otras veces simplemente pasa totalmente desapercibido. Ya cuando una relación se ve atacada por este problema, queriéndolo o sin querer, todo queda en un nivel muy bajo de confianza, pocas ganas de seguir y sobre todo cero ganas de perdonar. Pero irónicamente, y aunque suene increíble, muchas veces al ocurrir una infidelidad las personas no se separan por eso, sino que toman esta muestra de debilidad como un rumbo del cual apartarse, ya que antes se estaban concentrando problemas entre ambos participantes, y en un momento de descuido, todo se puso mucho peor, muchas veces una infidelidad es un detonante para demostrar que nada estaba bien.

Incompatibilidad

Muchas parejas no siguen de manera precisa el ritmo que se debe tener al participar en una relación amorosa. Ya sea por temas de personalidad, maneras de pensar y actuar, la compatibilidad se hace escasa, al igual que la presión social crea una incomodidad, ambas personas no están compenetradas. Se dice que los opuestos se atraen, sin embargo el extremo nunca es bueno. Las personas suelen confundir atracción con deseo de asentarse, y esto ha sido una problemática que ha perdurado en el tiempo. Personas que no se conocen bien a sí mismas piensan que estando juntas podrán hacerlo sin problemas, y aunque sí, a veces puede darse el caso, muchas veces el no tener una identidad concreta se destaca en los problemas de personalidad; generando discordia y malos entendidos, haciendo que acoplarse sea difícil y desalentador.

Aburrimiento

Normalmente, al iniciar una relación, el entusiasmo va de la mano con la felicidad, pensamos que estos momentos nuevos serán para siempre y no vemos defectos en la otra persona, todo es 100% asombroso. Pero con el pasar del tiempo empezamos a notar los defectos que siempre estuvieron ahí, pero que no fuimos capaz de ver o aceptar. Nos damos cuenta que en vez de dar mucho, entregamos menos, que la apatía empieza a invadirnos, y que damos por sentado que la otra persona aunque siempre está ahí, no necesitamos darle un cuidado, ese que entregábamos al principio. Todo este aburrimiento es totalmente mejorable, pero depende de cada persona querer tener el valor para hacerlo. Existen parejas que han podido pasar esta prueba y seguir adelante, mirándose con el mismo amor que lo hacían al principio cuando se conocieron, pero por otra parte muchas otras deciden abrirse paso y probar emociones en otro lado, ya sea solas o con alguien nuevo que ha llegado a su vida.

Falta de comunicación

Un problema muy común. Está comprobando que la falta de comunicación trae consigo una serie de momentos catastróficos, quiebran la relación poco a poco, no existe empatía y entendimiento y ahí empiezan los problemas, la intolerancia y la falta de entendimiento. Este signo de estropicio inicia normalmente cuando una pareja siente que debe abstenerse de decir lo que piensa en un momento específico, piensan de forma errónea que dejar las cosas “a medias”, para no crear disputa “innecesarias”, harán que todo se arregle por sí solo, y terminan alejándose más y más, creando un cierre a la relación con el pasar del tiempo y dejando al aire tantas cosas que se pudieron haber hecho para mejorar todo.

Expectativas

Es inevitable tener expectativas para todo, esencialmente al adentrarnos en una relación. Pero el problema depende de qué nivel de expectativas tengamos, y la relación que tenemos. Si bien muchas parejas se encargan de dialogar acerca del futuro, muchas veces no son equitativos en agregarle la dosis de realidad y, al encontrarse de frente con las mismas, terminan dándose cuenta que no es como lo imaginaron.

 

¿Cómo terminar una relación de pareja de forma sana?

 Sabemos que la ruptura es difícil, y ser la persona a la que le hayan dado esa noticia lo es aún más. Pero si ya se ha pensado y no se ve otra salida, debemos hacerlo. La infelicidad no debe estar rondando por nuestro ser a causa de una relación que no nos genere nada positivo. Ahora, resulta de suma importancia hacerlo de la manera menos dolorosa posible para ambas partes, y eso requiere madurez y autocontrol.

Debes tener en cuenta la siguiente información para que el fin de la relación no sea tan indignante:

Maneja y proyecta muy bien tus emociones

Esto es fundamental. Normalmente las relaciones terminan muy mal, y esto se debe a la forma en cómo decimos las cosas. Se debe tener una actitud serena, y aunque suene imposible, la relajación debe mantenerse. No es fácil tener un dialogo de este tipo con nadie, ya que las emociones siempre quieren salir a flote, y al hacerlo modifican el temperamento y el comportamiento. Se debe tener consciencia plena de que la forma en que lo hagas, quedará en tu mente y en la mente de la otra persona para siempre. Si termina una relación con gritos, balbuceando groserías y maldiciones, se crearán rencores que a la larga nos invadirán por un tiempo prolongado, haciendo que nos sintamos muy mal por dentro y por fuera.

Debes haber asumido antes todo lo que iba a suceder

Siempre hay un antes y un después, y tomar esta decisión equivale a haberla tenido en nuestra mente desde hace algún tiempo. Aunque no lo creas (y sea muy distinta la situación al tenerla en frente de nuestros ojos), haber canalizado la información antes del suceso nos hace más aptos para enfrentar el porvenir, ya que se tiene una idea de los posibles escenarios que van a desarrollarse y puede que estemos preparados para ser testigos de la reacción de la otra persona.

Afronta el diálogo de la mejor manera

Es de vital importancia que hables de frente con tu pareja, no puedes declinar de la relación por un medio que no sea ese ya que no es adecuado. Al enfrentarte con la presencia de la persona, te sentirás mejor e incluso le darás la oportunidad a ella también para que exponga sus inquietudes y se desahogue, cosa que será lo mejor para ambos. Antes de este diálogo debes prepararte mental y físicamente, pues tendrás que decir tantas cosas que seguro tenías guardadas y escuchar cosas que probablemente desconocías.

¿Qué se debe hacer cuando finaliza una relación?

Después de terminar con alguien, lo mejor es asumirlo de una vez. Es difícil, pero no imposible. Ya la relación no daba para más, no podemos engañarnos pensando en que quizás todo mejore tan rápidamente, y en poco tiempo podrán unirse y mejorar la situación que antes presentaban. Son muchas las emociones que presentarás dentro de ti, (ya sea la persona que terminó todo, o a la que terminaron), por esto te verás tentada(o) a querer volver, pero debes saber que esos son impulsos de momento. Las cosas pueden mejorar, pero será con el paso del tiempo, no al instante en que todo se desplomó.

Evita cosas básicas como: ir a lugares que ustedes frecuentaban juntos, escuchar música que te recuerde a esa persona, llamar para saber cómo está, o querer saber qué está haciendo. Debes sumirte en soledad por un tiempo y no para provocarte un profunda desdicha, sino para conectarte contigo, conocerte, pasar por distintos estados, avanzar y enfrentarte de nuevo al mundo con tu propio “yo” mejorado.

Summary
¿Cómo terminar una relación de pareja de manera saludable?
Article Name
¿Cómo terminar una relación de pareja de manera saludable?
Description
¿Ya no te sientes estable y no sabes cómo terminar una relación de pareja sin tener muchas complicaciones? Es un tema delicado, ya sea por razones obvias, o incluso algunas bastante confusas. Toda ruptura afecta a nuestro cerebro, haciendo que se concentren una serie de sentimientos como: la ira y la tristeza.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *