Evaluar relación

Cómo evaluar tu relación de pareja

Si bien las relaciones de pareja son complejas, no necesariamente han de ser difíciles siempre que se evalúen. Para que sean saludables basta con que ambos integrantes trabajen sus inseguridades, aparten las malas experiencias anteriores y fortalezcan la empatía.

Ser afectuosos, comunicarnos correctamente con nuestro compañero, tener un buen nivel de deseo sexual, desarrollar la capacidad de consenso, estar dispuestos a resolver los problemas, respetarnos, plantearnos metas en conjunto y equilibrar nuestra individualidad con la vida en pareja son los principales factores que el Centro de Psicología Clínica Nicolás Moreno, de Granada-España, subrayan como los fundamentales para que una pareja tenga éxito.

Ahora bien, independientemente del tiempo que tengamos con nuestra pareja, es importante que evaluemos periódicamente nuestra relación, con el fin de poder analizar lo positivo y negativo antes de que un pequeño problema crezca y haga crisis. Prevenir siempre es mejor que lamentar.

Las relaciones son dinámicas, de hecho aseguran los expertos que ese dinamismo es que el que permite que el noviazgo o matrimonio evolucione y sus miembros crezcan en lo personal y como equipo. Toda unión implica acuerdos que de ningún modo resultan estáticos, por lo que la evaluación permanente puede ayudarnos a reconsiderar planteamientos que quizás hicimos al comienzo de nuestra relación, pero ya no están funcionando.

La doctora y consejera de parejas Monsita Nazario sostiene que evaluar la relación puede asegurar la salud y el futuro de la unión. Incluso destaca que hay que advertir la dirección que toman la divergencia e incompatibilidad, que aparecen con el paso del tiempo, para tomar decisiones acertadas con respecto a la vida en común.

 

Evaluar relación

Puntos clave para evaluar la relación

La especialista subraya tres puntos clave para tener en cuenta al evaluar la relación de pareja:

Análisis periódico:

Evaluar constantemente la relación nos permite crear conciencia, mantenernos alerta y hacer de la vida en pareja una prioridad. Nazario recomienda que esto se haga diariamente, debido a que al saber que estamos en un proceso de constante evaluación nos esmeramos en hacerlo cada vez mejor y evitamos caer en la desmotivación, el descuido y el cansancio. “El no dar seguimiento a los procesos los daña y los pone en riesgo de fracasar”, sostiene. Además, resalta que el análisis periódico debe considerarse como uno de los acuerdos fundamentales al iniciar la relación para poder atajar a tiempo los motivos que llevan al distanciamiento y la separación.

Reinventarse es la clave:

El éxito de una relación no es proporcional al tiempo que dura; de hecho, muchos años de vida en pareja no garantizan el conocimiento exhaustivo de ambos miembros. Conocerse es un proceso de toda la vida, por lo que la experta asegura que la clave de las parejas felices está en crecer y reinventarse en función de la etapa en la cual se encuentra la relación, debido a que los conflictos no se pueden evitar pero si reducir su impacto con una evaluación a tiempo. Amarnos es ser capaces de transformarnos y cada pareja lo hará de una manera distinta; eso sí, la doctora enfatiza en que la transformación debe darse conscientemente y por parte de ambos integrantes para evitar la disfuncionalidad.

Mapas del amor:

Amar a alguien implica conocerlo, por eso la consejera precisa que es indispensable que la pareja se conozca profundamente: sus gustos, historia, preocupaciones, manías, formas de pensar y posturas ante distintos temas. Son los llamados “mapas del amor” y hay que mantenerlos al día para poder manejar con mayor efectividad las circunstancias que se nos presenten. En nuestra evaluación Nazario propone una interrogante esencial: “¿Cómo sería estar casado con alguien como yo?” La respuesta sin duda nos hará más consciente de las debilidades y fortalezas que tenemos y cómo hacernos cargo de ellas. Asimismo, la consultora advierte la existencia de ciertas acciones catalogadas como “jinetes del apocalipsis”: crítica, queja, desprecio, actitud defensiva y evasión, los cuales están presentes en toda relación, por lo que nuestra tarea es advertirlos, detenerlos y neutralizarlos. Para ello recomienda apuntar mensualmente el propósito de vida en común para mantenerse conectados.

Por su parte, la psicóloga Miriam Martín nos invita a hacernos las siguientes preguntas para evaluar nuestra relación: ¿Este vínculo nos suma o nos resta?, ¿nos ayuda a ser mejores y desarrollarnos como personas?, ¿nos limita y genera emociones negativas? Sobre la base de ellas podremos medir qué tan bien vamos y decidiremos qué cambios hacer.

 

Evaluar relación

Claves para una relación saludable

No existen escuelas de pareja, pero sí muchas herramientas para aprender, aunque sea de manera informal, a tener una relación que nos proporcione bienestar. Por eso incluimos algunas claves para hacer de esta experiencia algo saludable:

  • Evitar la dependencia emocional para mantener elevada la autoestima. Depender de los gustos y necesidades de la pareja propicia el distanciamiento, es por ello que debemos conservar nuestra autonomía y mantener el interés en el trabajo, los amigos, los pasatiempos. Todo ello equilibrará el espacio personal con el compartido y brindará estabilidad.
  • Respetar la intimidad del otro, aceptar sus decisiones y forma de ser. No manipular ni pretender que él o ella cambie, quizás resulte mejor cambiar nosotros, sobre todo la perspectiva desde la cual vemos aquello que nos incomoda de nuestra pareja.
  • Ser auténtico, es decir, no estar permanentemente intentando mostrar nuestra mejor versión porque es irreal y más que generar cercanía con el otro terminará por ahuyentarlo. El verdadero interés hacia todo ser humano se da cuando sentimos que tenemos acceso a él, cuando nos muestra sus aspectos ocultos y emociones sin vergüenza.
  • Comunicarnos de manera asertiva es indispensable. Una buena comunicación puede hacer que una discusión sea constructiva. Debemos conversar mucho con nuestra pareja para afianzar la relación y aprender a negociar sin reproches ni evasiones. Escuchar atentamente, entender su punto de vista, hacerle ver que comprendemos lo que ha dicho y expresar nuestro punto de vista en un tono amable nos permitirá encontrar soluciones consensuadas con las cuales ambos ganaremos.
  • Cuidar los detalles para mantener la relación. Decir y hacer aquello que en un principio generaba tanta felicidad en el otro y que por falta de tiempo o rutina a veces dejamos de lado. Los gestos no deben disminuir con el tiempo, al contrario.
  • Respetar y confiar en el otro. Los celos solo nos traerán malestares y harán que la relación fracase. Un poquito de seguridad no está de más.
  • Tener metas en común que generen interés e ilusión. Esto evitará la monotonía y el aburrimiento que tanto deterioran la vida en pareja.
  • Compartir tiempo de calidad en hacer aquello que disfrutamos juntos.
  • Mantener relaciones sociales para enriquecer nuestra vida y revitalizarla.

Tomemos en consideración aquello que nos funcione, por lo pronto podemos evaluarnos y prestar más atención a nuestra relación de pareja porque es una de las más importantes que tenemos y siempre merece la pena cultivar.

 

Nuestros productos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.