cerrar ciclos
Felicidad

Cerrar ciclos, pasar la página y comenzar de nuevo

Vivir una decepción amorosa es una experiencia bastante común. Eso no quiere decir que debas estar predispuesta –o predispuesto– a ello, mucho menos si actualmente llevas una relación sana con alguien. Lo cierto es que hay personas que han pasado por este tipo de situaciones –yo incluida–, capaz a ti te sucedió algo parecido y, afortunadamente, ya lo superaste.

En caso de que no sea así, que todavía haya en ti una herida que necesita sanarse, acabas de romper con esa persona que creíste el amor de tu vida y te has desilusionado por completo, déjame decirte que no estás sola ni solo. Aunque parezca absurdo, fue lo mejor que ha podido pasarte.

¿Los motivos de una ruptura? Hay muchísimos… A ti te gusta el chocolate y a él no, su perrito te mordió, tu suegra te miró feo, no se acordó del aniversario, te compró el suéter marrón en vez del rosado… Just Kidding. Ya, seriamente, los motivos suelen ser, a menudo, que no comparten los mismos gustos, tienen proyectos a futuro que no compaginan, cayeron en la rutina, ya no sienten lo mismo, perdieron el interés, la confianza murió, etc. Pero, el más común y el más hiriente es la infidelidad, un puñal que se clava muy dentro y que es muy difícil de superar, ¡pero no imposible!

Seguro dirás “nadie en mis zapatos puede entenderme”, pues te equivocas. A todos alguna vez nos han roto el corazón, sentimos que se llevan una parte de nosotros, nos aferramos a los momentos buenos y malos que vivimos con esa persona, nos cegamos por completo y creemos que el amor es un asco…

Stop! ¡Bata ya! Empodérate ahora mismo y toma las riendas del asunto porque ir llorando de esquina a esquina no es una buena táctica para superar el desamor. Pon a tu ex donde tiene que estar: en el pasado.

¿Cómo olvidar a tu ex?

Pues no, no lo vas a olvidar. Ni que tuvieras amnesia. Primero, no es que vas a darle reset a tu cerebro porque no eres una máquina. Segundo, ¿qué hacerle? Los recuerdos no se borran así porque sí. Lo que sí es posible es superar, soltar y dejar fluir.

Es muy común que leas por ahí que “debes perdonar”, y es cierto. Pero te entiendo, y sé que eso no es sencillo, menos cuando se trata de una infidelidad. Usualmente sueles culpar al otro y atribuirle toda la responsabilidad. Capaz así fue, no niego que hay hombres patanes y mentirosos, o mujeres igual de odiosas, capaz eres de esas personas que lo dan todo y reciben lo peor. Aunque, también, puede ocurrir que desde un principio hubo indicios de que la relación no iba a parar muy bien (y te negaste a ver esos avisos) o, a lo largo de la relación, ambos se dieron cuenta de que esa unión no daba para más y, bueno, colapsó.

Lo que sí debes hacer es evitar echarle la culpa por completo a esa otra persona. En una pareja, la responsabilidad es de ambos, hacerse la víctima no es, ni de lejos, la forma de superar esa relación tan tóxica. Tampoco es que te vas a creer la culpable de todo, poniéndote sumisa y diciendo que no le diste lo suficiente.

No vas a “olvidar” a tu ex cerrándote en tu mundo interior y despreciando a las personas del sexo opuesto. Basta de “todos los hombres son iguales”. ¿Te gustaría que la persona que te gusta no quiera estar contigo porque su ex le jugó mal y ahora diga que “todas las mujeres son iguales”? Estoy segura que no. Tampoco vas a “olvidar” a tu ex si caes en los excesos del alcohol, las drogas o la comida: la adicción no es salida.

Etapas de un corazón roto

legs-434918_1280_174

Llorar descontroladamente como si no hubiera un mañana

No hagas caso cuando te digan que no llores. Al contrario, quédate seca hasta que no te queden más lágrimas. Tienes que sacar eso que llevas por dentro, no puedes anclar el dolor dándotelas de “fuerte”. Eso sí, como te dije más arriba, tampoco vas a andar llorando en todos los rincones, contándole todas tus penas a cualquier persona. Llora en tu casa, con tu almohada, con tu helado favorito, viendo la película de amor más triste que tengas en tu repertorio. Es probable que la lloradera a cuatro paredes te dure unas cuantas semanas (un poco más, un poco menos, ya eso depende de ti).

Ver los memes negativos en las redes (o escuchar canciones de despecho)

Y es que sí, es normal que la mayoría de las chicas y chicos sientan que el mundo es horrible y que el amor es un asco. Las imágenes existencialistas y nihilistas seguro que las vas a ver y las vas a compartir en tus cuentas. De esto no abuses tanto, sí es una etapa que vas a pasar, pero puedes controlarte también. Si no eres de las que hace match con los memes, bueno, la versión clásica de este punto es escuchar canciones de despecho. Ya sabes, tipo Ana Gabriel (que canta lindo, pero sus letras te pueden dejar con las emociones por el suelo).

Odiar muchísimo a las parejas que andan en el parque tomados de la mano y besándose

Pues sí, te volverás hater de todo lo que tenga que ver con el amor. Andarás en esa onda de que el amor es una ilusión, que es una mentira biológica, que en realidad confundimos el amor con los instintos de reproducción humana, etc. Estarás viendo con malos ojos a las parejas que pasan frente a ti, en cualquier lugar. Te van a dar asco las demostraciones de afecto. O sea, el grinch y tú. Y así vas a andar un buen rato. No te digo cuánto exactamente porque puede ser un día o puede ser un año. Cuando se trata de tiempo, la cosa depende de ti.

Stalkear

La curiosidad puede más que muchas cosas y ahí vas a andar tú de masoquista viendo la vida de tu ex en las redes. Vas a burlarte de su nueva novia diciendo que es fea y fácil, o puede ser a la inversa y te vas a empezar a comparar con la chica, diciendo que ella es más bonita que tú. En fin, que tú misma va a estar haciéndote daño.

Acudir a los famosos libros de autoayuda

Eventualmente te vas a ir aburriendo y comenzarás a leer un libro de autoayuda porque fulanito te lo recomendó. No soy fan de este tipo de lectura, pero he sido testigo de que esta técnica les ha servido a varias personas. Al menos vas a estar leyendo y eso te distrae.

Va a llegar un punto en que por fin te decidirás a dejarlo fluir, ya no te va a doler tanto. Las comedias románticas comenzarán a darte risa de nuevo, encontrarás algo tierno en las personas que se demuestran afecto en tus narices. Los memes negativos o las canciones de despecho darán paso a actividades realmente útiles que te harán salir de la rutina. Tu sed de stalkear será sustituida por YouTube y la búsqueda de tutoriales. No te harán falta los libros de autoayuda y volverás a tus temas habituales. ¡Es así! Y espero que te hayas dado cuenta de algo, a lo largo de mi explicación te demuestro que el secreto lo tiene el tiempo. No hay fórmulas mágicas, no hay técnicas especiales, no hay cursos para lograrlo. Es el tiempo, el pasar de los días, el que te irá sacando del hoyo. Vas a aceptar lo que viviste con tu ex, vas a agradecer los buenos momentos, vas a aprender de los malos. Capaz, ciertamente, la respuesta no es que lo perdonarás, pero al menos cuando lo pienses y lo recuerdes, no te va a doler. Estará, finalmente, enterrado en el pasado.

Sin embargo, te daré unos tips para que te enfoques en ti (que en realidad es la única manera de superar las relaciones pasadas).

Ámate a ti misma, la verdadera forma de superar a tu ex

heart-3147976_1280_175

-¿Qué puedo hacer para que me ame?

-Amarte hasta que no quieras estar con alguien que no te ame.

No necesitas a nadie para sentirte suficiente. Romper con una relación que no daba para más, no significa que ya no podrás volver a sentir el amor. Ese es el problema de aferrarse a una persona, creer que el otro es quien nos provee la felicidad. Resulta que, en realidad, eres tú misma la que tiene el poder de hacerlo. Está claro que si no sientes amor hacia ti, nadie más puede enseñarte a amarte ni respetarte.

  • Admírate en el espejo y nota qué partes de tu cuerpo te gustan más. Dile a tu reflejo –en voz alta, sí– por qué te agrada esa zona en particular. Di a tu reflejo “eres linda” y sonríe.
  • ¿Recuerdas las veces que le preparaste desayuno a Voldemort (a tu ex, a quien no debe ser nombrado)? ¿Recuerdas cuánto te dedicabas para que quedara delicioso y capaz hasta le llevabas la comida a la cama? Bueno, vas a hacer lo mismo pero a ti misma. No un simple desayuno para salir del paso. No. Hablo de que pongas la mesa o prepares tu cama, de forma bonita, agradable, te hagas la comida más deliciosa y te sientes a disfrutarla tú. Si no sabes cocinar, bien, ten una cita contigo misma y sal a comprar lo que más te guste. En fin, la idea es que te atiendas a ti.
  • Lee un libro o muchos. El placer de la lectura y aventurarse en historias ficcionales hacen que tu mente tenga un solo foco. Si no eres de las que lee, bueno, hazte un soundtrack con la música que más te guste y ponte a bailar.
  • ¡Ve series! Netflix es tu mejor amigo. Nada mejor que disfrutar tu serie favorita comiéndote un helado que no tienes que compartir. ¡Ganaste!
  • Sal con tus amigas. Disfruten juntas.
  • Ve al gym. Cuando pises una caminadora, te sentirás muy sexy y dueña de tu destino.
  • Date duchas aromáticas y ve a la peluquería. Un cambio de look te hará sentir completamente nueva.
  • Ve a un masajista. Relájate.

Te aseguro que apenas empieces a hacer estos “ejercicios”, lograrás sentirte en contacto con tu propio yo. Comenzarás a valorarte mucho más. Descubrirás que contigo te sientes mejor y, pasado un tiempo, estarás preparada para comenzar otra relación, ya no sentirás miedo ni desconfianza porque no te importará si vuelven a jugarte mal (espero realmente que no vuelva a sucederte), pues aprendiste que estando contigo misma es más que suficiente.

¿Cómo cerrar ciclos y comenzar una nueva relación?

Los ciclos son momentos o etapas por las que pasamos en nuestra vida. De hecho, la vida en sí misma es un gran círculo. Cada ciclo está compuesto por experiencias agradables y desagradables. Tú tienes la decisión y la potestad de hacer de tu ciclo algo muy bueno o muy malo. No tienen tiempo determinado, pueden durar una semana o 50 años. No quiere decir que tu relación con alguien que amas está destinada a terminar, puede que estés con tu misma pareja por 60 si se trata de una convivencia sana y con mucho amor. ¿Por qué dejar de creer en el gran amor, ese que dura toda la vida?

Cuando los ciclos son tóxicos o llegaron al momento de un inevitable final, hay que cerrarlos. Para hacerlo, obsérvate, analiza cómo fueron tus actitudes y tu comportamiento dentro de esa relación. Acepta tus errores y no vuelvas a cometerlos, aprende de tus experiencias. Agradece lo que sí viviste, quédate con los buenos momentos y desecha los malos. No sientas rencor a tu ex, piensa que ningún humano es perfecto y que lo bueno es lo que pasa, te diste cuenta que seguir en una relación con él no le traería nada bueno a tu futuro.

No confundas cerrar ciclos con lo de “un clavo saca a otro clavo”, porque es mentira. Después de haber roto con alguien debes darte un tiempo para encontrar lo que perdiste de ti misma en esa relación. Ir a los brazos de otro no solucionará nada porque estarás lastimando a esa nueva persona y, cuando no lo esperes, estarás pensando en tu ex.

Cuando hayas cerrado el ciclo correctamente, estarás preparada para abrirle de nuevo las puertas al amor. El tiempo varía. Te puede tomar hasta 3 años superar a tu ex, y está bien, no apures el paso. Empeñarte empecinadamente a “olvidar” solo hará que recuerdes aún más. Respeta tu ritmo. Siempre será necesario –casi obligatorio– que, después de haber roto con una relación, estés sola durante un buen tiempo.

Luego de ese tiempo, estarás consciente de tus errores y evitarás volver a cometerlos en una nueva relación. Date la oportunidad de empezar de nuevo. No inicies nada por miedo a estar sola o porque te sientas necesitada de amor, así no funcionan las cosas. No comiences con otra persona llevando los vicios de tu relación anterior. No compares, ninguna pareja es igual a la otra y ninguna historia de amor se repite, siempre son únicas.

Asegúrate de que, esta vez, la comunicación entre tú y tu nuevo chico sea aún mejor, libérense de los prejuicios y los ideales del amor “perfecto”, porque no lo hay. Debes saber que todas las relaciones de parejas tienen problemas y lo importante es solucionarlos a tiempo, si es posible el mismo día: nunca te acuestes enojada con esa persona. Sean tiernos entre sí, no se lastimen. Muchas veces no es lo que dices, sino como lo dices (cliché de aquí a Pekín, pero muy certero). Que de sus bocas no salgan gritos, sino palabras de comprensión.

Como verás, al final todo se trata de ti y de cómo manejes la situación. Nadie más lo hará por ti. Nadie juntará las piezas de tu corazón roto, tú misma tienes el pegamento para hacerlo.

 

Él opina:

A todos nos han roto el corazón y lo único que puedo decir sobre este tema es: Habla con tu Ex. Dile todo lo que te callaste. Yo tengo mi propia teoría, que lo que dificulta pasar la página es porque no te defendiste cuando debiste, no dijiste lo que quisiste, etc., y esos juicios propios quedan allí rebotando en nuestra mente y es la culpa la que no nos deja dormir.

Summary
Cerrar ciclos, pasar la página y comenzar de nuevo
Article Name
Cerrar ciclos, pasar la página y comenzar de nuevo
Description
Cerrar ciclos es necesario. Los ciclos son momentos o etapas por las que pasamos en nuestra vida. De hecho, la vida en sí misma es un gran círculo. Cada ciclo está compuesto por experiencias agradables y desagradables.
Author
Publisher Name
Amor y Pareja
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *