El amor otoñal

No importa la edad, una capacidad del ser humano es la de crear más y más amor para dar, somos criaturas a las que les gusta sentirse amados y amar de igual manera. Hay un momento, en la recta final en donde se arruga la piel, hay muchos cabellos grises en nuestra cabeza, sentimos todo de manera diferente a como lo hacíamos antes y tenemos la mente llena de recuerdos, esa es la tercera edad.

Contrarío a lo que se piensa, la tercera edad no es el fin de la vida, ni hay que pasarlo encerrado en un sofá, y aunque la palabra amor evoca a ese primer romance, hay que preguntarse ¿Acaso  no se ama también cuando se es viejo? ¿No es posible sentir mariposas en el estomago a los sesenta años? Por supuesto que sí, las canas no extinguen las ganas de enamorarse, ya sea de una nueva persona o de la misma con quien hemos compartido nuestra vida.

El amor otoñal, comprende distintas situaciones, como aquellos que están casados y deben reinventar la pareja, los divorciados, los que están solteros y los viudos, de cualquier forma, es un adulto mayor atractivo, amable, más sensato y sereno, con el derecho de enamorarse.

Matrimonios que sobreviven

Existen matrimonios, incluso en el siglo XXI, que siguen juntos, luego de treinta, cuarenta o cincuenta años, sobreviviendo a todos los problemas que pueden tener dos personas que convivan juntas, quizás la gente se cuestiona como es el romance a esta edad, y según doctor colombiano, Andrés Flores, especialista en gerontología y sexología clínica, a mayor edad, las parejas se vuelven más afectuosas, amistosas, sexuales, tiernas, profundas, y románticas.

Este es un amor que se vuelve realista, aceptando del otro las arrugas, la sorderas, las mañas y pequeñas manías de la edad. Las parejas que no son interrumpidas por un divorcio o viudez, pueden envejecer sin problemas juntas, teniendo en cuenta la crisis del “nido vacío”, que es a que enfrentan los padres cuando los hijos ya son adultos y dejan el hogar.

Con los años el amor se vuelve maduro, no hay hormonas que dominan a la pasión volviéndola ciega o romanticismos exagerados, las parejas aprenden a compartir las enfermedades, las despedidas, la muerte y la pérdida de fuerza física, pero aceptan consigo la madurez de los años, y se dan fuerza mutuamente con comentarios tiernos como “yo cocino hoy viejito” o “yo te ayudo con esto, viejita”, tienen el tiempo del mundo para hacer todas aquellas cosas que amaban y lograr esa conexión total.

Encontrar el amor a la tercera edad

En la tercera edad es cuando más se necesita ser amado y amar, por lo tanto cuando una persona queda viudo (a) o se divorcia, incluso aquellas que nunca llegaron a sentirse enamorados de nadie, puede volver a encontrar el amor a la tercera edad, quién sea un compañero para no tener una vejez solitaria, claro estará una familia en quién apoyarse, pero hablamos de la intimidad con otra persona, una intimidad en pareja.

No hay sueño más grande que el de tener una persona para vivir una vejez acompañado, todos merecen alegría y una vida llena de amor. Si se encuentra a una pareja siendo mayor, ambos se dan el mayor regalo, el cuidar el uno del otro,  hacerse compañía y  ayudarse mutuamente; al iniciar una relación a esa edad se hace un pacto de respeto y fidelidad.

Existen muchas ventajas para el amor a la tercera edad, más de las que las personas imaginan, las personas mayores de 50 años, han aprendido a amar, de una manera trasciende a la pasión y el enamoramiento de los jóvenes.

Ventajas del amor otoñal

  • Pueden aprender juntos. Como se sabe, cuando dos personas están juntas aprenden el uno del otro y de las cosas que han vivido, por lo tanto dos personas mayores juntas que han vivido muchos años y muchas cosas tienen mucho que aprender del otro y de lo que han vivido.
  • Se tiene un compañero. Los adultos mayores tienen familiares, amigos e hijos, pero estos también tienen su propia vida y están ocupados con sus familias, el tener un compañero que esté contigo en el resto del camino nos ayudará muchísimo.
  • Amor libre. El amor otoñal es verdadero y libre para vivir todas las experiencias normales de una pareja, pero sin presiones, existirán igualmente discusiones, pero toda la pasión y el amor se volverá más poderoso.
  • Vivir aquello que no hiciste. Cuando jóvenes las personas se excusan en que no tienen tiempo o temen experimentar ciertas cosas, pero a la tercera edad, todos los destinos que deseaste visitar y todo lo que querías experimentar es posible.

Quizás muchas personas se pregunten como es el amor a esta edad, y les cueste imaginar a dos ancianos dándose besos, mucho menos teniendo relaciones sexuales, pero no hay porque llenar nuestra mente de tabúes en contra de dos abuelos simplemente haciendo algo que es natural como amarse.

El sexo y las arrugas

A edad madura el sexo también se experimenta de mejor manera, es más profundo y real, se conoce mejor el cuerpo de tu compañero haciéndolo más intimo, dando así al cuerpo una descarga de endorfinas y haciéndolo sentir de nuevo joven. Quizás algunas posiciones, pastillas o enfermedades vuelvan este acto un poco complicado, pero realmente existen otras píldoras que ayudan a que se haga de manera natural, al igual que el lubricantes y posturas que siguen siendo posibles para disfrutar del sexo.

Las mujeres con tantos años conocen sus zonas erógenas, comparte con su pareja todos sus conocimientos para lograr la estimulación y la autoestimulación que desea, por lo tanto el orgasmo es totalmente posible; por su lado los hombres, pueden gozar con normalidad de una sexualidad libre, gracias a la pastilla azul, es decir el viagra, los problemas de circulación no afectarán su desempeño e incluso existen las prótesis de penes.

Las canas y arrugas no impiden una vejez llena de pasión, muchos ancianos pueden tener relaciones sexuales incluso una vez por días. Las mujeres entre 40 y 80 años consideran el sexo como parte importante de su vida, según el sondeo hecho por la compañía Pfizer.

A pesar de que las relaciones sexuales a la tercera edad puedan ser más lentas a cusa de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y ciertos “achaques” físicos, lo importante para mantener relaciones sexuales a esta edad es que a pesar del desgaste físico, las ganas sigan intactas, recordando que el sexo, además de placer, brinda a la pareja estabilidad emocional.

Una persona después de su vida adulta cuando llega a la vejez ha aprendido a compartir su vida sin los problemas de la juventud, por lo tanto, como asegura la psicóloga Mónica Soliz, las relaciones a la tercera edad son completamente solidas, se basan en la confianza plena, no existen temores de infidelidades, abandono u otros males de los amores adolescentes, las relaciones en la vejez, son perfectamente estables

La psicóloga Camila Úsuga, habla de cómo encontrar pareja a los 50 años: https://www.youtube.com/watch?v=tczN-zDtHEk

Una de las principales oposiciones para una persona mayor que decide iniciar una relación, es la oposición de hijos y nietos a esto, para lo que los padres deben de saber que en sus vidas solo deben mandar ellos, y más importante en su felicidad.

A muchas personas mayores las llena de vergüenza el deseo de volver a sentirse amados, pero al final, todos los seres humanos merecemos recibir amor hasta el último día de nuestras vidas, compartir nuestras vivencias, preocupaciones y tener a alguien con quien reír, el amor a cualquier edad, agitará nuestro corazón y nos hará sentir vivos, así que en el amor otoñal, recibir amor hará que la vejez sea plena.

Nuestros productos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.